Días cuentos cortos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2 Lámparas de papel

— ¿Recuerdan cuando los ríos estaban llenos de monstruos?, y las casas llenas de seres fantasmales.

—Cómo olvidarlo, casi muero en más de una ocasión.

La ciudad principal del nivel 68 basada en un antiguo pueblo japoneses pesquero. Siendo una red enorme de ríos principales y secundarios interconectados con puentes, las casas sobresalían por sus aleros pronunciados dándole la característica distintiva de su construcción. Todas las casas tenían una vista perfecta en sus niveles superiores del gran castillo del samurái; hace algunos meses el gremio de "La rebelión de Atlas" se enfrentaron al último jefe de su noveno nivel, el cual al ser vencido podía ser la estatua protectora de su pueblo o un Ítem único como lo es la Katana del Samurái la cual decía el libro del jugador que poseía el alma del Samurái; la decisión debía de ser de quien lo venciera, el cual fue Dagresk con su último golpe.  Quedándose como estatua permitiéndole dar vida a toda la ciudad, las creaturas se convirtieron en lámparas y los monstruos marinos en peces, los que murieran en este nivel pasaban a ser pequeños barcos con velas que iluminaban los ríos.

Las calles empezaban a llenar, gente al rededor del enorme palacio esperando los fuegos artifíciales, hoy a las 10 de la noche se celebra un año de la batalla, se reflexionaba FYnal.

—Oye Moth ¿Dónde veremos a los demás?

—En el restaurante de siempre, a las afueras de la ciudad.

—Nos perderemos los fuegos artifíciales.

—Descuídate FYnal, estaremos en el último piso. Nada obstruirá nuestra vista.

—Vamos chicos aún falta recorrer un cuarto de ciudad, no discutan.

—Bueno Curí apresura el paso entonces.

Cada nivel desde el primero hasta el 90 cuenta con una medida de diez kilómetros por diez kilómetros. Son espacios 100% virtuales creados por un grupo pequeño de diseñadores, pero ninguno de ellos ni si quiera se imaginó hasta donde llegaría. Su creador principal diseño un algoritmo capas de evolucionar y mantener completamente autónomo el sistema, sin ningún tipo de intervención o fallo humano, auto regulándose.

— ¿Qué estás leyendo? —preguntó Elizabeth.

—Pues leo una actualización del libro.

—La misma que tú escribiste cuando eras un Beta.

—Sí, los niveles 91 al 100 son completamente desconocidos para todos.

—Pronto llegaremos.

—También pienso sobre eso. ¿Cuándo inició este juego?

—El 2 de Julio del 2052.

—Exacto, han pasado tres años y medio y hemos llegado al nivel 80, nos faltan 20, alrededor de un año más.

—Sí, eso me alegra, pronto volveremos.

Dagresk se detuvo y dejo avanzar a Kate y a Reno.

—Cuando inició el juego éramos casi cien mil personas, ahora somos un poco más de sesenta mil. Ha muerto demasiada gente.

—Lo sé, es por eso por lo que no debemos rendirnos.

—Eso lo sé, pero cuando llegues al mundo real habrán pasado cuatro años y medio. Tendré 21 para ese entonces, mi cuerpo en este mundo no ha cambiado pero el cuerpo del mundo real será diferente. El mundo real será más difícil que nunca.

—Sí, hay días que me pongo a reflexionar sobre el mundo real. Ya casi no recuerdo lo que se siente fatigarse o el verdadero olor y sensación de las cosas.

—Este mundo lo volvimos nuestro y el mundo real ahora se nos hace ajeno.

— ¿A qué viene lo que dices? Debes de enfocarte en recordar este último año y medio.

—Me cuesta mucho trabajo enfocarme de hecho ni si quiera he revisado mi menú. Han pasado año y medio. Ahora ni siquiera sé de qué nivel soy.

—Eres de nivel 80, líder del gremio "La rebelión de Atlas", usas dos espadas en combate individual y un escucho cuando vas al frente de unidades de asalto. Has dado el golpe de gracia a diez últimos jefes. Tú estás casado conmigo y eso fue lo que paso en el último años y medio.

—Gracias por ponerme al tanto, pero aun así mis Ítems y habilidades son otras y ahora ni si quiera sé cómo jugar con ellas.

—Sí, eso tan bien pasa por mi mente, será peligroso cuando estemos en combate.

Dagresk levanta un poco la vista y después observa a Elizabeth.

—Será mejor no pelear en la siguiente guarida del jefe del siguiente nivel.

—Si Dagresk, será mejor que se lo digamos a los del gremio.

—No me mal interpretes Elizabeth, yo no peleare, pero tú puedes hacerlo. Ellos te necesitan.

—Tú me necesitas más que todos ellos. Y si lo vez desde ese punto de vista, eres el mejor y el mejor necesita volver a ser el mejor. No hay nadie más que pueda sacar al mejor que llevas dentro, que yo, tu esposa.

Dagresk tuvo un sentimiento que lo hizo reír, una gran sonrisa se marcaba en su rostro y se mantuvo en el durante toda la noche.

Para cuando nuestro pequeños grupo estaba llegando a la zona exterior de la ciudad en dirección al restaurante donde sus amigos se encontraban, el atardecer estaba llegando a su culminación, las nubes se tornaban de un naranja rojizo, las estrellas se observaban en el firmamento, Elizabeth las contemplaba mientras se decía así mismo "podría decir diez razones por las cuales esas estrellas son una ilusión: La distención de la luz que debería de tener al llegar a la atmósfera terrestre, el hecho de que la rotación de la tierra no crea el efecto de traslación. Muchas razones por la cuales sé que no existen, son falsas, pero aun así no me importan porque son tan hermosas, me hacen sentir libre por unos momentos".



Dagresk

#8605 en Otros
#1275 en Aventura
#1743 en Ciencia ficción

En el texto hay: videojuegos, thriller, ciencia ficion

Editado: 12.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar