Darksouth: Detrás de la verdad

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 57

Linda

¿Alguna vez sintieron haber perdido una batalla? ¿Ser consciente de que acabas de perder lo que más amabas y no poder hacer nada para evitarlo?

Yo sí. Justo ahora. En este mismo instante. Lo veo en sus ojos, sé que todo se ha acabado. Y aunque quiero tirarme al piso, llorar y suplicar que no me abandone, tengo una carga aún más pesada sobre mi espalda, y a veces, si quieres evitar que alguien inocente salga herido, debes sacrificar tú propia felicidad con tal de lograrlo. Y es justo lo que soy haciendo. Me estoy ganando el odio de todos, pero sé que es para proteger a Ethan, a Bea, a Todd, a Sandy e incluso, a Edward. 

Nikki se pone justo frente mío tapando la visión que tenía hacia Edward. La detesto tanto, que trataré de aprovechar cada segundo de esta pelea. Sé que la disfruta porque sabe que he perdido a Edward y ella, como siempre, intenta acaparar una atención que sé que él nunca le dará. Lo besó frente a todos y a segundos de pelear porque sabía que él no le diría nada, pero también sé que Edward no caería a sus pies. Nikki cree que es una amenaza para mí, pero no lo es. 

Uno de los amigos de Edward da las indicaciones, y coloca un celular en alto dando a entender que estará tomando el tiempo. De acuerdo, solo tengo tres minutos para hacer caer a este costal de huesos. Yo puedo hacerlo. Damos vueltas en círculos, he notado que Nikki dejo su cabello rosa de lado y optó por un color más natural, pese a que no le queda mal, no puedo evitar pensar que de esa manera busca llamar la atención de Edward. Su sonrisa se ensancha y deja ver un  smile bajo su labio superior. Ahora que la veo mejor, Nikki es muy linda, podria tranquilamente ser del tipo de Edward, es delgada, tiene buen busto, buen trasero y es casi...perfecta. Frunzo el ceño cuando me imagino a Nikki aprovechando mi distanciamiento con Edward para estar con él, no se si lo aguantaria. Ella avanza un par de pasos en mi direccion y me obliga a retroceder con rapidez, su sonrisa es algo que no ha borrado y aquello, me inquieta de cierta forma. 

—¿Que se siente?—habla ella en cuanto solo unos pocos centimetros nos separan. La miro sin decir nada, sé que espera a que me distraiga y asi atacarme—Me refiero, a que se siente ser lo suficientemente tonta para enfrentar a Edward como lo hiciste, sabes que él nunca te perdonará esto, ¿Cierto?—pestañeo un par de veces y la miro un segundo a los ojos.—Supongo que tampoco tienes idea de que él paso la noche conmigo...¿O si?—sin querer dejo caer mis brazos a mis lados y la miro esperando a que me diga que solo ha sido un mal chiste, pero es Nikki, por supuesto que ella no bromeará conmigo.

Nikki se corre y mi ojos se vuelven a centrar en mi chico de ojos oscuros. Está en el centro de sus dos amigos mirando atento cada uno de nuestros movimientos. Sus brazos estan cruzados sobre su pecho y noto las venas de sus manos ensancharse debido a como se está conteniendo por mi culpa. No me doy cuenta cuando dejo de moverme y me quedo plantada en el centro. Edward no me haria eso. Él me mira y frunce el ceño cuando se percata que he dejado de moverme y solo estoy parada en medio de este enfrentamiento. Muevo mi cabeza negandome a creer en Nikki, no puedo caer ahora, no puedo dejar que esas simples palabras me derrumben. Confio en Edward, confio en que él no volveria a engañarme, no lo creo. Estoy dispuesta a retomar mi postura, pero un fuerte golpe en el rostro me obliga a voltear con violencia y perder el equilibrio. Nikki me ampuja y caigo de bruces al suelo, seguido siento una patada en mis costillas y caigo al piso de espaldas, donde ella aprovecha y se sienta a horcajadas mia. Presiona con fuerza mis brazos en el piso y no me permite levantarme ni moverme. 

—Atrapada rubita—susurra en mi oido. Intento safarme pero no puedo, a pesar de ser delgada, ella tiene fuerza. Siento una fuerte punsion en mi pomulo, es un dolor que me escuece y se propaga por toda mi mejilla.—¿Sabes? Edward siempre me gustó—admite y aquello solo provoca que mi corazon azote con fuerza mi pecho—Es sexy, apuesto...y ademas, es tan...lindo cuando quiere. Ese afan de que no le gusta que lo toquen ni lo abracen, tu y yo sabemos que no es verdad, ¿O no?—trago con dificultad en cuanto habla y trato de buscar mas opciones para lograr escapar, solo me deben quedar unos pocos segundos—La primera noche que se quedó en casa, dormimos juntos. Él se acosto a mi lado y charlamos hasta que amaneció, ¿Acaso no es lindo eso? ahora entiendo porque atrae a muñequicas rubias como tu. 

—Mientes—me animo a decir—Quieres hacerme sentir mal, pero no te sale Nikki. Conozco a Edward, y él no me haria eso—la sonrisa de Nikki se desvanece—Y si lo hiciera, creeme que jamás te veria con otros ojos, no le interesas...porque si asi fuera, entonces lo de ustedes hubiera empezado mucho antes de que yo apareciera—sonrio en cuanto siento como afloja su agarre en mis brazos—Podras quitarte el rosa del pelo, pero ni asi lograrás su atencion.

Cuando Nikki frunce el ceño y suelta uno de mis brazos, aprovecho para correrme de lado y con mi pierna logro sacarla de encima mio, la empujo cuando cae a mi lado y me apresuro para tomar su lugar y sentarme encima suyo. Y justo en ese momento, el amigo de Edward aparece a mi lado y alza su telefono. 

—¡SE ACABO!—gritó haciendo que el barullo de todos se apagara. Me puse de pie enseguida al igual que Nikki. Y mire a mi alrededor. Las caras de todos me dejaban en claro que nadie estaba contento por mi victoria, y aquello, de cierta manera me hacia sentir mal, no me interesa si me aceptan como una Darksouth o no, pero el rechazo colectivo es doloroso de alguna manera y humillante.



Ceit

#7721 en Novela romántica

En el texto hay: amor, mentiras e intriga, pandillas

Editado: 25.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar