Desde mi Ventana

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2

No puedo creer que lloviera de esta manera.

Se supone que estamos a mitad del verano, la lluvia de anoche está fuera de lugar. Y lo peor de todo es que la maldita deshizo todo mi arduo trabajo en el jardín de mi casa.

Dioses, tardé horas plantando todo esto.

Con un gruñido, tomo mis herramientas de jardinería y me dejo caer en el suelo húmedo y rocoso. Necesito arreglar este desastre.

Mi cuerpo protesta y mis ojos intentan cerrarse, no ayuda que esté haciendo un sol terrible. ¿Cómo incluso llovió anoche? Si no hubiera sido porque vi el inicio de la lluvia, esta madrugada que regresaba del trabajo, juro que pensaría que alguien vino con una manguera de presión y destruyó mi jardín.

—Todo está destruido. Jodida lluvia y su inoportuna caída —refunfuño arrancando los tulipanes destruidos y las margaritas.

Organizo nuevamente el camino de tulipanes y las macetas con las Amapolas y los Nomeolvides. Es bueno que tenga algunas de ellas en mi garaje y no en la floristería. Me hubiera tocado ir hasta mi local y regresar con las nuevas flores.

Ahogo un bostezo y continúo refunfuñando sobre el clima, y como las nubes podían meterse su lluvia por donde no les diera la luz del sol, cuando una sombra me cubre.

—Mira Jenny, será mejor que entres tu feo culo porque no estoy de humor para tu mierda. Además, la puñalada rastrera de ayer en mi cuar… —Me congeló cuando mis ojos se elevan y se encuentran con los iris verdes de mi vecino—, oh, mierda. Lo siento.

No me levanto, no puedo hacerlo. Cada vez que esos ojos se detienen en mí, me paralizo. Es como cuando la serpiente muerde al roedor, el veneno entra y ya la pobre presa no puede correr lejos. Así me pasa con este hombre, siempre que me ve, me aterro. Lo cual es ridículo, yo soy la persona más extrovertida, confiada y social del mundo. Mi hermana dice que soy más saludable que un AlkaSeltzer. Y no exagera.

—V-vecino —balbuceo. Sí, me vuelvo una idiota cuando tengo miedo—. ¿N-necesita a-algo?

Me levanto torpemente y sacudo la tierra en mis pantalones cortos. Pablo continua mirándome, sin decir una sola palabra. Mis ojos van hasta la cicatriz de su mejilla y una roca de pesar se instala en mi estómago.

—¿Nombre? —gruñe mi vecino. Es la primera vez que se dirige a mí, que realmente me habla —o gruñe—, lo que sea.

—S-susana. —Sus ojos se estrechan y su boca se frunce sólo un poco. ¿Se está riendo o está molesto?

—No tú, la flores —dice, señalando las alstroemerias que tengo sembradas en macetas que adornan las columnas de mi hermosa casa de una planta.

—Oh. —Mis mejillas se colorean y maldigo internamente al universo por esta penosa situación—. Son alstroemerias.

—¿Las vendes en tu floristería? —Mis cejas se levantan hasta el nacimiento de mi cabello.

¿Cómo sabe que tengo una floristería?

—Sí —respondo. Por el rabillo de mi ojo veo a Jenny bajar de su auto. Maldigo nuevamente al cielo por sus impertinencias.

—Bien.

Se vuelve sin decir una palabra más y me deja en mi jardín estupefacta.

¿En serio acaba de pasar esto?

—¿Qué quería el cara de limón?

Sí, sí pasó.

—No lo sé exactamente. Preguntó por las flores.

Mi hermana me mira y se encoje de hombros. —El hombre de por sí es raro, tal vez es uno de sus episodios. ¡Oh mi Dios! ¿Y si regresa en la noche y te asesina?

—¡Jenny! No me asustes de esa manera.

—No puedo evitarlo, es divertido.

—Tonta —grito y le arrojo un poco de tierra que recojo del suelo.

—¡Susana Cruz! ¡Vas a morir por eso! —Toma un poco de tierra y la arroja a mí.

Intento esquivarla pero me alcanza, río fuertemente y grito—: Tú me la debes, zorra.

Pronto, ambas estamos correteándonos por el jardín y arrojándonos tierra, Jenny tropieza con la regadera y cae; aprovecho y me abalanzo sobre ella, subiendo y arrojando tierra en su cabello.

—¡Susana no! —grita riéndose.

—Di que soy la reina del infinito —ordeno, recordando nuestros juegos de niñas.

—Ni muerta, yo lo soy. —Me empuja y trata de hacer lo mismo conmigo, pero gateo por el suelo y me alejo.



Maleja Arenas

Editado: 14.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar