Detrás de Cámaras

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7. El efecto Rosie.

Taehyung.

Estaba acostado en mi cama con la cámara frente a mí, observando las fotografías que le había tomado a Mery el día de la sesión, de eso ya hace un par de semanas, pero me gusta verla.

Ella es la chica más hermosa que he conocido en un largo tiempo, todo en ella me cautiva, hasta ese aspecto frío me enloquece, me atrae de una manera que no creí posible, es como si estuviera hechizado.

Me detuve en una fotografía, donde ella estaba sonriendo, hice lo mismo al verla. ¿Es posible enamorarse con sólo ver una sonrisa? Si lo creo, porque al verla, siento que caigo más y más por ella.

Tengo ganas de ir y decirle lo mucho que me gusta todo de ella, pero siento que es capaz de alejarse de mí si lo hago. Acercarme a ella es como caminar en un campo de minas, si no sé dónde pisó, explotaré, y no quiero eso.

Suspiré frustrado, dejando la cámara a un lado. ¿Cómo puedo demostrarle que me gusta sin asustarla? ¿Cómo puedo tener esa ternura y calidez que veo, cada vez que esta con Rosie? ¿Cómo fue que tuve envidia de una pequeña niña, que apuesto recibe un millón de esas sonrisas en el día?

–¡Pequeño Tae! ¿Estas ocupado? –preguntó Any desde el marco de mi puerta, sacándome de mi miseria.

–No, ¿qué sucede? –pregunté, sentándome en la cama.

–Ah, veo que estabas entretenido viendo a Meredith –mencionó, señalando la cámara en la cama.

–No la he visto en dos días y siento que estoy enloqueciendo.

–Wow, sí que te gusta mucho.

–¿Por qué negaría eso? Es obvio para todos. Desde la primera vez que la vi, me gustó muchísimo.

–Sí, lo sé por esas miraditas que le das. Nunca pensé que tendrías esa mirada tan intensa, me impresioné cuando la vi por primera vez.

–Lo siento, no puedo evitarlo. Cuando la veo, quiero grabar cada parte de ella en mi mente –confesé abatido, dejando caer mi cabeza en su regazo.

De inmediato comenzó a acariciar mi cabello. Sonreí agradecido. Adoro cuando hace eso, me hace sentir en calma. Sus caricias son muy suaves y tiernas.

Desde que conocí a Any, me agrado muchísimo y no dude en hacerla mi mejor amiga. Hace mucho que no tenía una mejor amiga, y ella era ideal, me comprende muy bien, como si fuera mi hermana.

JungKook constantemente dice que nosotros dos juntos somos un peligro para todos y nosotros mismos. No sé a qué se refiere con eso, pero creo que son sus celos hablando.

JungKook es muy celoso cuando se trata de las personas más cercanas a él, y con Any es mucho más celoso, la cuida demasiado, por eso no dudo del amor de él hacia ella y al revés.

–No te culpo de esas miradas, la chica es muy hermosa, cualquiera caería rendido a sus pies –aseguró Any.

–Lo sé. Quisiera saber cómo conquistarla, pero estoy seco de ideas, no se me ocurre nada donde el escenario final no sea que ella me golpeé.

–En ese caso, soy tu salvación de nuevo.

–¿Eh? ¿A qué te refieres con eso? –pregunté, girándola a ver.

–La señorita fría me ha pedido con mucha incomodidad, que pasé por su hermana a su clase de ballet. Hoy sale temprano, lo olvidó por completo, luego de aceptar un trabajo a la misma hora.

–¿Vas a ir por Rosie?

–Sí, no es la primera vez que lo hago, pero quería saber si quieres venir conmigo.

–¿Qué hay de JungKook? ¿No lo invitaste a él?

–No, él se fue con Jimin y Hobi a no sé dónde, a hacer no sé qué, así que vine a ver si estabas libre para ir por la pequeña, pensé que adorarías esta oportunidad.

–¿Bromeas? ¡La adoro! –exclamé, lanzándome hacia ella y besándola en la mejilla.

–De acuerdo. Vámonos entonces, para llegar a tiempo a la salida.

–Sí –contesté, levantándome y yendo por una mascarilla y gorra.

Esa pequeña niña es muy adorable, divertida y dulce, me hace imaginarme a Mery cuando era una niña. Tal vez Rosie pueda ayudarme a acercarme a Mery, seria de mucha ayuda para demostrarle cuanto me gusta.

♦♦♦♦♦

–¿La ves por algún lado? –le pregunté a Any, mientras veía a algunas niñas ir corriendo hacia sus madres.



Danna M Muñoz

Editado: 17.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar