Darkness Angela

Tamaño de fuente: - +

23. El camino del conocimiento

Angela observó aquellos ojos marrones. En aquella mirada se podían percibir muchas emociones .Todas ellas entre la ira y la decepción. En ese momento Angela ante aquellos ojos que pertenecían a un ser conocido se paró.

-¿Porqué no me dijiste qué íbamos a tener un hijo?-Gritó Joel.

-¿Cómo te has enterado?-Preguntó Angela.

-¿Crees que esa pregunta es importante?- Replicó irónicamente Joel.

-Déjame que te lo expliqué...-Intentó decir Angela

-Tenías razón tú no eres Anuversus. No puedes serlo.-Dijo decepcionado Joel.

Tras estas palabras que petrificaron el corazón lastimado de Angela. La niña que había indicado a Angela apareció de nuevo entre los dos jóvenes. Se acercó ante Joel. Y tras un leve soplido, éste se embadurnó con un extraño polvo. Y a través de la misma onda por la que llegó allí volvió a la ciudad de 01.Y Angela se quedó allí sola, en aquella fría estancia sin paredes, ni suelo, ni techo.

Mientras tanto en la ciudad de 01 la preocupación aumentaba. El ejército negro, denominado así por los Argins, estaba a menos de cinco horas de la ciudad. Bit, Agnes y el resto estaban reunidos en el edificio dispuesto para la elaboración de estrategias .

-Señor, en el monitor en al Area 35-L se ha producido ruptura Neorpársita. -Dijo uno de los ayudantes de Leur al propio comandante.

-¿¡Ruptura Neorpársita!?-Preguntó Bit extrañado.

-Si; significa que las coordenadas de 1 se han alterado dando por ello la unión de las diferentes realidades.-Respondió Agnes.

Bit se quedó igual de confuso que antes de preguntar.

Señor, me informan que uno de los sujetos traídos por el capitán del Nautilos. Ha regresado de una de esas realidades. Se niega hablar de lo ocurrido. Y ahora le están trasladando al Hospital. Aunque afortunadamente esta vivo el traspaso de las diferentes realidades ha producido en su cuerpo varias heridas de carácter moderado y...I-ntentó informar en ese momento el ayudante al comandante Leur.

-Señor Iut. ¿Qué está pasando?-Preguntó Leur.

-Señor, me acaban de informar que... que en la zona que se ha producido la ruptura Neorpársita ha sucedido algo terrible.-Intentó remitir la información el ayudante Iur.

-¿ qué?-Preguntó Leur.

-Señor nos informan que tal ruptura se ha producido por el enfrentamiento entre el rengle Tuor y...Dijo preocupado Iut.

-Valhalla.-Acabó la frase Nirfes.

-¿Cómo es posible?-Preguntó incrédulo Leur.

-Si ella ha podido acceder a la ciudad de 01. Me temo que solo significa una cosa. No queda ningún rengle vivo y ahora tiene pleno acceso a la realidad donde se encuentra Angela. Y por tanto a...Intentó explicar Agnes .

A Yara.-Dijo Nirfes con un tono elevado de preocupación.

-¿Es cierto eso? -Dijo Luor a su ayudante.

Iut tecleó en su ordenador la clave para registrar todas las energías concocidas en el planeta tierra.

-Mucho me temó que sí. Y que es verdad que Valhalla no se encuentran en nuestra realidad. Señor hay un problema aún mayor.-Dijo Iut sin perder la calma.

-¿Cuál?-Preguntó el comandante acercándose a la pantalla del ordenador.

El propio Lur pudo ver como el ejército  negro era mucho más grande de lo que habían previsto.

-¿Qué ha pasado?- Preguntó Magna que había estado todo el rato callado incluso ante la noticia de la muerte del Rengle.

-El ejército es mucho más grande de lo que habíamos imaginado.-Dijo el comandante Leur sin dejar de salir del asombro ante aquella inesperada noticia.

-¿Cuánto más?- Preguntó Nirfes.

-Aproximadamente tres veces más de los cálculos realizados hasta el momento.-Dijo Iut.

¿Y nos sitúa por tanto?-Dijo Agnes analizando la situación mientras estaba mirando a través de la ventana de la estancia donde se encontraba.

-Lut introdujo todos los datos conocidos hasta ahora dentro del ordenador. Y tras unos segundos de procesamiento.

-Si antes la proporción eran dos de los suyos contra uno de los nuestros. Ahora es de... siete contra uno.-Dijo Iut.

-Imposible. Dijo el comandante Leur.

Agnes sugiero que avises al consejo. Magna regresa al puerto y avisa al Nautilos, necesitamos el puerto de navegación libre y el muelle intacto hasta que llegué Angela .Bit vete hasta Joel e intenta averiguar lo ocurrido en la realidad donde él ha ido. Percibo oscuridad en su corazón. Y, comandante Leur necesitamos que el ejército se divida en tres .Que la infantería se desplace hasta el puerto para poder ayudar al Nautilos, que la retaguardia defienda la entrada y que el armamento pesado cuide de la segunda parte de la ciudad .-Ordenó Nirfes.

-Y si Angela no vuelve.-Dijo el Comandante Leur.

-Volverá.-Afirmó con rotundidad Nirfes.

Mientras tanto Angela continuaba presa dentro de aquella oscuridad. Ajena a todo el peligro que estaba sucediendo. Su pensamiento se encontraba nutrido por las emociones de tristeza formadas por las palabras de Joel.

"Estoy sola. No puedocontinuar. Se acabó me rindó". Pensó Angela mientras la oscuridad la atrapaba haciendo que el cuerpo de Angela se fundierá con ella. Pero en ese momento la piedra de Angela resplandeció de nuevo. Y cuando Angela volvió abrir los ojos. Se encontró de nuevo en el palacio de donde había huido.

-¿Dónde estoy?-Preguntó Angela.

-En el lugar donde empezaste a perderte.-Dijo una voz conocida por Angela.

-¡Papá!-Dijo entre susurros Angela.

-Sí. Angela te has olvidado de quien eres.-Afirmó Ukas Urgot.

-No solo qué.... -Angela se quedó pensativa.

-Recuerda quién eres. Eres mi hija, aunque no sea de sangre, pero sí de espíritu. .Por tanto tus eres la reina. La única que tiene derecho a estar en el trono.-Dijo Ukas.

-Pero yo pertenezco a los Átlantides y fallé papá..-.Intentó decir Angela.

-Simplemente recuerda quien eres. -Dijo Ukas.

Tras esto Angela despertó de nuevo en aquella sala oscura pero esta vez la luz de su colgante le ayudó a ver una ventana en el vació. Con todas sus fuerzas se agarró al alféizar de la ventana y salió de la oscuridad donde se veía atrapada. Y  tras unos segundos de deliberación. Optó por abrir la ventana. Y tras la cual surgió de súpito una enorme luz blanca que la abdujo hasta el otro extremo. Allí, y cuando se restableció Angela, pudo distinguir un gran lugar rodeado de árboles, un pequeño rio, y un camino de arena. Angela se situó en el camino, y de repente vio como se le acercaba lo que parecía un humano. Pero su vestimenta era rara. Tenía un pantalón corto color azul y una camiseta blanca. Angela se quedó sorprendida con aquellas prendas y más cuando le vio pasar, iba corriendo y a la vez llevaba tapones en sus oídos de los cuáles salían dos cables. Angela completamente anonadada pensó en alto.



Franj safer

#3120 en Fantasía
#1440 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: un gran viaje

Editado: 25.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar