Detrás del antifaz

Tamaño de fuente: - +

Al descubierto.

Me encontraba en la habitación de invitados que Igor me habia asignado. Si bien habia dormido con él estas dos noches, ahora que teníamos que prepararnos para la fiesta de cumpleaños de mi madre, decidimos hacerlo en habitaciones separadas para estar más cómodos.

Mientras terminaba de retocar mi maquillaje, cuidando de no dañar mi peinado, recordé la maravillosa noche que habia pasado junto a Noah. Después de que me contara la verdad y me confesara sus sentimientos, yo confesé lo que sentía por él y le dije que pronto le confesaría mi secreto, quería decírselo después de la gala de hoy. Nos habíamos entregado a la pasión y llegue a la casa muy temprano por la mañana ya que insistió en que durmiéramos juntos. No pude evitar el suspiro que salió de mí, lo que sentía por Noah era cada vez más profundo y tenía el presentimiento de que me iba a terminar lastimada.

Un suave golpe en la puerta hizo que saliera de mis pensamientos y luego de dar mi consentimiento para que pasaran, volví a fijar la vista a mi reflejo para dar terminar de colocarme el labial.

 -Luces preciosa - La voz en la puerta me hizo sonreír pero no hacía falta que me volteara para saber a quién le pertenecía.- Sin ánimo de apurarte Nella, debemos salir en unos minutos. ¿Necesitas ayuda con el vestido?

Al darme la vuelta, vi a un Igor envuelto en un traje de tres piezas color obispo que sabía que combinaba con su máscara veneciana y le quedaba realmente pintado a su trabajado cuerpo. A veces, por las noches cuando sufría por amor, me enojaba con cupido por no haber dirigido mi flecha a Igor, y viceversa. Todo el mundo opinaba que seriamos la pareja perfecta, incluso nosotros mismos, pero éramos como hermanos y dudaba que eso cambiara en algún momento.

Con una sonrisa, me quite la bata que cubría mi cuerpo y en ropa interior de encaje me dirigí hacia la cama donde descansaba mi vestido bien acomodado.

-Es increíblemente hermoso amiga, excelente elección, el borravino es tu color.- Dijo Igor detrás de mí dejando un beso en mi hombro desnudo.

-Somos el reflejo de la perfección, querido amigo.- dije sarcástica.-Vamos, ayúdame a ponerme esto y el antifaz. No podemos llegar tarde.

 

Diez minutos y muchas risas después ya estábamos en el auto hacia mi casa. En el camino pasamos a buscar a las chicas porque como era tradición llegábamos todos juntos. El parque de la mansión Katsaros estaba decorado con rosas de todos los colores posibles y luces que el daban un aspecto mágico, la mascarada anual de mi madre era esperado por todos sus invitados y año tras año superaba las expectativas. Tenía estrictas reglas de vestimenta: Los hombres debían llevar trajes de tres piezas y las mujeres vestidos armados; ¿La regla numero uno? Todos los que asistieran, debían portar un antifaz que ocultara parcialmente su identidad o no podían ingresar.

Cuando llegamos a la entrada, con ayuda de algunos asistentes descendimos del auto y me detuve a observarnos un momento, Greta llevaba un vestido de dos piezas salmón decorado con pétalos, Amunet tenía puesto un vestido de un solo hombro violeta esfumado con celeste y lila, y Brina llevaba un vestido negro muy sensual. Todos armados al igual que el mío, todos distintos pero en un tipo de sintonía extraña.

En cuanto pusimos un pie dentro del salón, fue como transportarnos a un baile de la realeza. Ya estaba bastante lleno de gente, pero eso no impidió que todas las miradas se fijaran en nosotros, ni que varios fotógrafos corrieran a hacer su trabajo.  Como era costumbre, Igor se posiciono entre Greta y yo y los cinco posamos como si hubiéramos nacido para esto.

-Sonrían una vez más por favor.- dijo el joven y atractivo fotógrafo.

Y así lo hicimos, por unos minutos más hasta que se terminó la tortura, nos miramos y decidimos que esta noche necesitaríamos más alcohol del habitual.

 

*Zafiro*

Las chicas y yo estábamos en la habitación que los anfitriones nos habían asignado, terminando de alistarnos para nuestra presentación. Hades y Thanos, estaban corroborando que todo estuviera en orden para poder comenzar.

Hoy todo era más formal, llevábamos vestidos armados y máscaras que cubrían nuestra cara en su totalidad idénticos pero con los colores de nuestros nombres artísticos: azul, rojo, verde y violeta. Ninguna decía una palabra y el ambiente estaba tenso. Notaba a Jade más extraña que de costumbre, según Hades no iba a venir hoy y cuando le dijimos que habia venido con nosotras no pudo disimular su asombro y confusión. Mi prima hacia pequeñas muecas de dolor y parecía perdida en sus pensamientos pero todas las veces que le pregunte, respondió solo estaba cansada.

-Es hora.- la voz de Hades se hizo presente y todas salimos de la habitación.

Las luces de toda la casa estaban tenues pero eso no impidió que viera la cara con la que Hades miraba a Jade, luego tendría que averiguar que estaba pasando entre ellos. Discretamente bajamos las escaleras y no pude evitar admirar nuevamente la decoración y los invitados de la fiesta, todo era excesivamente ostentoso y perfecto. Cuando llegamos al escenario, el presentador pidió silencio y nos ayudó a subir para dar comienzo a nuestro show. Esta vez, Greta y yo comenzábamos arriba del escenario y los demás iban a hacer la performance entre la gente. Cuando la música de Rigth There de Ariana Grande comenzó a sonar, cerré los ojos y deje que mi voz fluyera. Pasadas cinco canciones, la sala ya estaba demasiado animada y decidimos que era hora del show final.



ChicadePapel

#425 en Joven Adulto
#213 en Thriller
#83 en Suspenso

En el texto hay: traicion, desamor y amor, familia y amigos

Editado: 22.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar