De mí enamórate [1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 29

Me levanté de la cama más temprano de lo que había planeado, me duché y en cuanto salí del baño me encargué de preparar mi ropa.

Para esta ocasión, usaría un vestido negro formal que compré justamente para este momento tan especial. Manipulé mi cabello creando pequeñas ondulaciones que caían sobre mis hombros y usé las técnicas de maquillaje que Becca previamente utilizó en mi rostro. Después de asegurarme de que mi apariencia física me gustara por completo, me dirigí a buscar los libros que quería que me firmara, los guardé en mi bolso y miré el reloj. ¡Se me hacía tarde! Corrí al baño a lavarme los dientes y me aseguré de guardar mi botella de perfume antes de salir de mi apartamento.

 

 

Me encontré con Nicholas en la recepción del edificio como lo habíamos acordado. Él no vestía tan formal como lo hacía yo, de hecho llevaba una camiseta con algunos detalles un poco extraños que se escondía bajo su cazadora y sus Levi's preferidos, sus converse por primera vez estaban limpios y el cabello lo tenía tan desordenado como siempre.

Pero portaba un accesorio que se veía increíble en su muñeca derecha: el brazalete del M&G de Pierre-Cortot.

 

—¿Lista?

—¿Me veo lista?

—Si te mueres, pido quedarme con tu habitación.

—Vale gracias. —Le digo irónica—. Si quieres puedes quedarte con mis bragas también, ya ves que a ti se te da mucho eso de prestar mi ropa.

—Vamos Ely, hoy no. Hoy sólo tiene que ser un día lleno de fangirling y esas cosas que tienen que ver con el meet and greet. Por cierto, ¿no crees que vas demasiado formal para una firma de autógrafos?

—No. ¡Vamos!

 

Así que no perdemos más tiempo, subimos al auto y él prende la radio mientras conduce. Sabíamos que sería un día lleno de tráfico, es normal porque es sábado y la cita en Barnes &Noble era a las 11:00, ahorita son las 10:45 y sólo hemos podido avanzar unas cuantas calles. Miro por la ventana mientras nos detenemos en un alto, comienza a sonar una canción y él sube el volumen y llama mi atención en cuanto comienza a cantar.

 

I'm taking a ride with my best friend

 

Reconozco la canción de inmediato, es Never let me down again de Depeche Mode, mi banda preferida. Me dedico a observarlo mientras canta con la vista al frente, con la mano izquierda sobre el volante, nunca antes había disfrutado el verlo cantar de esa manera, me gustaba escuchar el sonido de su voz de cualquier forma.

 

He knows where he's taking me... —Sigue cantando.

Taking me where I want to be.

 

Cuando Nick escucha que completo la frase sonríe, regularmente nunca canto con él al menos que sea en Skeleton, ambos comenzamos a cantar la siguiente parte en unísono. En cuanto termina la canción ambos nos reímos. Voltea a verme mientras vuelve a frenar el auto cuando el semáforo lo indica y pasa su mano derecha a través de mi cabello.

 

—Es hermoso cuando cantas conmigo sin que te lo pida.

—O sin que sea Lucky. —Completo—. Creo que tienes razón. Además es Depeche Mode, es imposible que no cante con ellos.

 

Mi celular comienza a sonar, no tengo registrado el número y sin embargo me aventuré a contestar mientras Nick baja el volumen de la música y echa un vistazo para tratar de adivinar quien se encontraba del otro lado de la llamada.

 

—¿Hola?

—Es un placer escuchar tu voz, chica de ojos lindos.

—Hey, no pensé que llamarías tan pronto.

 

Noah estaba del otro lado de la línea, realmente no esperaba que me llamara hoy. Nick voltea de reojo a verme, estaba nerviosa y él muy curioso.

 

—¿Tienes planes hoy?

—Si ahmm... Estoy con un amigo rumbo a una firma.

—Es una lástima, quería salir a pasear en bicicleta contigo.

—¿Te parece si te llamo más tarde?

—Me parece perfecto, Elisse.

 

Finalizo la llamada y sonrío tratando de ocultar mi nerviosismo.

 

—¿Quién era? —Cuestiona.

—Un amigo.

—¿Quién?

—No lo conoces.

—¡Por favor! ¿Ahora tienes amigos que no conozco?

—Tal vez.

 

Miré hacia el frente evadiendo las preguntas que me hacía Nicholas.

 

—Ya casi llegamos a Barnes&Noble, ¿no?

 

Nick suspira dándome a entender que captó que no pensaba responder más a cualquiera de sus preguntas, sin embargo sabe que estoy nerviosa y no precisamente por la firma de Pierre-Cortot. ¿Qué pasaría si le hablo de Noah Staton?

 

—Parece que vamos tarde. No veo que se muevan los automóviles.

—¡Ay no! ¿Qué hora es?



AnnieGz

Editado: 29.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar