Darksouth lll: Buscando verdad y justicia

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 19

Edward

De regreso a casa de mi madre para dejar a Scott, Linda no ha hecho más que mirar por la ventana con sus ojos perdidos como si algo le inquietara. La miro por el espejo retrovisor con ansias de querer saber que fue lo que pasó. Miro a mi padre, que al igual que yo, se hace la misma pregunta. No sé si fue el hecho de haber visto a su madre, o algo de lo que Alice le habrá dicho que la dejó en ese estado. Quisiera que ella confiara en mi para decirme que es lo que tiene, desearía que todo fuera como antes. Daría lo que fuera con tal de que ella me mire como solía hacerlo. No soporto que ahora sea a Jake a quien mire de esa forma. Me enferma, me molesta, me fastidia, me mata. 

Vuelvo mi vista a ella, y ahora su mirada cae sobre Ally, quién se quedó dormida. Linda amaga con acariciarle el cabello, pero es como si algo se interpusiera en su acción que decide no hacerlo. Suspira y lleva una de sus manos a su frente para luego percatarse que la estoy mirando. Aparto enseguida la mirada y la centro en la carretera que por suerte ya me queda poco para llegar. 

Minutos más tarde estaciono fuera de la casa de mis padres donde Will se baja. Le pregunto a Linda que quiere hacer, y ella me dice que prefiere ir a su casa. Por lo tanto, nos despedimos de Scott y seguido emprendo viaje a nuestro destino. Sin embargo, antes quisiera dejar a Ally en casa con Marie. Linda me dice que no tiene problema con que pasemos primero a mi casa y luego a la suya, pero es todo lo que dice en los cuarenta minutos de viaje que nos restan. Al llegar, me encargo de desatar a mi hija y la cargo en mis brazos mientras Linda me sigue. 

—¿Marie podrías llevar a Ally a su habitación?—pregunto una vez que entramos. La mujer mira con curiosidad a Linda quien le sonríe amable y luego asiente ante mi para cargar a Ally y llevársela. 

Me volteo hacia Linda quien mira con disimulo la casa y no puedo dejar de pensar que se ve preciosa sin querer serlo. Su cabello corto y ligeramente más oscuro de lo que recordaba, me hace dar cuenta de los años que nos han separado y de cómo nuestras vidas han cambiado desde entonces. 

—¿Quieres algo de beber o comer?—pregunto mientras avanzo hacia la cocina. Ella me sigue en silencio y se apoya en el umbral de la entrada a la cocina. 

—Agua está bien—dice y se cruza de brazos mientras presta su atención en sus pies. 

—¿Todo está bien Linda?—pregunto mientras bierto el agua embotellada en un vaso limpio para ella. Se lo entrego cuando me mira y ella agradece en voz baja. 

—Si—dice dudosa y frunce el ceño como si quisiera preguntarme algo—¿Como estaba yo antes de desaparecer? —pregunta tomándome por sorpresa.—¿Había algo distinto en mi? 

—No, no que yo que recuerde—respondo haciendo memoria. Aunque ahora  recuerdo que ella quería decirme algo importante—...el día en que te fuiste, tú y yo estábamos juntos—digo y ella frunce el ceño—...me refiero a que tú querías decirme algo, pero alguien te llamo por teléfono y tú te fuiste y dijiste que al regresar me dirías todo...pero nunca regresaste—confieso y terminó por beberme el poco de agua que sobró  en la botella. Ella se muerde el labio pensativa y asiente.—¿Por qué la pregunta? ¿Alice te dijo algo?

—No—contesta rápido—...es solo que, a veces tengo la sensación de que había algo mas—responde y sonríe un poco antes de beber el agua—... tengo sueños recurrentes con una chica—dice y me mira retomando un poco más su ánimo. Una sonrisa genuina y hermosa se le forma en el rostro mientras que mi corazón está a punto de salirse por temer a que pregunte lo que tanto he querido evitar decirle. —...no sé si estoy en lo correcto, pero...¿Puede ser que además de Molly yo tenga otra hermana?

Joder. Me quedo en silencio sin saber que demonios decirle. Ella me sostiene la mirada y mi cabeza me grita que le diga todo, pero tengo miedo de hacerle daño, más daño del que ella carga. 

—Si—digo y enseguida me arrepiento. ¿Por que tuve que decirlo?—...su nombre era Sandy—digo y sus ojos brillan por un momento hasta que se percata de algo y esa sonrisa hermosa desaparece lentamente. 

—¿Era?—pregunta y me atrevo a acercarme un par de pasos hacia ella. 

—Dos días después de tu desaparición, Sandy también desapareció. Las buscamos como locos, por meses pero no había ni un solo rastro suyos. Pensábamos que estaban juntas, de esa forma era menos tormentoso pensar de más...

—¿Y que pasó.?—exige sin dejarme continuar. 

—Meses después...la encontraron sin vida a las afueras de la ciudad—confieso con pesar. 

Su rostro se conmociona y se recarga en la pared donde con la mirada perdida mira hacia otro lugar de la casa. Sus ojos azules se aguan y yo no puedo evitar sentirme una mierda. No debí decírselo. 

—Lo siento mucho Linda. No debí...

—Esta bien—se apresura a decir y sonríe con pena. Una lágrima silenciosa cae de su ojo donde ella con rapidez se la quita—¿Éramos muy unidas?

—Las mejores—digo y su sonrisa retoma su posición de antes—Por alguna razón siempre se empeñaba por hacerme la vida añicos—digo y ella suelta una pequeña risa. Oírla reír es como una oleada de energía que le completa. —Creo que tengo una foto de ella por aqui—digo y busco en mi bolsillo mi billetera. 



Ceit

Editado: 25.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar