De popular a nerd.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 20.

No sabía cuándo o como había entrado a mi casa pero me abrazó tan fuerte que hizo que las lágrimas que estaban al borde de mis ojos se quedaran quietas y se secaran con el pasar de los minutos.

-¿Estás bien?-Me preguntó después de un tiempo ya que estaba tranquila. Tomé aire y asentí con la cabeza.

-Nunca había extrañado tanto a alguien- Dije riendo nerviosa- Mira.

Me agaché al suelo y tomé la carta que hace unos minutos la había puesto por inercia. Soltaba una bomba a así de grande y ni siquiera tenía las agallas para decírmelo en la cara o por llamada, aun así no sé qué decir al respecto. Le tendí la hoja a tinta negra y la leyó a la par de que sus ojos se abrían como platos grandes y redondos.

-Dice que te ama-Chilló. Le sonreí sin mostrar los dientes, mi estómago comenzó a volar y las quinientas mariposas a revolotear sin parar.

-No me quiero hacer ilusiones, él está allá y yo, yo estoy aquí.

-Eso no tiene nada que ver, aquí lo dice TE AMA- Sacudió mis hombros con poca intensidad pero la suficiente para que volviera a la realidad.

-Tal vez me ama como un hermano ama a su hermana ó como un amigo ama a su amiga-Dije mientras me sentaba en mi cama y me recostaba de tal manera que sólo podía observar el lindo y claustrofóbico techo.

-No seas así, te ama de verdad como Joe ama a Julie y como Julie ama a Joe

-No sé si lo amo-Dije seria, la miré a sus ojos que estaban abiertos y sus boca formando casi una “o”. Reí- Amar es una palabra muy fuerte

-Pero puede ser la correcta-Me dijo.

Y lo pensé, pensé en mis dieciocho años, pensé en el amor, pensé en el nosotros, pensé en el futuro, pensé en los nerds, pensé en los populares, pensé en si Lily quisiera pastel.

Miré el reloj después de dos rondas de pastel junto a Lily, probablemente mamá compró el pastel en una pastelería profesional, tomó un bate de beisbol y lo aplastó sin piedad porque en realidad estaba muy bueno.

Las horas pasaban y pasaban por lo que me extrañaba que mis padres aún no llegaran, ni me hablaran, ni me reclamaran.

-Amé ese vestido-Me dijo mirándome de pies a cabeza juntando su dedo pulgar con el índice y dejando los demás al aire.

-Lo sé, se me ve tan bien- Dije con aire de egocentrismo, aunque divertida.

-Odio que todo se te vea bien-Dijo cruzando los brazos.-Oye ¿Irás al baile?-Cambió por completo de tema.

-No lo sé, no sería justo con Joe, estas fuertes declaraciones y él ni siquiera se encuentra cerca, ¿A cuánto está? ¿3 Millas?

-Un aproximado de cuarentaicinco horas en auto, alrededor de 3,070 millas… En avión quizá cinco o seis horas

-Lo tengo tan lejos que preferiría caminar hasta llegar a Los ángeles

-No quieres hacer eso, tardarías-Se quedó pensando- 134 horas

-En ese caso lo espero todo lo que quiera-Reímos.

-¿Entonces la respuesta es no?

-NO tengo cita, NO tengo permiso, NO tengo puntos extra, NO tengo a mi novio que no es mi novio pero SI es mi novio junto conmigo.  

-¿Si te invitara Bruce Hemsworth dirías que sí?

-¿Qué no es un nerd?

-Joe lo es.

-Buen punto, pero no es mi tipo de nerd  ¿Comprendes?

-Di que sí por favor, di que sí… Brice Hemsworth me invitó al baile pero su hermano gemelo no tiene pareja si dices que sí, él podrá ir conmigo al baile y todos seremos felices

-¿Cuál es la parte en donde yo soy feliz?

La disputa entre ir o no ir al baile continuó por un lago rato hasta que yo accedí a duras penas. Esto le costará dos de mis perfumes favoritos, tres barras de labial, un paquete de barras de frutas (bajas en grasa) y una semana de café gratis en Dorothy.

-Entraré a turnos extra toda esta semana-Dijo entre un suspiro.- ¿Vamos al café? Te puedo comenzar a recompensar desde hoy.

-Claro, no me resistiré-Dije para después tomar mi bolso con dinero y todo lo indispensable para una simple salida entre amigas. Salimos de la casa con llave en mano y listas para una buena taza de café, apetecía demasiado en este frío infernal, tan helado que te quema. Aún no sé cómo es que traigo puesto un vestido que llega hasta las rodillas y una simple chaqueta negra de Joe que había olvidado en casa.

-¿No es suficiente el olor a Joe en el carro? ¿Necesitas su chaqueta?-Comentó Lily indignada a mi parecer. Alcé los  hombros con indiferencia y me dediqué a colocarme como es debidamente el cinturón.

-Lily-Me miró-Seguridad ante todo

-Claro, la que sigue las reglas

-De vez en cuando por ejemplo cuando mi valiosa vida está en riesgo es bueno seguir las medidas de prevención…Sería una desgracia en el mundo perderme

-A veces eres tan… Tú

Encendí el auto y emprendí camino hacia el café Dorothy que no quedaba ni a diez minutos de mi casa, mientras la radio anunciaba publicidad barata y música que ya no estaba de moda mientras mis ojos aún miraban al frente concentrada pensé en el baile. Tantos años que esperé salir en la foto del anuario junto con mí costoso-y hermoso cabe a recalcar-vestido de fin de cursos debía de ser perfecto, debía de ser la mejor, debía de haber sido lo mejor, debía de haber sido con Joe.



July L

#1825 en Novela romántica
#815 en Otros
#193 en Humor

En el texto hay: comedia romantica, comedia romantica juvenil, cliche

Editado: 11.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar