Detrás del antifaz

Font size: - +

Una confesión y una huida.

Salir de la disco anoche había sido toda una odisea. Jade estaba en shock y no dejaba de llorar, Hades estaba como un león enjaulado porque sabia que le estábamos ocultando algo y de la nada se había llenado el lugar. Logramos salir de Olimpia gracias a Thanos y su tendencia a protegernos, quien al encontrarme discutiendo con Hades mientras cubría a Jade con mi cuerpo, nos saco de ahí y nos llevo a mi casa.  Incluso ahora, casi medio día, se encontraba cocinando algo para que almorzáramos, mientras bailaba solo con un pantalón de chándal, al ritmo de David Guetta.

- Deberías dejar de mirarme de esa manera, se que soy un hombre de lo mas sexy, pero no es el momento oportuno para sumar un bromance a la lista de problemas, ¿no crees?- Pregunto, quedando frente a mi con su ceja alzada mientras ponía el pollo frito que estaba cocinando en un plato.

Tome un trapo que había sobre la encimera y se lo tire, dándole justo en su cara de idiota. Nos miramos el uno al otro por unos segundos y estallamos en carcajadas. Cuando estábamos juntos, así eran nuestros momentos, pasábamos de la seriedad a la risa en un minuto y jamás se volvía incómodo. Con Hades era igual, hasta que algo en el cambio, esta mas autoritario, menos comprensivo... Unos pasos interrumpen mis pensamientos y cuando me di vuelta, me encontré a mi amiga entrando a la cocina con una de mis batas y un rodete en su colorado cabello. 

-Buenos días- Dice con voz entrecortada mientras se acerca a sentarse a mi lado. 

-Pensaban empezar sin mi malditos.- Dice Rubi, haciendo una entrada triunfal a la cocina y Trepándose a la espalda de nuestro cocinero. - Tenemos que mover nuestro trasero hasta el infierno empresarial o vamos a arder, malditos pecadores.

- Creo que podemos pedir el día lib... - Comencé diciendo, pero alguien me interrumpió.-

- Tienes toda la razón querida niña- dijo Jade- ¿Puedo hablar contigo?- Me dijo poniendo su mano sobre mi hombro. Asentí  y subimos a mi habitación para cambiarnos. 

- Necesito que me acompañes a hablar con el padre del bebe.- Comenzó diciendo- Se que es un problema para ti, pero necesito que lo hagas, no puedo ir sola, no se si....- Su voz se quebró y me apresure a abrazarla.

-Cuenta conmigo, citalo para esta tarde después del trabajo en un lugar poco concurrido y vamos a hablar con el, ¿si?.

-Gracias prima. Sabia que podía contar contigo- Dijo abrazándome.

Una toz falsa interrumpió nuestro momento emotivo, y una radiante Rubí entro por la puerta diciendo que si nos vestimos y estábamos en el trabajo en media hora, íbamos a terminar todos en la calle.
Así que entre risas, nos cambiamos y arrancamos hacia nuestra vida diurna.

(...)

Eran las 7 de la tarde cuando bajamos del auto frente al café poco concurrido donde Jade había citado al padre del pequeño. Lo pudimos ver por la ventana del local, donde claramente esperaba solo mientras mezclaba el contenido de su taza con nerviosismo.

Vi a mi prima alisarse al falda tubo que llevaba puesta y tomar una profunda respiración. Tome su mano y con un apretón de aliento, entramos al lugar. Claramente el ya conocía la cara de Jade, pero estoy segura que no se esperaba verme a mi ahí. 

- Buenas tardes Kellian.- Dije mientras corria la silla para que se sentara mi compañera.- Creo que no es necesario decirte que esto tiene que quedar entre nosotros, nuestros nombres incluidos.

-Por supuesto...- dijo algo sorprendido.- No se que es lo que las llevo a citarme aqui, pero nos puede traer problemas a todos así que hagamos esto rápido. - Dijo nervioso mientras jugaba con sus dedos.

- Tengo algo que decirte.- Hablo por primera vez Jade- Tenemos un problema. 

- ¿Tenemos? No "tenemos" nada, me voy a casar.. lo sabes, no existe un nosotros y mucho menos un problema que nos incluya a los dos- Dijo Kellian elevando el tono cosa que me enfureció.

-Baja el tono idiota, claramente ella no hizo las cosas sola y mucho menos te obligo. ¿o me equivoco Kellian?- Ya estaba perdiendo la poca calma que tenía, que mierda le pasaba. Le iba a llenar la cara de niño rico de dedos.

-Tranquila.- Jade tomo mi mano, pidiéndome con la mirada que conservara la calma. Lo hice.. aunque solo por ahora y Kellian lo sabia. - Voy a ir al punto antes de que terminemos siendo el centro de atención por un espectáculo.- Dijo mirando del sujeto que tenía en frente a mi. Cuando vio que ambos cedimos, tomo un suspiro y soltó la bomba.- Estoy embarazada.

El rostro del idiota, digo de Kellian, paso por varias emociones en una milésima de segundo, confusión, miedo, diversión y furia. Lanzo una carcajada sarcástica y supe que estaba a punto de cagarla inmensamente. 

-Pues busca al padre entonces. Ve a saber con cuantos te acuestas por noche cariño. No me vengas con eso a mi, yo no soy como cualquiera de tus conquistas nocturnas. - En cuanto termino de hablar, su cara violento dio un giro producto de la cachetada que le había propinado mi amiga. Estaba en shock admirando la marca de sus pequeños dedos en la cara del idiota, quien estaba tan sorprendido o mas que yo. Estaba orgullosa de ella, jodidamente orgullosa.

-Maldito seas Kellian, primero, tu no eres una de mis conquistas nocturnas. Creo que después de tanto tiempo eres una maldita conquista fija Imbécil. Sabes que este bebe es tuyo, y que yo no soy tu que se acuesta con todo lo que tenga un lugar donde meter tu maldita polla. Así que, este problema lo tenemos ambos.- Termino tomando asiento nuevamente dejándonos a todos mas en shock que hace un momento. El camarero, al ver la escena, volvio a la cocina como alma que se la lleva el diablo y juro que agradecí que el lugar este vacío a excepción de nosotros. 



ChicadePapel

#829 at Joven Adulto
#464 at Thriller
#184 at Suspense

Text includes: traicion, desamor y amor, familia y amigos

Edited: 18.01.2019

Add to Library


Complain