De mí enamórate [1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15

El viernes comenzó de una forma relativamente tranquila. Las clases estuvieron como de costumbre en la universidad, entrega de trabajos, algunas asesorías para preparar los trabajos finales, lo típico. Más tarde, me dediqué a revisar el inventario de las compras del restaurante en el que trabajaba, necesitaba entregarlo antes de que terminara mi turno.

Por la noche, fui a Skeleton para encontrarme con mis amigos. Al llegar al karaoke bar, Mike y Becca estaban esperando por mí y por Nicholas en una mesa, ambos compartían un par de snacks y disfrutaban del dúo que cantaba una balada romántica en el escenario.

 

—¡Hola! Me tocó hacer parte del inventario, lamento llegar tarde. ¿Llevan mucho tiempo aquí?

—No tanto. —Responde Mike—. Siéntate y come algo, supongo que vienes cansada.

—No tengo hambre, gracias. 

 

Me senté a un lado de Becca e intenté relajarme escuchando a la chica que cantaba ahora, a pesar de que no tenía buena voz le ponía empeño. Además siempre creí que el karaoke bar era para divertirnos, no para buscar un Grammy.

 

—¿Y Nick? —Pregunta Becca.

—No lo sé.

—Ahí viene.

 

Nick llegó tomando la mano de Rosalie. Se sentaron con nosotros y Nick no perdió la oportunidad de robar una patata frita del plato de Mike; de acuerdo al plan, hoy Rosalie cantaría con mi mejor amigo aquella canción de Lionel Richie. 

 

—¿No se supone que estás en el gimnasio? No puedes comer nada de esto. —Le recuerda Mike—. Así que lástima, las papitas son mías. 

 

Mike golpea la mano de Nick cuando intenta tomar una más. Ignoro lo que hacen y me dedico a mirar hacia el pequeño escenario en dónde cantaban una canción que había escuchado en la radio hace un par de días, pero no recuerdo su nombre. Finalmente, tenía que convencer a Rosalie de registrarse para que pudiera cantar con Armstrong en un turno próximo. 

 

—Ross se te cayó tu brazalete.

—No traigo ning...

 

La tomo del brazo y la obligo a agacharse conmigo por debajo de la mesa. 

 

—¿Lista para cantar? —Cuestiono en un susurro.

—Si, en cuanto termine la chica de Ultraviolence subo. 

 

Pasaron dos minutos más del número de la chica que estaba cantando. Rosalie se pone de pie y acomoda su vestido entallado azul rey, camina hacia el escenario con cierto estilo en esos grandes y altos tacones, hace su registro y en cuanto su turno llega, al estar arriba llama a Nicholas a través del micrófono. 

 

—Nick, tienes que venir a cantar conmigo. 

 

Ella lo señala, Nick sonríe y se pone de pie para caminar hasta el escenario en dónde su querida novia lo esperaba para cantar. Entonces Rosalie entona la primera frase de la canción: 

 

Do you hear me? I'm talking to you... Across the water across the deep blue ocean... Under the open sky oh my baby I'm trying. 

 

No comienza el instrumental de Hello, comienza el instrumental de Lucky, de mi canción con Nick, de nuestra canción. Mike me mira intentando descifrar por qué yo no me encontraba arriba en vez de ella, yo simplemente me quedo sin palabras esperando ver lo que sucedería con Armstrong después.

Rosalie termina esa línea, mí línea, esperanzada a que Nicholas siguiera con el resto de la canción, sin embargo, él se queda en silencio. 

 

—Ross, no voy a cantar esa canción contigo. 

 

La audiencia tenía más que puesta la mirada en ellos, incluso los mesoneros habían dejado de atender a los demás por ver el pequeño conflicto que se armaba en el escenario. 

 

—¿Por qué no? Nick, amor anda canta conmigo, date prisa que todos nos están mirando. 

 

Para su mala suerte, todos los presentes guardan silencio esperando la respuesta de Nicholas.

 

—Porque esa es la canción de Elisse. 

 

Sonrío ligeramente e intento ocultar que aquella respuesta me hizo sentir especial, seguramente tenía las mejillas tan rojas como la blusa que vestía Becca esta noche, Mike deja de comer sus papas fritas para observar a su mejor amigo venir de regreso en la mesa y cómo la humillada Rosalie trataba de escapar de las miradas de los demás. 

 

—Esto se puso bueno.

 

Me susurra Mike al oído antes de que llegue Rosalie. 

 

—¡No puedes hacerme esto! —Rosalie golpea la mesa—. ¡No en frente de todos!

—Rosalie hay muchas canciones que hubieras podido escoger, demasiadas... Existen más de mil canciones, ¿por qué precisamente esa?

—Porque quiero cantar esa canción, ahora vienes conmigo y la cantas. 

 



AnnieGz

Editado: 29.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar