Desde mi cielo

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 11: Black Wedding / In This Moment

     Siento como el alma se separa de mi cuerpo, lo veo ahí de pie, me ve fijamente, su mirada ha cambiado, sonríe de lado, sus ojos color miel, su piel canela y su cabello negro, está igual que la última vez que lo ví. Recuerdo perfectamente como cayó al piso cuando Miller le disparó, recuerdo como nos quemó a ambos, entonces... ¿qué hace aquí? de pie, frente a todos, amenazando al General con ese cuchillo... con ese cuchillo que le regalé en nuestro aniversario. Todo está perdiendo lógica. 

-Tyra... me alegra verte de nuevo (escucho su voz fuerte y clara)

     Me quedo paralizada, veo como todos dirigen su mirada hacia mí, las fuerzas me dejan, estoy en catarsis, lo veo y no puedo evitar ver a Lucifer revolcandose en el piso de dolor. Aún siento la mano de Hariel sobre mi hombro, todos estamos en silencio, de repente noto como el ángel que hace un momento me tenía sometida se para junto a Demon y nos ve a todos como si fueramos alguna clase de insecto asqueroso. 

-Demon... que... ¿qué está pasando? (le digo con duda, mi voz es apenas audible)

-Mi querida Tyra, mi linda Oogie Boogie... (sus ojos se tornan tiernos) Miller me prometió inmortalidad... me prometió una nueva vida... y aquí está... 

-El Covenant no es el único que puede crear un inquisidor... (dice Roziel viendome fijamente, manteniendo seriedad y frialdad en sus palabras)

-¿Inquisidor? (regreso la mirada hacia Marco y noto sus ojos de diferente color, uno rojo y uno azul, me guiña el ojo en cuanto nota mi mirada inspeccionando su cara)

-Imposible... no puede cargar un arma de la fragua... (dice Hariel con coraje en la voz)

-Aún... (Roziel levanta su mirada hacia él mientras sonríe) no hay nada imposible para un criptarca... 

-¡Tyra!... (Marco grita mi nombre con alegría) ven con nosotros... (veo la ilusión en sus ojos)

-¿Me pides que vuelva a trabajar para Miller? ¿Para quien nos traicionó? ¿Para quien nos mató? (le digo viendolo a los ojos y mi voz se quiebra)

-Era parte del plan... pero lamentablemente tu no estabas contemplada... (me ve con tristeza) por eso es que la misión la iba a hacer yo solo... por que el trato era conmigo... pero insististe e insististe... es tu culpa Tyra... (me ve con tristeza en su mirada)

-¿Mi culpa? (me indignan sus palabras, pudo avisarme, pudo rechazarme, ambos pudieron cancelar mi intervención en esa maldita misión y aún así permitieron que me uniera)

-Pero las cosas son diferentes... estás viva... podemos retomar las cosas desde donde nos quedamos... (levanta su mano izquierda mostrando el anillo de compromiso)

-No hay nada que retomar... (levanto mi mano mostrandole que el anillo ya no está en mi dedo, noto una nota de tristeza en sus ojos)

-Es una tristeza... supongo que esto siempre si duro hasta que la muerte nos separó... (me ve con tristeza, sus ojos cambian el dolor por el coraje)

     De inmediato voltea a ver a Roziel y noto como el solo asiente con la cabeza, no entiendo a que esta accediendo hasta que veo el cuchillo de Demon caer en el pecho del General, justo al corazón, sin vacilar, sin tardar, veo como sus ojos se abre por completo y la sangre brota de su pecho a borbotones. Escucho el grito de Yusuf, noto como Tony lo detiene, lo agarra fuertemente, claramente estamos en desventaja, estamos rodeados por demonios y ángeles, es una batalla perdida. El cuerpo del General se desploma en el piso, se vuelve cenizas y veo como Lucifer se intenta levantar y extiende sus alas y se dispone a atacarlos, pero Marco vuelve a levantar una pistola, un revolver y dispara tres veces contra Lucifer haciendolo retroceder. 

-¡NOOOOOO! (grito con todas mis fuerzas, Hariel intenta detenerme, pero no lo consigue, me deshago de su agarre y mientras Marco, su hermano Daniel y Roziel desaparecen con todo su sequito yo corro hacia Lucifer con desesperación)

     Cuando estoy a punto de llegar a Lucifer él voltea de manera violenta, resbalo entre los escombros y quedo a sus pies, su imagen me impacta, su piel negra, sus ojos rojos sin alma, sin sentimiento, vacíos. Me levanto lentamente y quedo frente a él, a pocos pasos, me muestra sus dientes afilados, amenazandome. Levanto las manos y sigo caminando hacia él.

-Tyra... regresa acá... no entiendes... (escucho la voz de Hariel a mi espalda) un demonio en ese estado es peligroso... y mucho más tratandose de él... ni yo lo enfrentaría en esas circunstancias... 

-Yo no lo voy a enfrentar... (veo fijamente a Lucifer a los ojos) no estoy por eso... (doy un par de pasos más hacia él y noto como su mirada se queda fija en mí) Lucifer... ¿dónde estás? (sus ojos reflejan confusión) 

     Acerco mi mano hacia su mejilla, lentamente, pero sin miedo, antes de tocarlo sus manos me sujetan con fuerza por los brazos, encajando sus garras, siento como se clavan, perforando la tela, incajandose y desgarrando mi piel. Siento como la sangre empieza a brotar de mis brazos, cubriendo sus manos, su rostro aún muestra furia, odio, coraje, pero nada de eso detiene el camino de mi mano hacia su mejilla, cuando por fin lo consigo su mirada se suavisa y le sonrío. De inmediato noto algo de vida en su par de ojos, reflexión, conciencia. Ve sus manos y de inmediato me suelta y se aleja de mí, asustado. Siento como la presión de mis brazos se libera y la sangre escurre. Me ve con miedo y con angustia. veo como su piel empieza a recobrar su color al igual que sus ojos, intento acortar esa distancia.



Sathara

Editado: 18.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar