Darksouth lll: Buscando verdad y justicia

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 21

Edward 

Dejé a Rizos en su casa. Durante todo el trayecto ninguno de los dos se animo a decir algo. Me siento un completo idiota porque justo en el momento en que la vi entrar a su departamento, se me ocurrio decirle "Lo siento" Aun asi, me quede varios minutos procesando la reaccion de July al verla y tambien en lo que se me avencina cuando llegue a casa. No quiero ni tengo ganas de aguantarla, menos que se dirija hacia Linda de esa forma tan desagradable.

Luego de un rato, y cuando mi celular comenzo a vibrar con llamadas insistentes de Juls, decidi irme. Tomé el camino largo para llegar a casa, aunque se me hizo lo mas corto de la vida. Simplemente no queria llegar. Estaciono el auto donde siempre y resoplo antes de bajarme y caminar con la cabeza dandome vueltas sin parar. En cuanto entro me inquieto un poco al ver la sala vacia, presiento que Juls aparecerá de la nada, y asi es cuando la veo asomarse por la puerta de la cocina. Traté de disimular el sobresalto que me causo verla y camino hacia ella rascando la parte posterior de mi cabeza en un intento de eliminar la ansiedad. Me apoyo en el borde de la mesa mientras ella se apoya en el mezon con sus brazos cruzados sobre el pecho. ¿Por que siento como si hubiera hecho algo mal? La miro esperando que hable o pregunte algo, pero ella solo me mira. 

—¿Y bien?—me animo a decir. Ella da un pequeño brinco y frunce ligeramente el ceño. 

—No puedo creerlo Edward—dice negando con la cabeza. Yo suspiro y agacho la cabeza solo para soltar un resoplido cansino—...me cuesta asimilar que ella...esta viva—dice aquello ultimo algo incredula. 

—No hay nada que asimilar Juls, ella esta aca y es lo que importa—digo y me mira. Algo le inquieta, puedo notarlo.

—¿Que pasará ahora?—pregunta con la voz rota y se muerde el labio esperando mi respuesta. Arrugo un poco el entrecejo sin entender a que se refiere con exactitud y ella se mofa negando con la cabeza—¿Que pasara con nosotros, la empresa, nuestra vida...todo lo que teniamos antes de que ella apareciera asi como asi?

—¿Por que deberia cambiar algo?—pregunto y ella se rie.—Si crees que...

—¡Oh vamos! —dice un tanto sobresaltada y avanza un par de pasos hacia mi— Vi como la miras...como si ella...como si aun estuvieras enamorado de ella Edward—dice y algo en su semblante y en su voz me causo escalofrios—No trates de verme la cara de idiota—masculla entredientes. La miro sin saber que decirle y me alejo solo un par de pasos tratando de que no se de cuenta. 

—Siempre has sabido lo que siento por ella...pero si temes a que corra tras ella como antes, pues no. No lo hare—digo y amago con darme la vuelta y acabar con esta conversacion absurda, pero ella no planea esto.

—Ni se te ocurra Edward—dice y aquello me sono como una amenaza, por ello volteo y la enfrento—Ni se te ocurra jugarme chueco porque no sabes de lo que puedo ser capaz—definitivamente, no conocia este lado tan sombrio suyo. Sus ojos se oscurecieron notoriamente y por un momento, la desconoci completamente. 

Estaba a punto de contestar cuando unos pequeños pasos bajando las escaleras corriendo me llama la atencion. Ally corre al notar a July y la abraza por las piernas, sin embargo, ella esta mas pendiente de mi que de recibir el gesto de su hija. Luego de unos segundos se percata y voltea para cargarala en sus brazos. La niña la abraza feliz y Juls solo finge una sonrisa. 

—Te extrañe mucho—le dice la pequeña. Aquello parece hablandarla un poco, puesto que July relaja sus facciones y le da un ruidoso beso en su mejilla a lo que la niña rie. 

—Tambien te extrañe mi amor. Te traje muchos obsequios—le dice y Ally festeja alzando sus brazos. Aquello em hace reir un poco y seguido July la baja. 

—Papi...¿Linda ya se fue?—en cuanto Ally dice aquello, pude sentir los ojos de Juls perforarme. 

—Asi es pulguita—le digo e ignoro el rostro rojo de Juls.

—Oh que mal—dice ella—...queria que viera mis juguetes. ¿Puedes invitarla mañana?—pregunta pero ni siquiera alcanzo a contestar.

—Pequeña, dile a Marie que te entregue la bolsa rosa que esta en mi maleta—le dice y seguido Ally asiente y sube corriendo. 

El silencio reina un momento hasta que ella me mira. 

—No quiero a mi hija cerca de ella—dice y seguido se marcha dejandome totalmente asombrado.

¿Que? 

 

Han pasado cinco dias desde la ultima vez que vi a Linda. He querido buscarla y llamarla, pero lo cierto es que no quiero tener problemas con Juls. Sé, por parte de Karin, que ella se ha mantenido en contacto con ellos, sobre todo con Molly. Pero aun asi, aquello no es suficiente para mi. Unos golpes en la puerta me hacen olvidar un momento de mis pensamientos y alzo las cejas cuando veo a Nadia asomandose por una pequeña ranura algo timida. Le sonrio un poco y le hago una seña con la mano para que entre. Ella asiente avergonzada como siempre y entra, pero no lo hace sola, pues Miller esta justo detras de ella. Me pongo de pie y recibo a mi hermano con un abrazo. Nadia nos sonrie y luego se despide con sus mejillas rojas por el apreton en el hombro que Todd le dio como agradecimiento. 

—Disfrutas ponerla nerviosa—digo y niego con la cabeza. Miller suelta una risotada y niega sin decir nada. 

—¿Entonces que?—pregunta y lo miro sin entender—Me llamaste hace cinco dias para decirme que tenia que ver algo importante. Bueno, aqui estoy—dice y suspiro asintiendo. Tal vez, si le cuento antes de llevarlo a verla, no termine desmayado. 



Ceit

Editado: 27.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar