Darkness Love

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 4: El poder a través de los espejos.

La noticia de verdad que había dejado helados a todos, especialmente al joven príncipe, que aun veía con sorpresa al hombre ante él.

-que…que has dicho – dijo Lilith muy sorprendida, aquella frase quedo en el aire con un silbido.

-así que esos eran tus planes, eh capitán – sonrió aquel joven que se cruzó de brazos y volvió su mirada al joven príncipe con una sonrisa.

-¿tan solo pensaste en las consecuencias de traerlo aquí Darren? – le pregunto la doctora rubia.

-no creo que a Darren le importe mucho nuestra opinión, valiéndonos de que siempre hace cosas sin consultar, el que se quiera convertir en rey pirata es importante para el que tuvo que secuestrar a un niño príncipe del imperio, así eres verdad, Darren – Ekaterina vio a Rock West el hombre grande que había hablado con esa vos fuerte, el conocía muy bien a Darren, y sabía que no le importaba mucho lo que pensaran, aunque debía admitir que casi todas sus acciones los han beneficiado.

-y tomando en cuenta que tiene mucha competencia para el puesto, debes estar urgido en casarte – dijo aquel joven.

-Eros, como puedes decir eso – le reprendió Ekaterina, así era Eros D´fiorelo muy sincero y siempre velando por el bien de su capitán, mientras que la doctora y científica Erika Rosenberg era más relajada y dada más a estar acostumbrada a las cosas de Darren pues junto a Rock, ella lo conocía desde hace mucho, pues fue junto al hombre de los primeros en unírsele.

-las decisiones que yo tomo jamás los han perjudicado…ahora retírense, Bee pasara a ser parte de la tripulación desde este momento –

Todos comenzaron a dispersarse, con diversas formas de pensar y opinar respecto a la situación, pero fue Lilith quien no muy a gusto subió a la plataforma y vio a su hermano con el ceño fruncido, si había alguien capaz de enfrentarlo sin importarle mucho su opinión era ella.

-y no piensas preguntarle a Bee si está de acuerdo con esto –

-él no tiene por qué opinar al respecto, y más te vale no meterte en mis asuntos Lilith –

-¡pues me vale una mierda lo que me digas y tus cosas, no puedes obligar a nadie a hacer lo que dices solo por tus caprichos! –

Darren quien había dado la vuelta se volvió para ver a su hermana menor enfurecida, conocía a su hermana bien y sabía que se iba a oponer, pero eso no le importaba, sin embargo al escucharle si tono de vos sintió que estaba faltándole el respeto. Bee fue quien se asustó un poco al ver la expresión furiosa del hombre y aunque sabía que aquel sujeto no iba hacer capas de lastimar a su hermana, decidió sacar a Lilith de esa situación, ya sabía el que no tenía opción, aunque aquello le resultara de lo más extraño, de por si el no conocía lo que el amor romántico era, pero tampoco era una idea de la boda de sus sueños.

-Lilith, por favor vámonos…no importa ya, eso es lo de menos, hay que irnos – dijo Bee tomando del brazo a la joven de cabello rosa – perdone, capitán –

Darren los observo, le pareció patético que aquel chico no se defendiera, era un príncipe imperial la “potencia galáctica” y allí estaba humillándose – llévalo a mi camarote, desde hoy dormirá con migo – Bee agacho la cabeza y se llevó a rastras a Lilith antes que pudiera protestar, y al verlos marcharse, Darren se detuvo a observar bien al joven, esas ropas le quedaban bien, debía admitir que aquel chiquillo era hermoso y al momento de imaginarse sus labios rápidamente desecho la idea, eso no podía ser.

Lilith llevo a Bee y a Aine a la recamara de Darren, era amplia con una ventana que tenía vista al espacio, una enorme cama, muebles y las luces de las lámparas eran tenues casi oscuro, había una puerta al lado izquierdo que era el baño y un enorme guardarropa, el cual Lilith le explico a Bee que era suyo y al abrirlo había mucha ropa fina y hermosa, Darren sí que decía la verdad al decir que nada le iba a faltar, pero Lilith se detuvo en seco cuando escucho un sollozo y se volvió, dándose cuenta que Bee lloraba de manera exagerada.

-Bee que sucede – pregunto la chica rápidamente.

-esto…esto no está bien…quiero – al momento abrazo con fuerzas a Aine y cayó al piso llorando, al menos se podía dar el lujo de llorar frente a Lilith.

-ya no…ya no volveré a ver a mi familia, a nadie, no es lo que yo quería…yo no deseo esto –

La joven camino hasta donde Bee y se puso de cuclillas frente a Bee, tomo su rostro y le obligo a verla, Bee se sorprendió al verla llorando mientras le dedicaba una sonrisa, ella lo abrazo, pues realmente no sabía que decir a eso, le dolía la situación del joven príncipe y no sabía que decirle.

-tus ojos se volvieron cafés, ¿debo asustarme? – pregunto en broma y la verdad es que aquello a Bee le pareció gracioso que sonrió risueño y negó.

-desde que nací soy así, mis ojos cambian de color según mi estado de ánimo, aunque no comprendo eso mucho – se soltó del abrazo y ambos jóvenes se vieron – Darren no es tan malo Bee – este asintió levemente y le prometió que haría lo posible por adaptarse.



Usagi Chriss

#5211 en Fantasía
#3921 en Joven Adulto

En el texto hay: mpreg, aventura, yaoi gay boylove

Editado: 04.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar