Demonios Entre Nosotros (libro 2)

Tamaño de fuente: - +

7

Esa chica me había salvado la vida. Aquel hombre se fue diciendo que pronto volvería para comenzar con el entrenamiento y yo aproveché para agradecerle a ella y de paso sacarme de un par de dudas.

—Oye... Gracias por eso—dije algo nerviosa—. Soy Cassia.

—Soy Molly, no agradezcas. ¿De verdad eres un ángel de cristal?

—Me gustaría responder eso, pero ni siquiera sé lo que significa.

—Un ángel de cristal es un ángel artificial. Uno que nació siendo humano pero por alguna razón terminó siendo un ángel. Por lo general son humanos que mueren y sus ángeles se sacrifican por ellos. —explicó Molly.

—Pues mi ángel no se sacrificó por mí. De hecho, él me ha traído aquí.

—Oh. Entonces no me explico por que te has convertido en un ángel.

—¿Por qué han matado a aquel chico?—pregunté—. ¿Por qué quieren eliminar a los ángeles de cristal?

—Es una larga historia. Hace mucho tiempo, ángeles y demonios luchaban diariamente. Por lo general, por sus grandes habilidades solían ganar los demonios. Frederick, un demonio joven y se dice que también muy guapo solía gobernar a todos los demás demonios. Era el demonio más respetado y temible de aquel tiempo. Frederick era incontrolable y sobre todo cuando él y su madre se juntaban para hacer el mal. Hasta que un día, apareció el primer ángel de cristal, que en ese entonces eran llamados «ángeles artificiales» y ese ángel luchó contra todos los demonios incluyendo a Frederick. Se dice que los ángeles artificiales tienen mucho poder, por lo mismo pueden ser totalmente peligrosos si están fuera de control, es por eso que quieren eliminarlos. Aquel ángel, venció a Frederick y llamó a un ángel supremo para que hiciera un hechizo. El hechizo consistía en qué Frederick permanecería en un sueño profundo hasta que su madre muriera. Cuando atraparon a Frederick para realizar el hechizo, él se resistía y rompió una ventana en su desesperación por huir, sin embargo, el hechizo se realizó y el ángel artificial colocó los cristales rotos sobre el cuerpo inconsciente de Frederick, de ahí viene el nombre de «ángeles de cristal» Sí su madre muere, él despierta y seguramente querrá acabar con todos los ángeles, sobre todo con los de cristal.

Todo lo que había dicho era demasiado. Era como si me estuviera contando alguna película de ángeles, pero no. Ese era el origen de los de mi especie. Los ángeles de cristal y nuestro enemigo dormido por miles de años, Frederick.

—¿Y quién es su madre? Tienen que encargarse de mantenerla a salvo, porque si te soy sincera, temo que el tal Frederick despierte. —le dije.

—Hasta la fecha, nadie lo sabe.



Gabriela Medina

#912 en Paranormal
#5991 en Fantasía

En el texto hay: angeles, demonios, amor

Editado: 14.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar