Detrás del antifaz

Tamaño de fuente: - +

Las cartas de Brina. (Parte II)

*Noah*

Miraba a un punto fijo sobre el hombro de Nella tratando de disimular la sorpresa que me habia llevado al leer la carta. ¿Cómo Kellian habia sido capaz de llegar tan lejos? ¿En que se habia convertido mi mejor amigo? De Ian no me sorprendía, aunque eso no hacía que el impacto fuera menor. Nella lloraba de manera silenciosa mientras miraba detenidamente cada cosa que habia dentro de la caja apoyada en mi pecho y por algún motivo eso me daba paz. Sobre la cama habia sobres de diferentes colores, cada uno dirigido a una persona diferente, la única que tenía varios era Nella y todos eran azules. También habia cajas asignadas a varias personas que coincidían con los colores de los sobres, lo que demostraba que no habia sido algo de último minuto, que lo habia planeado hacía ya un tiempo y solo le faltaba un paso para tomar una decisión. Y la noche anterior la habían empujado a darlo.

-Esta carta tiene tu nombre.- La voz enronquecida de Nella hizo que guiara mi mirada a ella. Se habia dado media vuelta y sostenía un sobre color violeta que tenía mi nombre escrito en una pulcra letra cursiva.-Léela tranquilo, necesito darme un baño.

Dejo un pequeño beso sobre mis labios y poniéndose de pie lentamente se dirigió al baño de la habitación. Me preocupaba, no iba a negarlo pero tampoco a admitirlo. Cuando escuche que se abrió la ducha, apoye mi espalda en el respaldo de la cama y abrí el sobre.

Noah:

Tal vez te sorprenda que haya una carta para ti también, y sinceramente no lo tenía planeado (cambios de última hora, ya sabes).

No me voy a extender porque estoy segura de que mi prima te eligió como compañero de lectura y te has enterado de lo que sucedió. No te voy a pedir que enjuicies a tu mejor amigo, porque no me corresponde (ni interesa), pero si te voy a pedir otra cosa:

No lastimes a Nella. Sé que sientes algo por ella, lo veo en tus ojos cuando la miras pero no estoy segura de que estés listo para aceptarlo y ella va a necesitar mucho apoyo desde ahora.

Conozco el porqué de la boda y tu plan para llevarla a cabo, piénsalo bien. No la condenes a una vida donde la incertidumbre sobre tus sentimientos los acompañe a cada paso y las mentiras estén presentes en su historia, ella necesita alguien que tenga la certeza de que la ama, alguien sincero. Si estás dispuesto a aceptar lo que sientes y a luchar por ella, tienes mi bendición, pelea por su amor que te aseguro vale la pena.

Una cosa más, protégela. El peligro está más cerca de lo que ella puede ver e incluso camuflado. Kellian e Ian no lo hicieron solos, y este último es peor de lo que parece.

Te encargo a la persona que fue como mi hermana desde que tengo memoria, amala o déjala ir Noah.

Cuídate tú también, y se feliz. (Sé que te lo mereces).

Brina.

Mi carta era considerable más corta que las que ya habia leído pero no menos significativa. Por primera vez desde que la conocí, comprendí que detrás de esa niña rica con cabello naranja habia una persona muy observadora y perceptiva, nadie en mucho tiempo habia descripto mis sentimientos tan claramente, ni siquiera yo mismo. Habia logrado mover algo en mí, pero no quería detenerme a pensar en ello. Guarde la carta nuevamente en el sobre y lo deje en el cajón de mi mesita de luz justo en el momento en el que Nella salía del baño envuelta en una de mis toallas negras.

Su mirada se clavó en la mía y la atracción que hay entre los dos hizo acto de presencia. Dejo caer la toalla y su hermosa figura quedo al descubierto idiotizándome, era perfecta y adoraba cada parte de su cuerpo. Se acercó de manera sensual a la cama y trepo en ella para dirigirse a mí, sus ojos mostraban el dolor por la pérdida de su prima y algo más que no estaba seguro de querer analizar. Cuando llego a mí, se subió a mi regazo y susurro cerca de mis labios:

-Hazme olvidar de este maldito día Noah.

Y yo no era quien para negarme a su pedido. 

 

*Nella*

Habia visto el amanecer desde la ventana del cuarto de Noah, amanecer que ahora se habia convertido en un día de pleno sol que contrastaba completamente con mi humor.

Levemente me di vuelta y fije mi vista en la cama donde mi chico dormía plácidamente. Hacer el amor con el habia logrado calmar mi tristeza por unas horas, pero ahora habia vuelto de una manera arrolladora. Habia recibido un mensaje de mi padre informando que el funeral se celebraría a las tres de la tarde en “El jardín del Edén”: Una reconocida casona donde se despedía a la gente de alto estrato social. Lo único bueno que tenía el lugar, era el enorme parque donde pensaba pasar gran parte del velorio. Mire la carta que tenía en la mano, “Para Nella. Leer antes de mi falsa despedida.” Sonreí inconscientemente, Brina anteponía el “Falso” a todo evento a donde asistiera la gente de nuestro círculo, siempre festejaba dos veces los eventos importantes de su vida: en sociedad a toda máquina, y con nosotros de una manera privada y relajada. Con cuidado la abrí y echando un último vistazo a Noah comencé a leerla:



ChicadePapel

#478 en Joven Adulto
#247 en Thriller
#103 en Suspenso

En el texto hay: traicion, desamor y amor, familia y amigos

Editado: 22.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar