Desde mi Ventana

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 25

—Debes colocar la tierra de esta manera —indico y recibo un resoplido a cambio.

—Eso intento, pero se sale por este lado.

—Estás presionando mucho, hazlo suave, la tierra está seca.

Pablo levanta sus ojos hacia mí y me regala un puchero.

¡Un puchero!

—No entiendo por qué razón accedí a ayudarles en esto. Este sombrero es ridículo —gruñe y muerdo mi labio para no reírme de él.

—Vamos papá, es divertido y relajante. —Marcela se acerca y besa la mejilla de su padre—. Además, nuestro jardín, gracias a tu ayuda, quedará hermoso.

—Ajam, y no vale entonces la ayuda de nosotros —protesta Saúl, secundado por Claudia que asiente y resopla—. Pero mi sobrinita tiene razón, es divertido verte con ese cursi sombrero, en el suelo, lleno de tierra y peleando con unas flores. —Pablo bufa, enviándole una mirada de muerte a su hermano, Claudia agacha su mirada para no reír,  Edith niega con la cabeza y ríe y Saúl se encoje de hombros—. Sólo digo la verdad.

—Cállate, antes de que te haga comer tierra.

—Bien, que geniesito el tuyo, hermanito.

Muerdo mi mejilla y dejo caer mi cabeza para que Pablo no vea mi diversión. Samanta viene corriendo hacia nosotros y se lanza sobre la espalda de su padre.

—¡Arre caballo! —grita. Pablo se ríe y empieza a moverse como si fuera un corcel salvaje—. ¡Sí!

Nos reímos y al cabo de unos momentos, regresamos a nuestras tareas en el jardín de Pablo. Todos ponemos de nuestro empeño para que quede bien hecho. Empezamos el trabajo entre las niñas, Edith, y yo. Pero cuando Pablo regresó del trabajo y nos vio a las cuatro trabajando fuertemente, no se pudo resistir a ayudarnos. El caballero en él no permitiría vernos sudando por el sol y el esfuerzo y él sentado sólo observando. Le presté uno de mis “cursis” sombreros, guantes rojos y nos pusimos manos a la obra. Un rato después, Claudia y Saúl se unieron a nosotros.

Cuando el trabajo está terminado, tomamos un merecido descanso y nos sentamos alrededor de la piscina para refrescarnos y tomar el sol. Pablo juega con sus hijas y yo dejo que el sol broncee mi piel.

—Es bueno ver este lado de mi hermano más seguido —susurra Claudia al acercarse a mí. La miro y le sonrío—. Lo haces feliz Susana, ya no permanece con el ceño fruncido todo el tiempo.

Con las mejillas sonrojadas, respondo—: Él también me hace feliz a mí.

—Desde que te vi llegar supe que eras diferente. Mi hermano no dejó de mirarte a través de la ventana mientras mudabas tus cosas. Lo dejaste impactado cuando le gritabas a tu hermana y peleabas con el chico que dejó caer tu sofá.

El rubor de mis mejillas aumenta, al recordar el día de la mudanza y lo loca que estaba porque mis preciosas cosas no eran tratadas con delicadeza.

—Ay no, ¿me vio ese día?

—Desde ese día te estuvo observando. Saúl y yo nos burlábamos de él, siempre intentaba salir al mismo tiempo que tú, o estar en el patio de juegos a las cuatro en punto. —Suelta unas risitas, llamando la atención de todos hacia nosotras, me sonrojo más ante la atenta mirada de Pablo—. Ha sido adorable ver como el oso gruñón se desvivía por poder obtener un vistazo de la dulce y asustadiza vecina.

—¿De qué hablan? —pregunta Saúl, sentándose al lado de su hermana.

—De como Pablo acechaba a Susana.

—Oh sí, buenos tiempos —dice, como si eso no hubiera sido hace unas pocas semanas.

—Que malos son —bromeo.

—¿Malos?, ya era hora de que mi hermano dejara esa mueca en su cara. A veces, nosotros éramos quienes impulsábamos su lado acosador.

Frunzo el ceño y Claudia se adelanta a explicar lo que quiso decir su hermano.

—Los tres estábamos un poco pendientes de ti, y cuando veíamos que salías o entrabas a casa, bueno, digamos que le decíamos a Pablo para que empezara a acecharte. Era divertido verlo en ese  papel de enamorado no correspondido.

—Fue bueno que te mudaras al lado. Somos afortunados.

—Gracias, Saúl —respondo con una sonrisa.

—Pero, no vuelvas a organizar una expedición al jardín. Detesto tener tierra sobre mí. Necesito salir y recobrar mi hombría, plantar flores ha marchitado mi alfa interior.

—¿Qué propones? —Lo miro con una ceja levantada, intentado no reír de sus ocurrencias.



Maleja Arenas

Editado: 14.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar