De mí enamórate [1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6

El domingo por la mañana me reuní con Nick para correr en el parque, sabíamos que nuestra condición física no era la mejor y nuestro propósito para este año precisamente fue mejorarla.

Pero al parecer ese propósito no estaba funcionando tan bien para él, en cuanto tuvo la oportunidad se dejó caer en el césped poniéndose las manos en la cabeza, justamente para quitar su cabello de su frente sudorosa.

 

—¡Me rindo! Ya no puedo más Ely.

—Anda todavía nos falta, levántate.

—No, en serio que ya no puedo, ¿podemos descansar?

 

Me siento a su lado en el césped. Nick se incorpora y se sienta también, tomándose las piernas.

 

—Mejor me hubiera quedado con Mike.

—Vamos Hyland te hace falta hacer ejercicio, ya tienes pancita —Le digo burlona—. Además... Tienes que ponerte guapo para Rosalie.

—Si Rosalie me quiere, me querrá gordo. Ya sabes si se une al equipo como Becca tendrá que acostumbrarse a la vida que llevo con Mike: Tom's, hamburguesas, pizzas, hot-dogs, cereal y rock n' roll.

 

Me río a carcajadas.

 

—¿Qué?

—Nada Nick, es solo que Ross es toda una barbie no creo que quiera unirse al equipo con todo eso. Entonces ehmm... ¿Te gusta?

—Tengo que admitir que me gustó bastante compartir mis audífonos con ella en la clase, también que me encantó cuando llegó vestida con esa playera de The Ramones y debo admitir que me puse nervioso al bailar con ella —Nick baja el volumen de su voz, jugueteaba con sus dedos y no era capaz de sostenerme la mirada—. También me hace reír, es tan ocurrente y debo admitir que, también me encanta cuando sonríe, tiene una hermosa sonrisa. Su cabello, ¡huele tan bien! De hecho ella es...

—Te gusta.

—Detesto que me conozcas tan bien. Debo admitir que...

 

Me pongo de pie.

 

—Que tienes que pedirle que sea tu novia ya.

—¡No sé cómo! O sea con Amanda todo fue tan estúpido. Ella me besó, entonces a mejor remedio comenzamos a ser novios de la nada. Lorene, bueno ella fue diferente, le pedí que fuera mi novia luego de escuchar una canción de Bill Withers y ni siquiera pude hacerlo bien... ¡Le pedi que fuera mi novia...

—Escribiéndolo en un ticket de Tom's —Completo su historia—. Pero puedes hacerlo todo mejor con Ross.

 

Comenzamos a caminar hacia la acera, yo dispuesta a correr de nuevo. Nick venía detrás de mí intentando seguir mi paso.

 

—¿Cómo me vas a ayudar?

—¿Tengo qué?

—Sabes que soy un fracaso en mis relaciones amorosas.

—Haz un intento por tu cuenta, si no funciona, entonces te ayudaré.

 

Le di cinco días para que hiciera algo realmente bueno, algo que la hiciera decir el si sin pensarlo dos veces.

 

 

Aunque yo sabía que ella diría que si por más tonta que fuera la propuesta, pero quería que Nick se esforzara en hacerlo y confiaba en que Mike ayudaría bastante a esta locura. Sin embargo, realmente nada funcionó.

Traté de preparar encuentros a solas entre ellos, para ver si Nick se decidía a ir directo al grano, pero simplemente no podía hacerlo, se quedaba callado o comenzaba a hacer bromas tontas mientras Mike y yo lo observábamos a lo lejos.

La segunda estrategia tampoco funcionó, intentamos hacer que todo fuera por medio de una galleta de la fortuna. Lamentablemente Nicholas le dio a Rosalie la galleta equivocada y todo el esfuerzo se fue a la mierda.

Así que después de tantos errores decidí actuar. Los cinco días que le di a Nick se terminaron y tuve que intervenir para que esto saliera bien.

 

—Llévala esta noche a cenar al restaurante en dónde trabajo.

—Si no fui capaz de pedirle que fuera mi novia en privado, ¿crees que lo haré en un restaurante lleno de personas?

—Es ahí donde entro yo. Todo será muy sencillo, simplemente tienes que llevarla y les ofreceré algún postre como cortesía que la casa. Obviamente, se lo cobrarán de mi comisión así que necesito que me pagues por adelantado.

 

Le extendí la mano y entonces él sacó su cartera.

 

—¿No quieres hacerme algún descuento? Soy tu mejor amigo.

—Lo consideraría, pero arruinaste mis planes durante una semana. Así que, no.

 

Él me entregó el dinero de mala gana.

 

—¿Y si no funciona?

—Si no funciona, oficialmente da por perdida tú dignidad y de paso, tu dinero.

 

El plan era realmente sencillo. Nick tenía que invitarla a cenar, tendrían una charla relativamente normal, o por lo menos quería que Hyland lo intentara. Degustarían de algún platillo y beberían vino mientras disfrutaban de una bella velada.

Más tarde llegaría el postre, el cual tendría por encima un pequeño letrero, en dónde estaba escrito aquel mensaje que Nicholas no era capaz de decir por si mismo.



AnnieGz

Editado: 29.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar