Desvanecidos

Tamaño de fuente: - +

capítulo 7:"Él no va a volver"

Me desperté, me bañe, me arregle un poco, me coloque unas gafas de sol para ocultar mis ojeras, tome mi desayuno y me puse unos vaqueros con un buzo gris debajo una remera blanca para la universidad. Me subí a mi auto y conduje hasta allí.


Llegue y lo único que podría observar en el salón de clases era el asiento vació de Gabriel, mi cabeza durante el día se dirigida a la dirección de este. No podía evitarlo, pero sentía algo raro, un vació en mi corazón, sentía que una parte de mi faltaba y que él la completaba. Los días pasaban y el no venía, una y otra vez su lugar vació. No había rastro, no había noticias, solo soledad y tristeza que provocaba en mi.


Las clases siguieron normales tal y como siempre, a nadie le importo la muerte de uno más de nuestros compañeros, nadie quiere saber ¿cómo murió? o ¿cuáles fueron las razones? solo piensan en ellos mismos,y eso que esto solo es el comienzo.

Se implementó el toque de queda después de lo ocurrido y solo podemos estar afuera hasta las 7:30 pm, después a sus respectivas casas, aunque ahí es la parte donde más reglas aparecen, porque tampoco nos permiten en esa hora: líneas telefónicas, celulares, computadoras y todo lo que tenga que ver con tecnología. Todo para no tener comunicación con los "vampiros", sí cosas locas que solo se le ocurren a la gente y yo también por creer que Gabriel podía ser un vampiro, pero a veces mi cabeza necesita un descanso para poder pensar en claro.

Camino, camino y camino, llegó al patio, busco mi comida y me siento en unas de las mesas que está junto a la de Sasha y Sheila, una compañera. Una vez en ella, comienzo a comer mi ensalada. Por lo que veo mis compañeras no notan que me encuentro en el mismo sitio, esta tan interesante la conversación, que me encanta escucharlas y que me ignoren. 

Unas manos suaves y cálidas tocan mi hombro, tengo la esperanza de que él...

-¿este lugar está ocupado? ¿Puedo sentarme?-dice un chico bastante joven, de ojos verdes, rubio y alto. Creo que lo conozco.

-sí puedes sentarte, ¿tú eres Julián cierto?

-sí, pero puedes llamarme lían.

-ok, ¿y que te trae por aquí?

-emm...bueno veras, estoy con el caso de Nick, el chico que fue asesinado y quería saber si tal vez esta tarde tenías algún tiempo libre como para ayudarme a investigar esto. Además me serviría que puedas contarme toda información que sepas o algo que hayas visto,todo lo que puedas aportar cuenta mucho. tu eras su compañera de curso ¿cierto? ,entonces eso es lo que me interesa.

-bueno...tengo que ver, porque hay toque de queda para todos,incluyendote,las investigaciones llegan a durar más de dos dias,semanas hasta meses,nos llevaría mucho tiempo. Y No te veo cara de que seas una persona de la cual me pueda de fiar.

-no importa todo está bien, yo iré contigo a la salida de la escuela a tu casa y de ahí iremos a otro lugar a saber algo.

-...-me quedé en silencio,todo lo que dije pareció no importarle.

-entonces te veré cuando toque el último timbre en la parada de autobuses- dijo y luego se retiró.

Al final del día, tal y como lo había dicho Julián, fui ahí. Se que no tendría que estar haciendo esto,pero el chico se nota que quiere encontrar al culpable.

-¿vamos?

-¿sí?- contesté

Llegamos a mi casa, le ofrecí algo de beber, pero unos minutos más tarde su comportamiento era raro, parecía un loco oliendo mi casa y la observaba muy detalladamente.

-¿estás bien? ¿Necesitas algo? ¿Qué haces?-pregunté histérica.

-Hemm (carraspeo), estoy viendo y rastreando un posible olor a vampiro. Ten cuidado con quien te juntas, no son fáciles de reconocer y tampoco todos son iguales, no todos los vampiros son como piensas. Ellos matan por diversión y para satisfacer sus necesidades, aparentan ser algo que no es. Primero entran a tu vida siendo amables queriendo compartir su amistad,alimentandote,cuidándote y muchas otras cosas,así como ni hablar de sus pieles hermosas y pálidas,pero en fin cuando menos te lo esperas, atacan, y te das cuenta que son unos monstruos ocultos que provienen de las oscuridades.

-yo no creo que sean así...

-pues mira créelo que son así.

-...

-¡ya es hora, tenemos que irnos!

-¿a donde?

-¡ya lo veras!



India Luna

#703 en Thriller
#313 en Suspenso
#1521 en Fantasía
#771 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, suspenso misterio

Editado: 10.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar