Desconocido [saga griegos #5]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 25

Thanos

tan iluso hermanito  — Nicolae tomó un habano y lo encendió, lo estudie era un hombre muy seguro de si mismo, alguien que no le importaba hacer daño con tal de tener lo que quería. — confíaste en Anndra, ¿verdad?

Frunci el entrecejo y metí las manos en mi bolsillo.

— ella se volvió amiga de Kaia en el colegio, la supuesta psicóloga del colegio abandono el trabajo  — sonrió mostrando los dientes — al director le salio tan bien, que ella apareciera ofreciendo sus servicios y con el amplio curriculum que tenía, no podía negarse.

— ¿por qué? Era tu sobrina, sangre de tu sangre.

— la mocosa me vio y no iba a permitir que arruinará mis planes.

— ¿Anndra le daba la droga?

Nicolae asintió y miró su puro con atención.

— Kaia confiaba mucho en ella, si Anndra le hubiera dicho que saltará de un puente sin rechistar lo hubiera hecho pero no te hubiera dolido tanto que encontrarla en su habitación,  tirada en el suelo por la sobredosis que le dio Anndra. Ella la llamó y le dijo que ese día para que se sintiera mejor se inyectará el doble y que estaría bien.

Sentí furia, por que hablaba de una niña, que murió por que su error fue ver al malnacido de Nicolae.

Me acerqué y lo sujeté del cuello de su camisa.

— ¡era una niña!  — sentí un empujón en mi costado, tenía a Aquiles junto a mi.

— suéltalo  — lo solté mostrandole mi repugnancia.

— y por que estabas convirtiéndote en un hombre poderoso, no iba a permitir que tu me superarás en mis negocios.

Sonreí con burla.

— es la excusa más pendeja que he oído,  matar a una inocente por que te vio y por que yo estaba creciendo, eso no te lo perdonaré jamás Nicolae, lo último que haré en esta vida es propinarte una bala en medio de las cejas, vengare a Kaia.

— creo que eso no será posible hermanito, tú estarás en la mazmorras esperando cada día una cabeza de uno de los tuyos, dejaré de ultimo al bebé  — apreté los puños con fuerza, deseaba partirle la cara  — está noche mi querida cuñada probará lo que es un verdadero hombre, tengo planes para ella.

Me importó una mierda Aquiles y me abalance sobre Nicolae dándole un certero puñetazo que lo hizo caer hacia atrás.

— la tocas te mueres — Sentí un dolor en la cabeza y todo se puso negro.

Iona

Con toda la rabia contenida golpeé a Anndra.

— tú la mataste  — ella me miró con una gran sonrisa.

— fue exquisito, poder decidir si vivía o moría y ya sabes que le tocó morir  — Desa se acercó y la sujetó del cabello, se lo enrollo en su muñeca miró a Laviana.

— busca unas cadenas  — fruncí el ceño.

— ¿qué harás Desa? — ella me miró y por un momento tuve miedo de su mirada oscura, vacía, llena de odio  — Desa...

Ella no respondió, me di cuenta que había una lucha dentro de ella.

— hija... — Desa tomó las cadenas que le entregó Laviana y sin decir nada las paso alrededor de su cuello y apretó con fuerza  — ¡Desa!.

Mi hija no respondía, quise acercarme para evitar que cometiera una locura pero Laviana me lo impidió.

— piensa en Andreus  — la vi apretar los dientes y aflojar el agarre, Anndra cayó de rodillas y empezó a toser.

— eso sintió Kaia pero no hubo nadie que abogara por ella como lo hizo mi madre, no soy asesina y ni lo seré jamás pero si merecías sentir en carne propia lo que sintió mi gemela.

Me acerqué a Anndra y la miré tirada en el suelo.

— ¿qué venias a hacer a mi casa?

Ella se arrastró hacia atrás al mirar que Desa se le acercaba.

— Nicolae me envió, quiere el testamento de Nicos.

— nunca lo tendrás  — Tomasso entró y miró a Anndra y las marcas rojas en su cuello  — yo si te hubiera matado por que mataste a Kaia, no hubiera tenido la compasión que tuvo mamá  — Tomasso se inclinó y la levantó con fuerza del brazo  — vas a la delegación, tú declaración está grabada, te pudriras en la cárcel.

Ella sonrió con ironía.

— tú tío es poderoso, tiene comprado casi a toda la policía  — Tomasso sonrió de una manera que me sonó a diabólica.

— todo lo que envía el desconocido silencioso la policía lo catáloga como escoria humana, no podrá sacarte jamás Nicolae, a veces los héroes tienen mayor influencia que el villano.

— les dará dinero por mi.

— ¿estás segura? — mi hijo la miró a los ojos  — apuesto que no moverá un solo dedo por ti, has sido solo una pieza en este tablero, nada importante para él, yo de ti me hago a la idea que vestirás a rayas.



Kgerals

Editado: 26.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar