Devorador de Emociones

Tamaño de fuente: - +

El Despertar, Tercera Parte

  • Eres la…
  • ¡No te muevas! – Dijo levantando el arma, yo hice lo mismo con mis manos instantáneamente.
  • ¡Espera un momento! – Dije – Estas apuntándole a la persona Equivocada.
  • Se Perfectamente que eres Ivanna Acosta… – Dijo sin bajar el arma –…y no te estoy apuntando a ti, le apunto a él.
  • Es lo único que la gente sabe hacer – Dijo Jorge apoyándose de la camioneta junto a mí.
  • ¡Cierra la boca y aléjate de Ivanna!
  • Oye... – Dije bajando mis manos -…Creo que estas confundiendo las cosas. Ellos son los malos – Dije señalando a tipo que había tirado en el suelo.

     El miedo de Black se hizo presente repentinamente, mire por el rabillo de ojo como sus ojos cambiaban y levantaba su mano derecha lentamente.

  • Oiga, detective… - Dijo suavemente mientras señalaba el arma de Alicia – Su pistola se congela.
  • ¿Qué?

   Pequeños cristales comenzaron a formarse en el cañón de la pistola y justo cuando comenzaban a formarse alrededor de los dedos de la detective ella la soltó por la impresión.

  • ¡¿Podrían dejar de hacer eso por favor?! – Gritó taconeando el suelo con uno de sus pies.
  • Cuando termines de entender quién es el enemigo tal vez lo haga.
  • ¿Eres Alicia Ricaurte cierto? – Le pregunté.
  • Sí, soy yo – dijo metiendo su mano derecha en su chaleco, sacó de un bolsillo su placa con su credencial – Estoy investigando el caso de los asesinatos en el teatro y la desaparición de los libaneses en el hotel.
  • Creí que la policía había cerrado el caso.
  • La estación sí, pero yo no – Dijo volviendo a guardar su credencial – ¡Muchas cosas extrañas están pasando desde que Aquiles Mora llegó a la ciudad promocionando su Película y pienso averiguar por qué!

     Escritor de día y Asesino devorador de emociones durante la noche, eso sí sería genial para una película.

  • ¿Cómo diste con nosotros? – Preguntó Jorge.
  • El tráfico se volvió un caos hace una hora cuando un par de patrullas se encontraron de frente con dos camionetas negras que bloqueaban el acceso desde la autopista hacia aqui, una de las matriculas coincidía con una de las camionetas descritas en el tiroteo frente al centro comercial Lido y vine a investigar.
  • Aquiles sabía que no te darías por vencida, pero no pensó que llegarías tan lejos – Dijo Jorge.
  • Ninguno de ustedes me conoce. Sé que Aquiles vino a asesinar a Ivanna. Eso fue lo que dijo uno de esos tipos cuando lo interrogué hace un par de semanas.
  • Sigues estando en un error – Le dije.
  • ¿Si, cuál?
  • Aquiles no vino a Matarme, vino a protegerme.

     Justo en ese momento escuchamos como otro auto venia subiendo por la carretera desde la costa. La esencia que provenía de aquel auto se me hizo familiar.

  • Ahí viene Kristian.
  • Ya era hora – Dijo Jorge dándole la espalda a Alicia y comenzó a caminar como si no acabaran de dispararle hacia el otro lado de la camioneta.

     Miré a Alicia que veía confundida la reacción de Jorge, yo alternaba mi mirada, entre Jorge y Alicia sin saber qué hacer.

  • ¡Oye espera! – Dije caminando a paso apresurado hacia Jorge – ¿Vas a dejarla a ella aquí? ¿Y si llama a la policía?
  • Ella es la policía… Lo que tiene que hacer… – Dijo alzando la voz –… Es llamar a alguien para que recoja este desastre y si quiere tener pruebas… que venga con nosotros.
  • ¿Volvemos al aeropuerto?
  • Así es.

     Cuando miré atrás, vi en el rostro de Alicia la misma expresión que yo puse cuando quería averiguar que rayos era lo que estaba pasando, la misma ansiedad de respuestas que yo experimenté, de algún modo ella acababa de meterse de cabeza en el agujero del conejo blanco, ahora Alicia no tenía forma de volver atrás.

  • No llegaremos a tiempo – Soltó Alicia de repente, Jorge se detuvo al escucharla.
  • ¿Qué quieres decir?
  • Vi como un grupo de camionetas se dirigían a la Guaira por la vieja carretera mientras ustedes estaban aquí ocupados en la autopista – Dijo volviendo a su auto – Sea lo que sea que haya en el aeropuerto se encargó perfectamente de…
  • Distraernos – Dijo Jorge interrumpiendo a Alicia – Nos vamos ¡YA!



AquilesRGMora

Editado: 23.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar