De popular a nerd.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13.

Me desperté 5 minutos después de haber dormido una pequeña siesta, era demasiada presión para mí que ni siquiera pude dormir como normalmente lo hacía, me levanté de la cama y me dirigí al espejo, mi cara lucía horrible.

Hoy es el día.

Mi estómago dio un par de vueltas al pensar en todo lo que pasaría hoy, no quiero decepcionar a nadie, no quiero meter la pata y arruinar todo lo que mi escuela ha ganado en bastantes años. Miré a la pantalla de mi celular, tenía alrededor de 6 llamadas perdidas de Lily, cuatro mensajes y  un cupón de descuento en Channel. Me coloqué lo que un día antes ya había acomodado por  si pasaba una catástrofe como ésta, rápidamente hice maniobras que ni yo sabía qué hacía y logré ponerme cada prenda, me coloqué mis botas  negras y salí con mi bolso y cosas esenciales en casos extremos.

-Adiós mamá, Adiós papá.

Salí por la puerta  principal y pensé ¿Cómo diablos me iré?. Regresé a la casa

-Mamá, papá, necesito que alguien me lleve

-¿A dónde vas cariño?- Mi madre nuevamente cuestionándome.

-A un concurso de la escuela, necesito que me lleven, ya es muy tarde y Lily ya ha llamado cientos de veces, además me dieron un cupón en cannel por cierto, pero necesito  ir ya porque está a punto de comenzar- Hablé tan rápido que  ni siquiera pensé en lo que dije

-Vamos- Mi papá tomó las llaves del auto y salimos por la puerta principal, en tan solo segundos ya estábamos de camino al lugar, y por alguna razón no sabía a donde nos dirigíamos, no tenía la dirección y dudo que mi papá la supiera puesto a que se acaba de enterar de mis planes para el día de hoy, al parecer el universo está en contra mía. Tomé mi teléfono y decidí enviarle un mensaje a Lily, pasaron unos segundos y no hubo respuesta alguna, busqué entre todos mis contactos posibles que pudieran saber dónde sería el evento, les escribí a todos y ninguno respondió.

-Papá no puedo, no sé qué hacer

-Siempre, hay algo que hacer.

-Es que, ya lo intenté todo

-Intenta lo que pensaste que jamás intentarías, tienes que agotar toda posibilidad y no estancarte.

Pensé en sus palabras y busqué en todo mi celular, decidí marcar al número que pienso que me odia. A la persona que le quité su puesto y su oportunidad de vida, me respondió al tercer pitido, tal vez no esperaba una llamada y eso explica la rapidez.

-Hola

-Alby… ¿Te podría pedir un favor?

-¿Qué otra cosa quieres además de mi equipo y amigos?

-Solamente quiero saber en dónde es la competencia

-Es en el auditorio de la escuela Chavira

-Gracias, te debo una

Terminé la llamada y le dije el lugar a mi papá, él ya tenía más tiempo aquí así que sabía la ubicación de la mayoría de los lugares  en la ciudad, no estaba tan lejos como creía, a penas llegamos al estacionamiento y me despedí de mi chofer.

-Gracias ´pa- Bajé del auto y corrí a toda velocidad hacia el gran edificio, empujé la puerta de cristal y traté de moderar mi respiración, con la mirada de algunas personas que miraban el duelo entre dos escuelas completamente desconocidas para mí decidí buscar a mis compañeros, no muy lejos vi la cabellera castaña de Lily junto a un chico alto con cabello oscuro que sabía exactamente quién era, me acerqué a ellos.

-Hasta que llegas- Lily dio media vuelta y me miró de pies a cabeza- Iré por allá, los dejaré para que hablen- Y se fue.

-Te vez terrible

-¿Gracias?

-Terriblemente linda- Casi me ruborizo si no hubiera sido por el “horriblemente”.

-Todo está en mí contra el día de hoy, lo siento por llegar tarde.

-Oh y hay más, tenías que venir con uniforme

-¿Qué?

-Sí, era una camiseta amarilla

-Oh por Dios, cuando creí que nada podía empeorar 

-Son las reglas, si no la tienes no podrás participar y sin ti estaríamos descalificados… Montse me dijo que le avisó a todos los del equipo-Dijo lo último en un tomo más bajo, quizá sólo para él.

-Ay no, por favor dime que no es cierto… Todo lo hago mal, siempre cometo errores

-Mira… Yo tengo la camiseta del año pasado, siempre la traigo conmigo, es como de la buena suerte- Lo miré un poco indecisa- Está limpia

-De acuerdo

-Iré por ella, espera aquí- Se fue y me dejó sola en un lugar el cual no conocía a nadie excepto a mi equipo y a mi mejor amiga Lily, una cabellera pelirroja se posó al frente de mí.

-¿Julie? ¿Julie Willys?

-¿Te conozco?

-Por supuesto que no… me sentaba a tres sillas de ti en la mayoría de las materias

-Nunca te noté

-¿Vienes a competir?

-Si

-JA-JA-JA- Se burló de mi- No tienes oportunidad, tu solo sirves para gastar dinero en comprar ropa querida, te aplastaremos



July L

#1796 en Novela romántica
#823 en Otros
#200 en Humor

En el texto hay: comedia romantica, comedia romantica juvenil, cliche

Editado: 11.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar