Desde mi cielo

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 45: Ohne Dich / Rammstein

     Me quedo dormida en una silla a lado de Lucifer, supongo que toda la agitación del momento cayó sobre mí de golpe y no puedo combatir el cansancio. Solo pude bañarme y cambiarme de ropa después del funeral de Sebastián y Demon, ambos fueron quemados, como si de un funeral vikingo se tratará, espero que si muero también me hagan lo mismo, se ve genial y le da un toque diferente. Fuimos al terreno que alguna vez fue el palacio del Covenant, al regresar aquí, ya no tenia fuerzas, solo me cambié de ropa, fue para lo único que dió mi última pizca de fuerza. Después de un buen rato algo me hace abrir los ojos al mismo tiempo que bostezo con fuerza, cuando mi vista por fin enfoca veo a Lucifer que intenta incorporarse. Casi me caigo de la silla de la sorpresa, me acerco a él, me siento en la cama, él levanta su rostro hacia mí, lo tomo entre mis manos y lo beso mientras mis lágrimas caen por mis mejillas, siento como me envuelve en sus brazos y responde a mi beso con la misma intencidad y necesidad, nada más importa, simplemente me desconecto de todo absolutamente, hasta que el aire me empieza a faltar, me separo un poco de él y me pierdo en sus ojos rojos como el fuego, sonríe suavemente, noto sus ojeras enmarcando sus ojos, lo veo demacrado por el ataque, pero como si algo viniera a su cabeza de sorpresa me toma por los hombros y me ve fijamente.

-La niña... tienes que ir por la niña... (me dice asustado) ella dijo que iría por ella... ¿dónde está? (sus palabras me dejan pasmada, congelada)

-¿Alessa? ¡¿por qué?! (lo veo fijamente mientras me sujeto a sus brazos para no perder el autocontrol)

-Es la reencarnación de Alexiel... Florence lo sabe... dijo que no permitiría que sufriera la misma historia, que la mataría... (sus palabras me llenan de angustia, a pasado un día desde que habló con ella, tengo que ir a buscarla)

-Tengo que ir por la niña... (me levanto y lo veo intentando separarse de la cama, pero aún está mal herido, me acerco a él y lo dentengo)

-Te acompañaré... 

-Claro que no... estás herido... es peligroso... descansa... yo iré... (me ve fijamente con miedo, en ese momento pasa Hariel por la puerta que estaba abierta y nos ve fijamente)

-¿Todo bien? (nos ve con precaución)

-Si, nada que te interese... (le habla de forma grosera Lucifer)

-Lucifer... tienes que quedarte aquí... (me alejo un poco de él y volteo hacia Hariel) Florence le dijo a Lucifer que mataría a Alessa... (Hariel ve la preocupación en mi rostro y de inmediato su mano viaja hacia el cinturón que ata su espada a su espalda)

-¿Sabes donde está la niña? (me pregunta preocupado Hariel)

-Si... se donde está... también está con ella Monet... (lo veo fijamente, suplicante)

-Bien... vamos... (dice Hariel caminando por el pasillo, yo regreso mi vista hacia Lucifer, camino hacia él lentamente, noto como su mirada se queda clavada justo en donde estaba Hariel hace un momento)

-Lucifer... (pronuncio su nombre mientras me hinco frente a él, mueve su mirada hacia mí y cambia el odio por miedo, pero... ¿miedo a qué?) tienes que descansar... no... te puedo perder... ¿entiendes? (mi voz se quiebra en cuando las palabras salen de mi boca) no te puedo perder... no te quiero perder... ¿entiendes? (recargo mi frente en su rodilla y siento como su mano acaricia mi cabello con termura) no sabes el miedo que me dió verte mal herido... jamás había sentido un miedo así... si algo te pasa... no sé lo que haría... (levanta mi rostro hacia él, se agacha un poco y me besa suavemente con ternura) 

-Ve por la niña... (asiento con la cabeza mientras nuestros rostros aún están lo suficientemente cerca, me termino de levantar y toma mi mano con cuidado) en verdad... cuidate... (clava sus ojos en los míos) sé que ese perro de Hariel daría su vida por tí... se nota... (noto la molestia que tenía hace rato) pero... aún así... no es infalible... (me acerco de nuevo a él, me abraza por la cintura y recarga su cabeza en mi pecho)

-¿Puedes escuchar mi corazón? (le pregunto mientras acaricio su cabello) bueno... pues solo late por ti... siempre ha sido así... siempre lo será... (beso su cabeza y me separo lentamente hasta que nuestras manos se desunen y yo salgo por la puerta hacia el pasillo)

     Reviso que traiga la predestinador, cuando llego a la oficina de Tony veo a los hechiceros reunidos alrededor de la mesa de billar, están concentrados haciendo no sé que cosa. Volteo hacia Tony quien está sentado en el escritorio y los ve también fijamente. 

-Están intentando localizar a Roziel... (me dice Tony sin voltear si quiera a verme) Hariel te espera allá afuera... 

-Bien... espero no tardar... (camino hacia la puerta hasta que la voz de Tony vuelve a hacerse presente)



Sathara

Editado: 18.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar