Desafinados

Tamaño de fuente: - +

Prologo

Me force a abrir mis ojos para ver que las persianas de mi cuarto estaban abiertas. Es muy temprano para que este así de brillante

Gire en mi incomoda cama y arrugue mi nariz. Hay algo de olor en mi habitación que es simplemente repugnante. Solo puedo imaginar las cosas que suceden en mi cuarto durante fiestas en las noches.¡Asqueroso!.
Me levante de la cama y escuche mi madre gritar, alertándome que el desayuno ya esta listo. Salí de mi habitación en mi pijama de emojis y aun dormida. cuando agarre el picaporte de la puerta y la abrí, me encontré a mi gatita: Nena acostada en el suelo del corredor.

-Buenos días bonita-. Dije mientras la cargaba y la colocaba en mi pecho como si fuera un bebe. Nena comenzó a ronronear mientras que le acariciaba la cabeza café-negra que tiene. Después de casi 2 minutos Nena se harto y comenzó a pata-liarme la panza con sus patas traseras; dando a entender que quería bajarse. Deje de abrazarla y la deje en el suelo nuevamente y literalmente salio corriendo escaleras abajo.

Baje la vista y encontré mi pijama llena de pelos. Seguí mi camino a la cocina y cuando iba bajando las escaleras vi a mi otro gatito: Sidney que estaba sentando en la barra de la cocina maullando a mi madre para que le diera de comer mientras que esta estaba en la estufa cociendo huevos.

Llegue a abajo y Sídney me vio. Se paró y fue caminando hacia mi mientras maullaba y ronroneaba.

-Ashley. Tus bebes quieren comer-. Dijo mi madre mientras abría la alacena y sacaba unos platos. Asentí con la cabeza y fui a La Cocina con Sídney, quien me seguía y maullaba. Me agaché y abrí los cajones para buscar la comida de gato, alsé la mano y agarre las Whiskas y volví a cerrar El Cajón con cuidado de no dejar atrapado a Sídney adentro. Me incorporé y me di la vuelta.  Me volví a agachar y le serví la comida a Sídney y luego a Nena quienes inmediatamente llegaron y comenzaron a pelearse por quien comía primero.

Fui a la mesa y me senté y mi madre sirvió los 2 platos y se sentó.

-¿Como dormiste?-.Pregunto mi madre mientras se llevaba un pedazo de huevo a la boca. 

-Bien, hasta que Sidney me despertó en la madrugada-. Dije mientras me reía. Voltee a ver a Sidney: quien estaba tomando agua en la cocina.

-Es un travieso¿Verdad Sid?-. Dijo mi madre mientras lo miraba. Sidney maulló y se fue al sofá. Amaba conversar solo con mi madre en las mañanas y desayunar juntas pero por desgracia el siempre lo arruina. 

-¿No estas feliz por que mañana es tu cumpleaños?-. Pregunto mi madre mientras tomaba un poco de jugo.

-Claro que lo estoy. Ya quiero ver a todos mis amigos y primos reunidos aquí en la casa-.

Escuchamos a alguien bajara las escaleras mientras que mi madre se hiva a la cocina a servirle el desayuno de malagana a mi padre: quien sosteniendo un reloj de bolsillo gritando.

-¡Ay Dios! ¡Ay Dios! ¡Voy a llegar tarde!-. Se dijo a si mismo mientras se sentaba enfrente de mi. Trate de no mirarlo a los ojos para evitarme una bronca con el-

- Date prisa mujer, que voy a llegar tarde-. Dijo cruelmente mi padre mientras golpeaba la mesa haciendo que mi jugo de naranja se derramara en la mesa.

-Ten "cariño"-. Dijo la ultima palabra entre dientes. puso el plato de malagana en la mesa y mi padre comenzó a comerlo rápidamente como si se tratara de un animal hambriento. Es imposible comer con el y que te hable.

Se podría decir que mis padres se casaron a la fuerza y por eso no se llevan bien. Mi padre se la lleva trabajando en la empresa casi todo el día y por eso no lo veo mucho (cosa que es un gran alivio para mi madre y para mi) y cuando esta en la casa no me habla mucho y aun no se por que, cada vez que le pregunto mi mama ella siempre me responde "Algún día comprenderás".

 La voz Hosca de mi padre me saco de mis pensamientos. Me voltee para verlo. Su cabello negro, aun estaba despeinado. Mientras lo miraba, fruncí el ceño. No podía decir que era, pero algo fuera de lo normal no se veía bien en el.

Mi madre dejo salir un respiro que no note que estaba conteniendo en la "conversación con mi padre". Esa fue definitivamente una sorpresa placentera. Se suponía que mi padre debería estar en la empresa a las 7 y no a las 7:50.

-Te voy a servir mas jugo-. Me dijo mi madre intentando cambiar el ambiente. Mientras ella agarraba la jarra y me servia mas jugo yo limpiaba con un trapo el que se había caído.



RoseAmelie18

#9767 en Novela romántica
#6190 en Otros
#919 en Humor

En el texto hay: comedia, drama, musica

Editado: 24.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar