Desde mi cielo

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 21: Dance Macabre / Ghost

>>Desde los ojos de Florence<<

     Estamos a las afueras de la ciudad, nos adentramos en el bosque con el cuerpo de Tila en un ataúd, vamos todos en silencio. La manada de Brooke viene también, ella va cargando a un niño, sus cabellos son castaños como los de ella y sus ojos son verdes como su padre. Tiene escasos 5 años la criatura, veo como Dieter se coloca junto a ellos, Brooke tiene una linda familia, un hombre que la cuida y la ama, un niño hermoso, siento algo de celos, no sé si hubiera podido tener lo mismo con Lucifer, veo hacia mi derecha, van cargando el ataúd de Tila, un par de lobos, van atrás, en medio Yusuf y Sebastián, y al frente Hariel y Tony. Veo a Hariel, su mirada es dura, su rostro se ve inexpresivo, me duele sentir su indiferencia, veo tan lejano el hecho de poder formar una familia con él, no ahora que ya he desgastado ese amor que sentía por mí. Veo a Tony y noto el dolor en su rostro, todos vamos siguiendolos de cerca hasta que llegamos a la fosa que cavaron. 

     Depositan el ataúd con cuidado hasta que llega hasta el fondo, Brooke se muere de dolor, llora con fuerza mientras Dieter la sostiene con cuidado entre sus brazos, la consuela con cariño y dulzura mientras una mujer rubia carga al niño con cariño. Me acerco lentamente hacia Tony y me sujeto a su brazo, lo veo de reojo y noto como el dolor está completamente aferrado a su corazón.

-Te afectó más de lo que creí. (lo veo con curiosidad)

-Yo la quería... (voltea a verme con una sonrisa agridulce) me enamoré de ella cuando la conocí... se volvió mi mejor amiga y... Todo se dió tan maravillosamente bien, nos íbamos a casar, pero el Covenant me pidió que fuera yo quien eligiera a los inquisidores y me alejé de ella, me enfoqué en mi trabajo, me concentré en escogerlos bien de entre todos los humanos... La alejé de mí... La perdí... 

-Vaya.. Pero... Entonces... ¿Mi tatara abuelo...? (se acerca Brooke a Tony con curiosidad) 

-Ella siguió con su vida, conoció a su esposo, quien le dió la familia que yo nunca pude... La veía feliz, realizada como mujer y como bruja... No podía sentirme más feliz por ella... Pero nunca pude estar con otra mujer, ninguna era lo suficientemente buena para mí... Juré que la esperaría, juré que estaría para ella, dispuesto a renunciar a todo por tener una vida a su lado... Cuando murió su esposo fui el primero en plantarme frete a su puerta.. (toma un puño de tierra y se acerca a la fosa, lo deja caer lentamente) pero ella sabía lo importante que era para mí el trabajo con el Covenant... Y me prohibió dejarlo... 

-No sabía que trabajar para el Covenant estaba peleado con formar una familia... (al decirlo, instintivamente busco a Hariel, quien me ve fijamente con tristeza) 

-No te lo dicen explícitamente... Pero a los profetas de ese entonces no les agradaba la idea de que estuviera con ella... No querían a una bruja inmiscuida... Ni siquiera por que ella fue quien creó sus refugios, los protegió con hechizos... Nunca fue suficiente... Pero nos adaptamos... Prometimos que seríamos el uno del otro... Nos veíamos en secreto para entregarnos a nuestro amor y frente a los ojos de los demás nos comportabamos como viejos amigos.

     Cae hincado frente a su fosa que poco a poco empieza a quedar sepultada, las lágrimas corren por las mejillas de Tony. En verdad la amaba, jamás creí que Tony tuviera un amor secreto. Vi a Tila junto a él, pero nunca me imaginé que serían pareja. Entre Yusuf y Sebastián le ayudan a levantarse mientras Brooke deja flores junto con su hijo encima de la tierra que cubre a Tila. De repente volteo hacia atrás ya que siento una mirada penetrante, a quien veo es a Hariel, está viéndome fijamente con atención, mi corazón empieza a latir con más fuerza. Camino hacia él y cuando estoy a unos pasos noto como baja la mirada con pesar y tristeza. 

-Hariel... (acercó mis manos a las suyas que descansan en su regazo) no me gusta estar así contigo... (levanta su mirada triste hacia mí) 

-¿Y crees que a mí si? (sonríe melancólicamente) 

-He tomado una decisión... (clava sus ojos en los míos con miedo) cuando vayas al cielo, cuando reclames el lugar de tu papá... Quiero ir contigo...(lo veo suplicante) si es que todavía puedo acompañarte... (mis ojos se llenan de lágrimas mientras que los suyos se abren de par en par) 

-¿Hablas en serio? (una chispa de esperanza nace cuando veo una sonrisa y una mirada tierna en su rostro) 

-Si... Con todo lo que conlleva...(le sonrió pero las lágrimas no paran de salir de mis ojos) 

-Dejarás de ser un inquisidor... (me ve fijamente aún preocupado) 

-Que así sea... (Me acerco aún más dejando solo un par de centímetros entre él y yo) quiero ir contigo a donde tu vayas y tener una familia... 

     Él sonríe y me abraza mientras me da un beso en la frente, yo me aferro a su cintura con mis brazos, siento su calor y me reconforta. Toma mi rostro con ambas manos y me ve directamente a los ojos, noto como los suyos se tornan dorados, se acerca lentamente y junta sus labios con los míos en un beso profundo y dulce, recuerdo todo lo que ha significado para mí, todo lo que ha hecho por mí, las cosas que hemos pasado, como nuestro amor empezó a florecer. Cuando el beso termina apoya su frente en la mía y acaricia mi rostro. 



Sathara

Editado: 18.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar