De Hielo

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 1: Ni contigo, ni con nadie

-Sólo necesito que me ayudes a pagar una deuda- dijo mientras caminaba hacia ella con una mirada que jamás le vio- Se buena con mi amigo, hazlo si me amas como siempre dices- la abrazó por detrás besando su cabeza.

- ¿Bu-buena? ¿Co-cómo? - tartamudeó sin poder evitarlo, empezaba a sentir muchos nervios y miedo, esa situación no le agradaba en lo absoluto.

-Ya sabes, como no tengo dinero, él me pidió que tú le hicieras un favorcito… No puedes negarte, ya está todo arreglado- La sujetó muy fuerte del brazo, para girarla y que lo viera a los ojos- Cuanto más rápido aceptes, más rápido terminará todo- Vio su mirada llena de malicia y supo que no podría escapar.

Con un movimiento de su cabeza, le indicó a su amigo que se acercara hacia ella, intentó escapar, pero reaccionó demasiado tarde pues el sujeto ya la tenía agarrada del cabello para que no huyera.

-NO, NO, NO ME TOQUE, DÉJEME- Gritaba sin poder detener las lágrimas que caían por sus mejillas, giró su cabeza para búscalo a él y pedirle que no le hiciera eso, pero ya no estaba. La había dejado a merced de ese asqueroso hombre.

-Calladita chiquita, prometo que te gustará- Habló el cerdo cerca de su oído y rió burlonamente antes de posar su boca sobre el cuello de ella y comenzar a besarla.

-NO, NO LO HAGA NO- Gritó nuevamente y comenzó a zarandearse bruscamente para deshacerse de su agarre.

-Mi niña despierta, por favor, estás teniendo una pesadilla- Escuchó la voz de su nana, lo que hizo que abriera sus ojos y se incorpore de golpe en la cama -Fue una pesadilla cariño, cálmate, estás conmigo y nada te pasará -Abrazó fuerte a la mujer para que todo ese miedo que sentía desaparezca, aunque su corazón latía como un desquiciado.

-Otra vez nana… ¿Cuándo dejarán de atormentarme esas pesadillas? ¿Cuándo? -Dijo con voz ahogada y sintiendo un nudo enorme en la garganta, aun así, logró contener las lágrimas que intentaban salir.

-Debes dejar que tu corazón sane de una buena vez mi niña, y así podrás olvidar todos esos malos recuerdos que no te dejan vivir en paz -Habló separándose de ella, mientras que la veía a sus ojos con una sonrisa maternal que lograba ahuyentar el dolor.

-No sé qué sería de mi vida sin ti a mi lado nana- Sonrió y volvió a abrazarla.

-Digo lo mismo mi niña, no puedo imaginarme sin ti- Le dio un beso en la frente y se levantó con gesto serio, o un intento de ello, ya que siempre lograba hacer que se ría, porque jamás le salía, o al menos no con ella. -Ahora levántate, haz todas esas cosas que te gustan y prepárate que voy a hacer el desayuno -Ella asintió intentando ocultar una carcajada. Era muy cómico verla así.

-Ejercicios nana, son EJERCICIOS -Le aclaró como siempre que le decía eso.

-Si, si, como sea… apúrate o se te hará tarde y quien te aguante si te pones de mal humor por culpa de eso -La joven se llevó una mano al pecho fingiendo indignación, gesto que hizo que deje su pose seria y ría.

- ¿Cómo puedes decir eso de mí? ¡Jamás estoy de mal humor! -Nana le lanzó una mirada asesina -Bueno, no contigo al menos -Aclaró antes que ella.

-No sé cómo tus empleados en la oficina te aguantan -Dijo al tiempo que negaba con la cabeza y una sonrisa divertida.

-Tienen que hacerlo, no les queda otra -Se encogió de hombros y acomodó su cabello como si fuera una diva. La mujer soltó una carcajada y salió de la habitación negando con la cabeza, Opal era una buena chica, pero todo el dolor que sentía en su interior la había hecho cambiar demasiado.

La joven adoraba a su nana, fiel amiga y confidente, era como su segunda madre, desde que su verdadera madre murió de aquella manera tan horrible.

Se vistió con ropa deportiva y fue al gimnasio. Así es, ella tenía su propio gimnasio, no contaba con muchas máquinas de ejercicios, pero si con las suficientes para ella, ventajas de trabajar y vivir sola.

No podía quejarse, nació en cuna de oro. Su padre era el fundador de una de las agencias de viajes más importantes y más grandes del país, “World Travel”. Gracias al éxito que tuvo logró construir una cadena de 13 agencias con el paso de los años, además de haber adquirido algunos hoteles y varios restaurantes que también estaban en su poder.

Asumió la presidencia de la empresa hace 5 años, aun no entendía cómo fue que eso pasó, ya que estaba segura que su padre pondría a cualquier otra persona en ese lugar menos a ella, desde que falleció su madre, la relación se fue deteriorando y no volvió a ser igual, nunca lo seria.

Se concentró en los ejercicios mientras escuchaba música, era su momento favorito del día, no tenía ni una máscara, en su casa podía ser ella misma, algo que en el exterior y con otras personas no ocurría.



Luu02

#13221 en Novela romántica

En el texto hay: dolor, pasión, amor

Editado: 14.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar