Días cuentos cortos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 8 La calma antes del caos

Loztkill

Hace unas horas estábamos peleando con el jefe que custodiaba la entrada al mundo 85, con cada mundo que encontramos me duelen más los músculos.

—¿Estas cansado Loztkill? —. Pregunto Month a medio viaje.

—NO—. Fruncí el ceño y negué con la cabeza.

¬—Vamos Loztkill, Ya te ves cansado—. Me respondió con una sonrisa de oreja a oreja.

—No—. Respondí con calma, ella levanto la mano para detener la división de avanzada “La Rebelión del Atlas”.

—Todos descansen, en unas horas llegaremos al primer puesto de avanzada.

Sin ningún contratiempo hasta ahora, decidí sentarme en la roca más próxima, mientras Moth retrocedía para ver en calma el mundo 84, sus montañas ya se veían lejanas desde nuestra posición.

Moth termina de contemplar el mundo y se dirige justo a mí.

—Mañana descansaremos todo el día—. Me comentan. —Este mes no ha sido nuestro mejor mes del año. Sin más que decir continuamos el camino.

Moth siempre después de terminar un nivel se voltea hacia atrás para mirar a lo lejos. Creo es su forma de honrar a los muertos.

La armadura de Moth es gris con resplandores de blanco, brillaba en la oscuridad de la sombra de una nube que pasaba por nuestras cabezas, estoy sentado a unos metros de ella y ella parece apenas percatarse de que estoy aquí. El jefe fue derrotado en el último momento por un golpe de la espada de sangre de Moth, cinco jefes arrogantes e insensatos querían quitarnos todo nuestro esfuerzo al ser recompensados con los bonos por el último golpe, en esta ocasión la armadura actual de Moth y una que otra arma legendaria.

Al destruir al jefe de nivel nos emprendimos en una caminata eterna al siguiente nivel, al principio los niveles te permitían caminar todo el día, ahora cada nivel hace la experiencia maldita sea más real; con su dosis de dolor en los pies más maldita sea real.

Zeok7 llega en caballo para darnos las primeras observaciones del siguiente mundo. Con un mensaje oculto, sólo los líderes del gremio podemos leerlo gracias a las configuraciones del sistema. Así como llega se va con dirección norte a la entrada del mundo anterior. Moth fragmenta el mensaje, una pequeña esfera de luz, me da una parte mí.

«Aquí Zeok7 reportando a los líderes del Gremio La Rebelión del Atlas. Lo primero que se observara al pasar el Valle Bronco es un desierto, a un kilómetro de distancia estará la entras de la ciudad más grande avistada en el mundo definitivo, cuando la vi quede boquiabierto, su nombre es la ciudad perdida de las arenas de la perdición, un nombre bastante especifico, la estructura comprende un área de nueve kilómetros por nueve kilómetros, ocupa todo el mundo, la ciudad está en ruinas en la entrada norte, lo que alcanzamos a ver son los gigantescos pilares de setecientos metros de alto. A nuestra llegada los gremios Paradox, CODE, Killers, Black Mirror, Craf War, Gears of Leyens, SC8DC y Black to Back estaban entrando a la puerta. A nuestro regreso pude observar diez gremios más. En este punto quisiera que prestaran especial atención a lo que sigue. Fuimos atacados al entrar en ciudad, no por un jefe o una creatura del sistema, un gremio nos atacó. La ciudad es una compleja red de túneles, pasillos, calles, avenidas que conectan a todos los edificios, muchos de ellos abandonados. Los jugadores que nos atacaron tenían puesto máscaras de atlas. En cuanto nos dimos cuenta, nos alejamos lo más rápido posible, llegamos al último nivel de una torre circular al final de la Plaza de la Esperanza, en ese punto nos dividimos con la misión de que recibieran este mensaje» 

Un ataque directo en contra de nosotros, los nombres de cada gremio pasaron por mi mente.

Moth giro con velocidad para verme después de leer el mensaje. —Es hora de apresurarnos, Loztkill llama a LoTd y a LoR3. ¬Debemos de solucionar esto antes de mañana.

Tarde poco en encontrar a esos dos tormentos humanos, Moth había pedido cuatro caballos.

Prepárense para la batalla Rebelión¬—. Grito mi amiga montada en el caballo, entusiastas el gremio gritaron con un sí.

La cabalgata duro quince minutos antes de ver la estructura colosal, el kilómetro del desierto nos dejó agitados y sudando, realidad aumentada imbécil ¿por qué debía de crear sudor tan real?

Al llegar a las puertas de la ciudad los gremios avistados estaban aún discutiendo como se repartirían el terreno. Nos bajamos de los caballos. Los gremios medianos impedían a los pequeños pasar a las mejores zonas de casa, nos introducimos a la masa de personas y armaduras, un embudo se había presentado a una entrada. Al seguir adelante escuche una voz conocida y muy desagradable.

—Todo aquel que quiera pasar por esta entrada, deberá pasar sobre de mí y de todo mi gremio—. Grito el escandaloso de Bigger líder del gremio Killers, sólo dos veces ha estado en delantera y en ambas la deja a mitad de una batalla. Ondeando su espada como si la pudiera usar.

Una jugadora le decía que estaba rompiendo las reglas.

—Las reglas las hicieron los fuertes para que los débiles como ustedes no nos estorbaran—. Grito mientras su saliva salpicaba todo a su cercanía.



Dagresk

#8621 en Otros
#1280 en Aventura
#1747 en Ciencia ficción

En el texto hay: videojuegos, thriller, ciencia ficion

Editado: 12.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar