Días cuentos cortos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 22 El principio del fin

18 de diciembre del 2056, mundo 99

Reno

Esto debe de ser una broma una cruel broma. No hay ninguna criatura ni un tesoro, nada que se pueda convertir en experiencia. Tardamos sólo cinco días en explorar las cuatro ciudades que rodeaban el lago. Los puentes que lo conectaban al centro del lago estaban destruidos al poco que inicia. No las programas que nos puedan asistir.

EL sonido del relinche de un caballo distrae la mente de reno del mapa que estaba observando bus

cando una respuesta para sus preguntas.

—Tienes que ver esto Reno— le gritó Curí.

Se bajó del caballo y le dio las cuerdas a Reno.           

—Sube, el caballo sabrá a dónde ir.

En cuando se sentó el caballo corrió a todo galope, dándole un tirón al cuello de Reno. Mientras cabalgaba pudo notar la ciudad con su blanco de mármol que siempre tenía, el empedrado de rocas de río se escuchaba al choque de las olas.

Había llegado muy tarde, cinco líderes gremiales observaban como una oscura sombra de definía de entre la neblina del lago. Nadie había logrado reconstruir un barco con éxito para investigar el centro hundido en tinieblas.

La sombra de la parca por fin se distinguió, sus huesudos dedos movían con delicadeza y gracia el remo, llevándolo a la orilla. Las rocas bajo los pies comenzaron a unirse una tras otra para crear un muelle. El rose de cada roca pulida por años de mareas es sinfónico con el sonido de cada ola. La entrada al último nivel por fin estaba a la vista.

El trotar del caballo se detuvo precipitadamente cuando la embarcación golpeo el muelle, una onda expansiva apareció tranquilizando las aguas en su totalidad, como si el mar muerto se tratase. Reno no insistió en tratar que el caballo avanzara más, el pulso continúo agitando en una onda la tierra, los verdes pastizales y toda la vegetación. El caminar de reno fue muy calculado, lo otros líderes de gremio estaban temerosos, no eran novatos al enfrentarse a una parca, sus habilidades en cualquier nivel son de cuidado.

La entrada del muelle tenía una inscripción finamente pulida con letras de oro, reno ni si quiera se molestó en leer lo que decía, tarde o temprano llegaría la ocasión de perder toda esperanza en un nivel, lo que los ha llevado tan lejos debía de ponerse a un lado para seguir adelante. Al legar con la parca esta extendió su mano ante los seis jugadores, el vientre conectado con el barco rechinaba como la madera floja cuando es pisada. ¿Qué podría querer la muerte? Se pregunto Reno, todo lo obtendrá tarde o temprano, es absurdo tratar de convencer a la muerte con oro, dinero o algún bien material. Lo único que valora la muerte es la…

Reno observo a los demás líderes aun confundidos. Selecciono un cristal de vida completa, un salvavidas muy atesorado y pocas veces obtenido como recompensa, acerco con cuidado, los dedos de la parca comenzaron a cerrarse muy lentamente mientras el cristal decencia, llego un momento en que el cristal estaba suspendido en el aire mientras la mano de la parca se quedaba inmóvil, todos guardaron un segundo de silencio, en cuanto Reno quito su mano con el cristal, la mano de la parca se abrió como en un principio.

Los otros líderes de gremios salieron corriendo en el momento que se percataron como entrar, dejando a Reno sólo.

—Esto no puede ser fácil— dijo en voz alta Reno mientras se dirigía lento a su caballo.

Se reunió en el consejo se la Rebelión de Atlas. La pequeña tienda con capacidad para veinte personas está a reventar, los altos mandos con un grupo de jugadores estaban esperando ordenes, Aryeli quien era el nuevo líder del gremio observaba el mapa de la ciudad sin nombre, como de costumbre lo que buscaban se encontraba en el último lugar, las noticias no tardaron en llegar a otros gremios, incluso a pequeños grupos pertenecientes a separatistas.

—Debemos de tomar la ventaja ahora mismo— dijo Er3mis con voz alta casi gritando, un importante líder de las alas doradas.

—Es nuestra oportunidad para acabar el juego— un joven muchacho ascendido a general la semana pasada llamados Asit365 secundo la moción.

Gritos a las afueras del campamento distrajo la reunión, Aryeli señala con la cabeza la entrada mientras observa a Dagresk, señalando que debe revisar sin siquiera emitir una palabra, este sale de la tienda. Solamente Reno nota los movimientos de ambos al mismo tiempo trata de escuchar los susurros indiscretos a su alrededor para obtener un panorama general de la situación, aunque todos están de acuerdo con continuar la búsqueda muchos otros creen que es una trampa, no existe ningún registro en ningún muro o documento que demuestre la existencia de algo dentro de la neblina a menos que esta fuera echa o construida después de la caída de la ciudad se reflexiona Reno al rememorar las palabras dichas por FYnal.

—Cinco gremios avanzaron, entraron cien jugadores a la embarcación— dijo Dagresk con voz clara y calmada.

Muchos gritaron en desaprobación al no ser los primeros en avanzar, muchos otros se alegraron de avanzar y otros se quedaron callados, entre ellos Reno y Aryeli, de ante mano saben que lo mejor ahora es esperar a las nuevas noticias, nadie a estas alturas del juego iría con toda su fuerza para terminar el juego ellos solos, sólo son cazadores de tesoros.



Dagresk

#8615 en Otros
#1276 en Aventura
#1747 en Ciencia ficción

En el texto hay: videojuegos, thriller, ciencia ficion

Editado: 12.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar