Descontrolado Amor

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 11

11

 

-¡como negarlo!-recuerdo sus caricias en mi espalda y cuello…su mirada es triste y dura.

  • Aparca ahí. Te gustan las telas porque veremos unas pocas- me sonríe Gladis

-caminamos y vemos telas de diferentes texturas, colores, estampados…

  • Mira ese lugar Natacha ahí compro mi hija su vestido de novia- Gladis sonríe con una sonrisa apagada

-será su hija muerta, la madre de Gerardo ¿aún no sé cómo pudieron morir los dos tan pronto?

  • Cancelare esto, si quieres puedes entrar a cualquier tienda mientras me desocupo

 

-esto es demasiado elegante- pensaran que entro a robar-rio

…miro muchas tiendas pero me sigue llamando la atención la de vestidos de novia

  • ¡No te cohíbas y entra!- miro a una chica sonreírme
  • No, solo me da curiosidad
  • ¿Tu novio aún no se decide cierto?
  • ¡Exacto!-no supe que decirle
  • ¡Propónselo tú! –ríe y camina hacia la entrada de la tienda
  • ¡Te veo pronto!...

-no lo creo…

  • Vamos hija

-me contaron que tienes una amplia estantería en tu dormitorio, pero deberías de leer este

-agarro el libro que me ofrece y me quedo perpleja, ¿Qué le digo?

-no le contestare

  • ¡Gracias, pero no debió molestarse!
  • No es nada querida, vamos que el tiempo cuando una anda de compras vuela-me guiña un ojo-

 

-¿Cómo se mueve de rápido? ¡Parezco ser yo la que tiene avanzada edad!-

 

***

-miro a lo lejos como Gerardo hace sus terapias, las empezó ayer mientras yo estaba de compras con Gladis ¿no sé porque no me informan de nada?, sé que no soy nadie importante aquí pero ¡yo lo estoy cuidando! Deberían decirme esto…

-pobre se ve que le duele mucho- me acerco hasta donde esta tumbado en el gimnasio y me arrodillo a su lado

-el me mira y yo le ofrezco una mano el después de mirarme un momento la toma y sube hasta quedar sentado-no suelta mi mano-

  • ¿Cómo les fue ayer? Mi abuela es un caos comprando-sonríe
  • Bien, iré por su agua- halo mi mano para levantarme y él no me la suelta
  • ¡No tengo sed! –su rostro esta sudado
  • Entonces iré por su toalla- tiro mi mano de nuevo y esta vez él, la suelta

-si sigue así, este hombre acabara con mi cordura en poco tiempo

 

  • Pronto ya dejaras las muletas hijo me informo el chico de las terapias que respondes muy bien a ellas
  • Las empecé ayer abuela, aún falta tiempo para lograr caminar bien
  • Claro que no ¡pronto lo harás!
  • ¡Tome señor!-le paso la toalla

 

  • Me iré unos días a visitar una vieja amiga que no está bien de salud, aprovechare que tú te estás recuperando y que alguien te cuida muy bien-me señala y me sonríe-
  • Si me necesitan, solo tienen que hacer una llamada y estaré aquí
  • Ok, ¡que te diviertas abuela!- Gerardo se levanta y le paso la muleta

-de modo que estaré sola de nuevo con el… Gerardo ¡lo evitare a toda costa, vasta de juegos!

  • ¿Qué haces Natacha? Ayúdame a subir las escaleras

¿Pero porque no usa la segunda opción?- de verdad quiere las escaleras, me levanto del sofá y camino hacia el-pasa su brazo por mi hombro y subimos juntos cada escalón-hoy lo veo más cansado ¿no me gustan esas terapias? veo que lo dejan peor cada día- por fin llegamos a su habitación

Abro la puerta y caminamos hasta su cama y él se sienta

  • ¿Está usted bien?

-el me mira y asiente

  • Solo estoy cansado
  • ¡Le diré a Alberto que suba!
  • ¡Ok!

-él se encargara de ayudarlo a bañarse y luego de llevarlo a cenar

-seré una mala persona sino voy a ver como esta-me paseo de un lado a otro en la habitación- hoy lo vi peor que otro día después de empezar esas terapias- agarro la bata de dormir y me la coloco encima de mi pijama de osito panda

  • ¿Está dormido señor?- sigo portándome con modales porque está en sus peores días, sino hace tiempo hubiese dejado de llamarlo ·”SEÑOR”



mairenc

#12120 en Novela romántica

En el texto hay: dolor, amor

Editado: 23.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar