De la Locura al Amor

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

Son exactamente las 6:00 de la tarde y es hora de que aún no me han entregado el vestido que mande a la tintorería, es por eso que siempre mando a alguien para que haga este tipo de cosas, pero desde la última vez que me cambiaron el vestido por uno que ni siquiera era de mi talla, en serio, era un vestido enorme, despedí a esa persona, y ahora Vicky era la encargada de esto pero al parecer a ella también se le olvidó, cosas como estas me ponen de la… forma más estresante.

Que creyeron, que iba a decir una grosería, como creen, soy una persona con bastante integridad y soy incapaz de decir o hacer algo malo o fuera de toda moral.

“En serio, ni yo misma me creí lo que acabo de decir”.

Mi infancia y parte de mi adolescencia crecí en los suburbios de la ciudad, no todo el tiempo viví en un castillo o fui una niña mimada, claro que no. Estuve como dos veces en campamentos especiales según mi abuela, para mejorar mi forma de ser, pero a pesar de ello, jamás lograron cambiar mi personalidad, así que ya se deben de imaginar mi carácter.

Soy demasiado impulsiva, y me gusta tener todo lo que deseo. “Quizás crean que soy egoísta” pero no lo soy en realidad es todo lo contrario.

He tenido una vida, digamos algo distinto, estudié en una escuela pública, como cualquier otra adolescente, hasta que mi “adorable” abuela, nótese el sarcasmo, se dignó en aparecer, y me llevó con ella.

17 años pasaron para que mi abuela se preocupara en buscarnos, de hecho solo le interesaba yo y no mi madre.

Mis progenitores son muy distintos y es por eso que jamás se entendieron.

Mi papá, no toma nada en serio, ha tenido muchas mujeres, y cuando digo muchas, me refiero a muuuchas mujeres. Es algo libertino, pero el motivo por el cual no ha tenido otros hijos es por un pequeño accidente que lo dejó estéril, “No quise saber qué tipo de accidente fue” por lo tanto yo soy su única hija y me tiene que soportar aunque no lo quiera.

Mis padres me tuvieron muy jóvenes, se conocieron en una fiesta o algo así, él era todo un playboy y ella era alguien sin ningún oficio ni beneficio, ya saben era libre de hacer lo que quisiera.

>>Como me gustaría ser como ella, lo digo por el hecho de que podía y hacía lo que quería, a diferencia mía, que lo único que hago es dar órdenes a los demás, y es por ello que la mayoría tienen un mal concepto sobre mí.<<

Tuvieron un romance muy loco se podría decir, ninguno de los dos estaban hechos el uno para el otro, eso sin dejar a un lado que su relación duró muy poco tiempo.

Al momento de que mi madre se enteró de que estaba embarazada se lo comunicó, pero el solo le dijo que se haría cargo de mi pero sin ningún compromiso de por medio, como por ejemplo, un matrimonio. Ambos estuvieron de acuerdo y se separaron ya que ninguno de los dos quería tener algo más serio.

Además mi abuela, no soportaba a mi mamá como nuera, de hecho no es que ahora sean las mejores amigas que digamos, pero también ella influyó en ese acuerdo al que llegaron mis padres.

Mi mamá ahora es dueña de un restaurante de comida italiana, encontró a un hombre “maravilloso” según ella, él es italiano de ahí el porqué del restaurante, formo con él una linda familia, tengo dos medios hermanos, él se llama Erick y es 5 años menor que yo y mi hermana Sara, entre ellos solo hay 4 años de diferencia, me llevo muy bien con ellos, son la familia que siempre quise tener.

Aunque últimamente no los veo muy seguido, ya que ellos estudian y yo, bueno, tengo que trabajar todos los días.

Erick se decidió por estudiar una Ingeniería, es un tipo muy aplicado para las matemáticas, le encantan, es su pasión, y mi hermana Sara está por terminar la preparatoria, su mayor sueño es estudiar belleza, le encanta todo lo que tenga que ver con maquillaje, una vez la deje maquillarme y no le quedó tan mal, sin olvidar que cuando eso sucedió apenas tenía 13 años.

Mi papa, de él… solo sé que vive en Londres, de hecho tiene una pareja su nombre no lo recuerdo muy bien algo así como Jesse, solo sé que son muy felices, o al menos es lo que me dice de vez en cuando al hablar por teléfono, de hecho no es que tenga una relación muy sólida de padre e hija con él.

Volviendo a mí lo que más me dolió dejar, fue a Daniel, él era mi novio, mi primer amor, aún recuerdo como se quedó llorando en aquel parque, cuando me marché, cuando le dije que lo nuestro no podía funcionar a distancia, no le dije nunca la verdad de porque me iba, pero de habérselo dicho no creo que me hubiera comprendido. Además mi abuela me tenía bajo mucha presión.



Ariam Calderón

Editado: 14.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar