¿de quién me enamoré?

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

Ya que el semestre había terminado, teníamos un mes libre de vacaciones. Tenía muchos planes pero todo se vino abajo al recibir un correo de la empresa donde trabajo.

De: Store Perks C.A

Muy buenos días.

Señorita Jessica Pierce, esperamos este disfrutando de su tiempo libre en la universidad.

En esta oportunidad, queremos invitarla asistir a una conferencia, destinada para todos los empleados online de la empresa. Donde podrán conocer a los principales inversionistas y algunos de nuestros colaboradores, también estaremos ofreciendo nuevos puestos de empleo, para las personas más capacitadas.

Esperamos su asistencia, adjunto el lugar y la hora:

Auditorio de la universidad 4:30 pm se agradece puntualidad.

Claramente el correo no decía que la asistencia era obligatoria, pero sería una completa irrespetuosa, si no iba. »Di la verdad sólo quieres ir, con la esperanza de que el Sr. Misterio  esté allí y lo puedas conocer« Sí, la verdad es que si quería ir principalmente para ver si él estaría allí. Aunque sabía que sí llegaba a presentarse, no me vería más, que como una irrespetuosa empleada que tuvo la osadía de escribirle sin alguna razón laboral.

Estaba a punto de irme a dormir, cuando recibí una llamada, al ver mi teléfono era mi amiga Rosa— Hola, ¿qué sucede? — le contesté.

—No me vas a creer, ¿ya revisaste tu correo? — me preguntó y sonreí.

 —Sí, ya lo revisé— respondí tranquila.

— ¿Y qué piensas? — seguramente se estaba armando la película.

— ¿Que pienso de qué? — me hice la desentendida.

 Ella bufo— ¡Tu amor platónico va a estar allí! — grito.

—Quizás— dije como si no le diera tanta importancia.

 —¿Estás de chiste verdad?

—¿A qué te refieres?

—¡Tu amor cibernético va a estar allí! y no pareces impresionada.

Intente reírme pero me contuve—En primer lugar no es mi amor cibernético y en segundo lugar, posiblemente no esté…

—¿Y si ésta?

—No nos dirán quien es— era obvio—No creo que quieran romper su anonimato de la noche a la mañana.

—Si en eso tienes razón, pero igual podemos ir para conocer a los supuestos inversionistas… Al presidente, los colaboradores, ya sabes, toda esa gente de dinero, posiblemente puedan ¡Interesarse en alguna de nosotras!

—Tú solamente estás buscando un sugar daddy, qué te pague todos los semestres que te faltan y los que posiblemente repruebes…

—No seas mala, sabes que no es así— se quejó — Bueno como sea, ¿vas a ir verdad?

— Claro tengo que ir— afirme.

— ¿Y tu viaje hacia la casa de tus padres?

— Sigue en pie, lo hare después, dependiendo de que digan en esa dichosa reunión.

 —Tienes razón, bueno entonces nos vemos mañana.

—Nos vemos mañana— colgué el teléfono, me acosté nuevamente, me cubrí el rostro con la sabana, dispuesta a dormir.

Narra Sr. Misterio:

Llegué a la universidad y fui directo a reunirme con todo el grupo que dirigiríamos la conferencia. Al llegar vi a distintos socios, colegas e inversionistas. Me sentía muy emocionado de ver a todo el equipo, juntos habíamos hecho posible este gran proyecto.

Enseguida tomamos nuestros lugares, todos los estudiantes ya estaban allí, esperando que iniciará la conferencia. Entra la multitud intentaba buscarla y finalmente logré verla, estaba sentada con otra chica y parloteaban, mientras reían, ella observaba nerviosa hacia donde nosotros estábamos, ella estaba buscando a alguien con la mirada y sabía o tenía la esperanza de que fuera a mí.

Narra Jessica:

Estaba sentada en la mitad del auditorio, con mi amiga Rosa, ella venía vestida con un vestido hasta las rodillas y unos grandes tacones, traía su cabello en ondas y lucía bastante bien.  Yo por otro lado no me había quedado atrás; también traía unos tacones algo altos, unos pantalones jeans ajustados, una camiseta negra, una chaqueta, mi cabello estaba recogido en una cola alta y tenía un maquillaje algo sutil.

No había querido vestirme de manera tan llamativa, para que si el Sr. Misterio me estaba observando, no fue a pensar que me había tomado demasiadas molestias por él. Miraba fijamete  el podio y me sorprendió ver a cinco sujetos no tan mayores, acompañados por otros tres que sí lo eran, entre los sujetos destacaban tres personas: mi profesor de historia, un tipo de cabello negro, con rostro bien definido, pómulos algo marcados, de tez blanca, imponente y otro castaño con ojos grises, también de tez blanca, imponente y alto o eso parecía. Bueno en realidad los tres eran altos e imponentes, pero eran los únicos que me llamaban la atención, también estaban los otros tres viejitos que no eran tan viejitos, pero si eran de esos tipos de persona, que uno sabe que son mayores pero igual su presencia los hace ser algo atractivos y otros dos chicos que parecían como los de soporte técnico, por los cuales rogaba ninguno de ellos fuera mi Sr. Misterio ya que no eran para nada mi tipo.



K.Pire

Editado: 17.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar