Demonio guardián

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 5

— Cariño, ¿Pasa algo?— subo la mirada mirando a mi padre. Niego con un simple movimiento de cabeza.— ¿Y entonces por qué estas tan pensativa?

— No es nada, papá.— hago el intento de sonreirle. Asiente volviendo la mirada al periódico en sus manos.

— Daisy, ¿Todavía no se ha despertado Payper?— frunzo la nariz. Muevo mis manos incómoda bajo la mesa.

— Em... No.— le sonrío intentando parecer tranquila. Frunce el ceño al verme.— Voy a ver si se encuentra bien...— me levanto haciendo que la silla haga un sonido chirriante.

Mi padre me sigue con la mirada hasta que giro en la puerta. Suspiro un poco aliviada empezando a subir las escaleras maldiciendo bajo.

— ¿Daisy?— cierro los ojos con fuerza al escuchar la voz de mi madre. Paro en medio de las escaleras y me giro mirándola.

Que no pregunte por Payper...

— ¿Si?— la miro esperando a que hable. Sube los escalones quedando más cerca mía.

Se queda mirándome seria. Estira su mano hasta llevarla a mi mejilla y acariciarla lentamente. Como si solo fuera una imaginación de ella.

Lo siento.— me abraza envolviendo sus brazos por mi cuello.— No estoy pasando por un buen momento...

Shh...— la callo y la abrazo con más fuerza.— No hace falta que digas nada...— me alejo un poco quitándole las lágrimas que bajan muy rápido por sus mejillas. Me sonríe un poco.

¿Cómo consigues pasar de todo lo malo que nos ocurre?— su mirada está apagada. Su voz sale en un hilo. Sus ojos se encuentran rojos.— ¿Q... Qué puedo hacer para no sentirme mal?— sigue llorando.

— Olvidarlo.— intento parecer tranquila.— Tu no puedes hecharte la culpa mamá. Solo complicaras tu salud. Ya nada se puede hacer...

— Pero yo...

Pero tú nada...— hago como la que estoy enfadada, cuando en verdad estoy triste.— No pensemos más en esto, mamá, por favor...— suplico mirándola a los ojos, ella asiente aun con lágrimas bajando por sus mejillas.— Ve a desayunar...— le muestro una sonrisa cálida.

Baja los escalones absorta en sus pensamientos. Me asusto al ver como tropieza con sus mismos pies y casi cae al suelo, pero se sujeta a un pequeño mueble blanco. Mira en mi dirección con una sonrisa en su cara. Sonrío negando con la cabeza.

Termino de subir las escaleras y camino por el estrecho pasillo hasta llegar al cuarto de Payper. Doy dos leves golpes en la puerta. Espero un poco, pero no contesta.

— ¿Payper?— pongo la mano en el pomo de la puerta girándolo y ésta se abre. Asomo la cabeza por el cuarto de mi hermana, pero ella no se encuentra en el. Todo se encuentra en su sitio.— ¿Payper?— vuelvo a preguntar, pero nada.

Me giro y salgo del cuarto sin tocar nada. No ha dormido en casa...

Subo la mirada encontrándome a una Payper en un muy mal estado. Mi corazón se acelera al verla con el maquillaje corrido y su ropa mal puesta y algo rota. Unas grandes ojeras rodean sus ojos negros.

¿Payper?— me llevo las manos a los ojos frotándolos con fuerza. Esto debe ser una broma...

D... Daisy. se abraza a ella misma bajando la mirada. Empieza a sollozar bajo.— Lo... Lo siento.— corre hacia mi y me abraza con fuerza.

No entiendo porque todo el mundo se disculpa conmigo, cuando no me han echo nada.

Su cuerpo vibra por el llanto. Me quedo estática en mi sitio con las manos echadas hacia abajo. No reacciono.

— ¿En dónde has dormido?— es lo único que consigo decir aun teniéndola agarrada a mi.

Se aleja un poco quitándose las lágrimas que bajan por sus mejillas con las mangas del chaleco. Me mira con terror, como si yo la fuera a matar por su respuesta.

N... No he podido dormir. más lagrimas empiezan a bajar por sus mejillas. Doy un paso hacia detrás sin entender nada.

— ¿Cómo que no has podido dormir? Son las doce de la mañana...— mi ceño se frunce. Niego imaginandome lo peor en mi cabeza.— ¿Qué has hecho en todo ese tiempo? O... O dame una explicación del porqué vienes en este estado.— la señalo.

Yo... Yo lo siento Daisy... mi expresión es seria. Le dije que no era buena idea escaparse, y aún así lo hizo.— He... He... tartamudea.



Marta

#13169 en Novela romántica
#8556 en Otros

En el texto hay: daisy

Editado: 31.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar