Destino o Casualidad

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3

Hoy era el gran día, me preparaba para salir rumbo al hospital. Y se me iba a hacer tarde sino me apresuraba.

-Ya tengo todo listo- me digo  mi misma, tomando la llaves. Salgo lo mas rápido posible y tomo un taxi que me deja en frente del hospital.

-Gracias- le digo al chofer cancelando la carrera. Y me bajo camino lo mas rápido a la recepción y me doy cuenta que ahí esta Elena con un hombre que al parecer es un doctor, ella al verme se despide y se dirige a mi.

- Llegando tarde el primer día, eh- dice mi amiga.

- No es tarde, si he llegado 10 minutos antes de la hora- digo para justificarme.

- Buenos tardes chicas- dice Judith a nuestro lado.

- Buenas tardes- respondemos las dos al unisono.

- Acabas de llegar- dice Judith dirigiéndose a mi.

-Si así es.

- Bueno ve a firmar para que te entreguen tu gafete, te espero en el piso 4 vale.

- Esta bien, en seguida voy- ella se aleja de mi y yo me dirijo a mi amiga- que tal tu primer día.

-Estuvo bien, algo aburrido para mi gusto pero bien, de hecho yasho a firmar para entregar turno.

-A bueno vamos y así firmo para recibirlo- le digo entre risas.

Elena se marcho y a mi me dieron mi gafete. Estaba colocandomelo cuando alguien choca conmigo y no se disculpo.

- ¡Oye! Ten mas cuidado- pero no recibí respuesta, de hecho ni me miro.

-Que grosero- pero tampoco tuve respuesta, valla día me espera hoy pensé. Subí al piso 4 y Judith me estaba esperando.

- Bien llegaste, vamos que tienes que conocer al doctor Bennett- me guió hasta una oficina, la cual supuse que era de el, pero dentro na había nadie.

-Espera aquí- dice judith- el doctor salio un momento, no debe tardar en venir.

-Esta bien- le contesto y espero sola en aquella oficina. La verdad es que era muy grande, tenia un escritorio muy hermoso y una silla que se veía muy cómodo, una estantería con muchos libros de medicina y además había una puerta, me pregunto que habrá dentro. De un momento a otro sacandome de mis pensamientos, alguien entra diciendo:

-Buenos días.

-Buenos dias - respondo girando y de repente me quedo en shock, era la misma persona que chocó conmigo y que yo llame grosero, tragame tierra y escupeme en otro lado pensé.  Lo único que hice fue mirar al suelo mientras el tomaba asiento.

-Por lo que veo eres extranjera- lo dice como si estuviera pensando algo- debes ser la nueva pasante de enfermería no es así- dice con un tono de voz nada conciliador.

- Si así es- le respondo alzando la mirada y lo que me encuentro es un par de ojos azules mirándome. Dios que hombre pienso nada más verlo, sus ojos eran azules pero un azul que cuando lo mirabas te perdías en ellos no eran ni tan claros ni tan oscuros, era la combinación perfecta, nariz perfilada, sus labios eran muy tentadores no eran ni finos ni tan gruesos, el color de su cabello era rubio y su cuerpo o Dios su cuerpo era espectacular se notaba que lo trabajaba en un gimnasio la espalada ancha, sus brazos definidos la perfección personificada.

-Bueno espero que estés muy bien prepara porque no tolero ningún error, ¿entendido?.- Dice todo serionsin un ápice de broma.

- Si, entiendo.

- Sigueme- pide y no dudo en obedecer, siento una sensación extraña que incluso mis piernas flaquean, no se si es por la belleza de es hombre o por lo oponente que es cuando dice algo- como ya debes saber esta área es muy delicada y debe tratarse con mucho cuidado. Cada paciente tiene una tabla con los cuidados que se le deben realizar, pero eso tu ya lo debes de saber.

- Si así es.

- Continuando en estado de coma se encuentran 5 pacientes, conscientes 5 más, si están aquí es porque están en constantes chequeos, cosa que tu también deberas estar pendiente- este hombre es demasiado serio pense- además no debes olvidar que de vez en cuando tu estarás en el área de urgencias si así se requiere, ¿entendo?.

-Por supuesto- respondonsin nada más que decir, el me deja sin palabras.

- Y otra cosa- dice deteniéndose y mirándome a los ojos- no hagas eso que me derrito- trata de que tus respuestas nonsean tan simples, los familiares necesitan mas que respuestas concretas. ¿Entendido?- me dejo sin habla pero como toda una profesional le respondí:

- Si entendí, estoy al tanto de todo lo que usted me esta informando, le aseguró que pondré todo lo que este a mi alcance para ,que no tenga ninguna queja de mí- dije lo mas segura que pude, ya que el me ponía muy nerviosa.

-Mucho mejor- respondió tomando su camino- es hora de que empieces a trabajar- me dijo antes de volver a su oficina. 

-Valla- eso fue lo que dije cuando lo perdí de vista, esto no va a ser tan fácil como creí pensé antes de empezar a realizar mi trabajo.

 



MariG

Editado: 01.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar