Desaparecidos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo Uno

Elías

09 de enero, 2016.

Lo que me gusta de las vacaciones es cuando mis padres salen y me dejan solo en casa. Mis padres, hace más de dos horas que salieron a una fiesta de uno de los hermanos de mi mamá.

Es fin de semana y para ser mejor la situación, los vecinos han salido a vacacionar por lo que no tenía problemas al poner música a alto volumen y no tener quejas de ellos.

Son apenas las siete con treinta de la noche. Estoy sentado en el sofá jugando uno de mis video juegos favoritos que es Call of Duty. Sin ningún problema, he tenido un día muy tranquilo y lo que va de noche.

Me comenzaba a dar sueño. Mis ojos ya no resistían y ya son casi las diez de la noche. Sin más que hacer, apagué el televisor y me subí a mi habitación. Extraño, mis padres aún no se han aparecido, cosa que me habían dicho que vendrían temprano por lo que no acostumbran venir tarde. “Quizás vengan más tarde” me dije.

Entre dormido y despierto tome mi celular para contestar a la llamada que me ha estado entrando. Ni me fije quien era, solo conteste.

–Diga –bostecé.

–Elías, soy yo, tu papá –dijeron del otro lado.

–¡Papá! ¿qué pasa? ¿dejaron las llaves?... 

–No hijo, aquí las tiene tu mamá. Solo quería decirte que llegaremos en la mañana.

–Pensé que estaban afuera o venían en camino. Pero vale, los espero.

–Duerme bien –fue lo último que dijo y colgó la llamada. Esto me fue extraño. Al menos tengo la certeza de que vendrán en la mañana.

Observe la hora, once treinta. Oí un ruido extraño proveniente de la cocina. Solo supuse que era un gato. Sin tanta importancia me volví a dormir.

 

10 de enero, 2016

Mi despertador no dejaba de sonar y con mala gana lo tome y lo tire contra la pared y dejo sonar. La luz del sol ya comenzaba a calentarme. Frote mis ojos para que se acomodasen con la luz solar. Me senté en una de las esquinas de mi cama y miré la hora en celular.

–Las nueve treinta. Que temprano me he levantado. Seguro ya deben estar aquí –dije a mi mismo. Contesté a varios mensajes y me fui al baño a cepillarme los dientes.

Salí de mi cuarto y vi entreabierta la puerta de la habitación de mis padres. Sin decir nada baje a la cocina a preparar el desayuno para los tres. Me serví, prendí la tele, me senté en el sofá y coloqué una de mis series favoritas.

No he oído a mis padres del todo. Pase por la habitación varias veces. << ¿qué tan pesado será el sueño de ambos que no se han levantado? >> me preguntaba. Mis padres no suelen levantarse muy tarde los días domingos, pero esto ya me está pareciendo extraño.

Subí a la habitación de ellos. No quería hacerlo, pero la preocupación me gana y abrí la puerta totalmente ya que estaba entreabierta. Para sorpresa mía no se encontraba nadie. << ¿pero qué demonios está pasando? ¿dónde están mis padres? >> me preguntaba demasiado preocupado. Llame varias veces a sus números, pero no obtenía respuesta alguna.

Salí por un momento al parque, pueda que lleguen en lo que yo no esté en casa. Pero no dejo de estar preocupado, esto nunca antes había pasado.

***

He terminado de cenar, ya son más de las ocho de la noche y no he recibido ni un mensaje o llamada de ellos en todo el día. Y por cada hora que ha pasado mi preocupación ha aumentado más y más.

No quiero llegar a la conclusión de que mis padres han desaparecido. Pero ya son más de las diez de la noche y no se han aparecido. Aquí por lo menos el año pasado no se reportaron ningún secuestro. Estaba por llamar a la policía cuando recibo un mensaje de mi papá el cual dice:

<< Elías, sé que debes de estar muy preocupado por nosotros por lo que no nos hemos aparecido en casa. Pero tranquilo, tu madre y yo estamos bien y fuera de peligro. Despreocúpate. Hemos tenido problemas en nuestro trabajo al cual teníamos que resolver. Pero te aseguro que llegaremos mañana. Quizás por la noche. Recuerda, mañana es lunes y comienza semana de trabajo. Descansa. >>

Esto ha aliviado un poco mi preocupación. Lo que me ha desconcertado es que, ¿por qué no me avisaron en la mañana? Para así no estar preocupado en todo el día. Bueno, al menos sé que están bien y fuera de peligro. Aunque hay algo que me tiene con duda. Mejor dormiré y mañana pensaré mejor las cosas.



OresEli

#308 en Thriller
#170 en Misterio
#129 en Suspenso

En el texto hay: romance, accion, aventuras

Editado: 17.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar