Días cuentos cortos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 14 Guerra Civil

Elizabeth

Los días después que se fue Moth transcurrieron lento, pasaron seis días y en ese momento pensé que no regresaría, enserio creí que lo perdería para siempre. Cada minuto que veía el reloj, entrenaba arduamente para distraer mi mente, pensaba que ya era suficiente perfeccionar la espada de Dagresk, no supe elegir el nombre para la espada, así que no le puse nombre.

La comida era simple, los homeless me estaban aburriendo, extraño la comida que hace Dagresk, me enseño todo lo que sé, las costillas con salsa de tamarindo, el pollo agridulce, las pechugas rellenas. Extraño los días que nos íbamos a comer helado a las ciudades capitales de los niveles inferiores, el helado de dragón carmesí con rocas explosivas es mi helado favorito de todo el mundo, incluso si volviera al mundo real siempre extrañaría ese sabor.

Pensar como seria volver a ser una sola persona, en que me tome la mano para ir y venir sin descanso. Para recorrer las palayas completamente blancas en el nivel 79, nadas en sus cálidas aguas, ver los fuegos artificiales en las capitales de cada mundo cuando es año nuevo, asombrarnos de tan perfecta sincronía, aunque escuchar su eterno discurso de que las estrellas no concuerdan con ningún tipo de constelaciones me parece molesto, aun así, en él después de acostumbrarse resulta algo difícil de olvidar, extraño esas rarezas.

Con el paso del tiempo incluso esas imperfecciones se vuelven parte de lo que extrañas, ver las nubes en el cielo y recordar como pasábamos las horas observándolas y buscándole forma alguna, de una papa, de un perro o de un monstruo legendario. Lo extraño tanto, ir por la vereda de los ríos observando los peces buscando su mano como compañía de la mía. Ver sus ojos color café claros cuando lo ves a la luz, sentir esa calidad de sus manos tocar mis mejillas.

Mientras veía el flujo del lago y los peces peleando para subir una notificación del libro del jugador me distrajo, habían logrado pasar este nivel, hasta destruir el primer sub jefe del mundo 91, revisé mi bandeja de entrada y todos los mensajes, nadie me había notificado que la delantera construiría un grupo de avanzada. Me quedé reflexiva unos minutos, tratando de enlazar eventos aislados que me habían perturbado en niveles anteriores, como muchas veces Moth tenía un grupo muy preferencial por ciertos jugadores y por otros no, sin ningún tipo de resultados decidí olvidarlo, lo más posible es que ellos habían conseguido una ventaja que no podían desperdiciar.

Sin percatarme del todo tres sombras en este día caluroso se aparecieron en el horizonte. Fui rápidamente por la espada que se encontraba en el sótano, la frescura en el lugar no podía ser más contradictoria a lo que paso hace unos días, la cogí por el mango y me la llevé.

Dagresk se encontraba a las afueras de la puerta en un pequeño pasillo, mientras Reno y Curi descansaban en los pastos.

—Te amo Elizabeth—No podía creerlo, pensé que nunca volvería a escuchar esas palabras—, no te quiero perder por nada del mundo, incluso después de la llegada de la luz petrificada te seguiré amando, —típico de él, me ama tanto que no entiendo su amor— nada quiero que nos separe de aquí en adelante, te amo tanto como para perderte de otra manera.

Tenay

18 de junio del 2056

Las cicatrices del nivel anterior aún se sentían frescas, las vidas que se perdieron fueron difíciles de superar para Dagresk, Curi y Reno. Mientras se alejaban más y más del nivel 90 se acercaron a lo que era el sol de ese mundo, este a su vez se hizo más pequeño y las sombra de FYnal se hacía más grande cubriendo el mundo a su espalda, hasta ocultar todo en oscuridad, el sol no era más que una puerta normal, Moth entro primero. Al entrar la luz se mantenía concentrada al centro y dos pasillos dividían el camino, se rodeó la esfera de luz para poder seguir adelante, mientras los demás seguían llegaron hasta una puerta. Una puerta de madera café estaba cerrada, una luz pasaba en las esquinas, donde no estaba completamente sellada. Moth abre la puerta, un paisaje desolador se observó al pasar el portal, era lo que se observaba monolitos de más cien pisos de alto en un fondo oscuro similar al firmamento oscuro, el sol estaba en un atardecer que lo hacía ver naranja. Recuerdo ese día, podría ser el inicio del fin para la rebelión del atlas.

Ese mismo día Moth me encomendó reunir a guerreros leales a ella del bando de Dagresk, por lo que me dijo Moniquee no era la primera vez que lo intentaba, era inútil al decir verdad, las personas cercanas a Dagresk fueron salvadas por él cuando simplemente era un espadachín errante.

Aun así, me di cuenta de los planes de Moth desde antes que Dagresk perdiera la memoria, para cuando termino la batalla en el mundo 79, Dagresk había podido vencer a Moth sin siquiera tocarla, eso fue un golpe muy duro para ella, tener que tragarse su propio orgullo para que Dagresk la salvara de morir en el último momento. Ese mismo día escuche como la regañaba, por poco moría al decir verdad si no fuera por él.



Dagresk

#8617 en Otros
#1274 en Aventura
#1747 en Ciencia ficción

En el texto hay: videojuegos, thriller, ciencia ficion

Editado: 12.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar