Darksouth lll: Buscando verdad y justicia

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 22

Linda

—Cuentame otra vez que hizo mi primo al verte. Por favor—suplicó Bea luego de que le conte que al fin conoci a Todd. Sonrio y suspiro antes de apoyar mi espalda en el respaldo de la silla reconrdando la sensacion tan calida y familiar que senti al verlo. 

—Sus ojos se llenaron de lagrimas—musito sin poder evitar que mi corazon diera un vuelco—...no lo se Bea, con todo el mundo que ha dicho conocerme siento una especie de conexion aqui—digo llevando ambas manos a mi pecho— al ver a Todd supe que todo lo que me habias dicho de él, era cierto y lo quise al instante—digo. Mi amiga sonrie con sus ojos rebalsando en lagrimas. 

—¿Pero?—pregunta sacandome de mi trance. Sacudo un poco mi cabeza y me pongo de pie queriendo aclarar mi cabeza. 

—...pero con Edward no siento eso—digo y no se porque demonios senti que la decepcion se habia filtrado en mi voz. —No siento nada al verlo—digo y muerdo la uña de mi dedo pulgar— no es que quiera sentir algo, pero...¡Vamos! es el hermano de Molly y sé que cuando el me mira siente cariño...entonces ¿Por que yo no puedo sentir lo mismo? 

Cuando clavo mis ojos en Bea esta tiene la mirada gacha. Pretendo preguntar si ella sabe algo que yo no, pero en ese momento la puerta se abre y Jake entra con su radiante sonrisa y un nuevo magullon en su pomulo. Otra vez se cayó de la motocicleta. Sonrio al verlo y retengo el aire cuando apoya su mano en mi espalda, es algo que hago involuntariamente pero que no me causa la incomodidad que esperaria. Supongo que mi subconciente ya sabe que se trata de Jake, y con él,  no hay maldad cerca. 

—¿Todo bien?—pregunta cuando repara en los ojos irritados de Bea. Esta se pone de pie enseguida, seca sus ojos y se excusa con hacer una llamada un tanto avergonzada. 

Sonrio cuando la veo salir y suspiro volviendome a sentar. Jake se sienta donde Bea estaba antes y se inclina ligeramente hacia delante en un intento de estar un poco mas cerca. Me mira alzando sus cejas y sonrio ahuyentando cualquier pensamiento de Edward Scott. Debo dejar de hacerme absurdas preguntas donde no hay respuestas. Basta. Luego de unos pocos segundos donde reino el silencio absoluto, Jake al fin rompe el hielo y me propone repasar el plan para la cena de presentacion de esta noche. Scott y July organizan la famosa cena donde presentan a los corredores que llevaran el nombre de la empresa por los siguientes meses. Es un banquette donde los patrocinadores y corredores mas emblematicos del area se reunen y todos sabemos que es el plan perfecto para indagar mas sobre los negocios al exterior que Samantha Baker, o mejor dicho, que July Parker maneja.  Cabe destacar que ya han pasado dos semanas desde que la vi por primera vez y de acuerdo al plan, esta noche es donde hare mi reaparicion frente a sus ojos, esta vez con un haz bajo la manga y sin quitarle los ojos de encima. 

 

Llega la noche y con ello la bendita cena. Aqui estoy mirandome en el espejo de cuerpo completo que esta frente a mis ojos, y reparando que el atuendo que Charlie y Bea eligieron para mi me hace sentir algo incomoda. Quizas es porque tiene un tajo en el lado izquierdo que deja casi mi pierna entera expuesta, o tal vez es que los tirantes que atan el vestido a mi espalda no me da la confianza que me gustaria, o lo mas probable sea que no me siento comoda con ninguna prenda que deje a la vista mas alla de mis rodillas y brazos. Joder. Mas de un mes en esto y aun no logro acostumbrarme. ¿Cuando dejaré de sentirme desnuda sin pantalones anchos ni las sudaderas que solian ser de Jake? Esto realmente apesta. Me miro una ultima vez, y decido colocarme el chal en mis hombros, con ello logro sentirme un poco menos expuesta. Mi cabello que siempre esta liso, esta vez les hice unas pequeñas ondas con ayuda de un cepillo y el secador de pelo, ademas que puse en practica el tutorial de maquillaje sencillo que Charlie me hizo ver el otro dia, ya que le dije en muchas ocasiones que detestaba como ella me maquillaba, no es que lo hiciera mal, de hecho lo hace muy bien, pero simplemente para mi era demasiado. En fin, suelto un suspiro largo y entrecortado antes de animarme a abrir la puerta y exponerne frente a mis colegas de trabajo. La noche ha comenzado. 

Jake luce muy apuesto, viste de terno y corbata negro con una camisa color rosa muy palido que apenas si se nota que no es blanca. Él dijo que se la puso para hacer juego con mi vestido, aunque claro que el mio es de un color un poco mas intenso, sin embargo no deja de ser un rosa palo. Nos bajamos del auto que fue enviado por la empresa y nos retocamos cada uno el atuendo antes de entrelazar nuestras manos y entrar. Antes de cruzar la puerta, Jake deposita un corto beso en mi coronilla lo cual me descoloco un segundo, pero me recompuse enseguida. La musica se hace notar de inmediato y lo unico que veo, son meseros con bandejas de plata repartiendo tragos y canapés, o eso llego a distinguir. Un mayordomo con un pinguino negro y guantes blancos se acerca muy amable a pedirme el abrigo y asi guardarlo donde corresponde, quiero decir que no, pero al notar que nadie lleva abrigos o chal encima, decido quitarmelo. Siento una pequeña brisa poner mi piel de gallina, y me sacudo un poco para ahuyentar el frio y tambien mi nerviosismo. Siento muchos ojos encima, y aquello me incomoda a mas no poder. 

—¿Podemos avanzar? Ya me estoy inquietando—musito en voz baja logrando que Jake riera un poco. 

—Lo que diga jefa—bromea Jake haciendome reir. Y con ello, logro entrar un poco mas en confianza. 



Ceit

Editado: 27.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar