Días cuentos cortos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 10 La reina blanca contra la reina rojo

18 de marzo del 2056. Mundo 87

Reno

Los campos de rosas rojas se observaban hasta donde alcanzaba la vista, los prados de Minastiry eran tan hermosos desde el inicio de los tiempos hasta ahora. Un camino amarillo era lo único, dividida en dos majestuosos recintos.

 Reno caminaba sigilosamente en un caluroso día, los prados guardaban aun humedad del Rosio de la mañana. A unos pasos hacia atrás Dagresk daba paso a paso con lentitud, cuando se marcaba una distancia considerable empezaba a correr agitadamente.

—¿Qué te pasa amigo? —Reno pregunta con una sonrisa en el rostro mientras ve como se integra a la delantera.

—La fatiga amigo, no es el sistema, creo que es mi cuerpo en el mundo real.

—¿Crees que esté pasando por fin?

Reno sabía exactamente lo que podría pasar con un cuerpo débil en el mundo real, en un principio cuando se diseñó el videojuego, conferencias en todo el mundo avisaban de los posibles riesgos de permanecer mucho tiempo inmóvil, daño neurológico seria uno de ello, la fática muscular por el poco estrés que recibe seria determinante en posibles paros cardiorrespiratorios. Las organizaciones médicas se profundizaron durante años antes de permitir a un sistema como este el tener acceso al cerebro humano.

—Mi cuerpo no era el mejor ni estaba en la mejor condición Reno, yo siempre creí que sería de los primeros en caer por los daños físicos.

—No digas eso Dagresk, pronto terminara el juego, estamos a 12 niveles de terminar el juego. Eso significa que para antes de navidad estaremos con nuestras familias—Reno trataba de no sonreír mucho a la idea de que esto termine.

—Si lo pones en ese caso creo que podré resistir unos meses más para ver el final del juego.

La armadura gris de Reno al igual que la Dagresk no tenía mucho reflejo en los días soleados. Los únicos jugadores en este punto del nivel eran ellos, los demás están explorando la primera ciudad del nuevo mundo, los gremios han dejado que los grupos de exploración descansen un día por el enorme esfuerzo que fue pasar a este nivel. Dagresk comenzaba a recuperar el aliento con forme avanzaban por el campo de rosas.

Un muro de hiervas y enredaderas con puntos blancos era lo único que bloqueaba la vista. Mientras Reno y Dagresk se acercaban los puntos blancos empezaban a adquirir una forma bien definida.

—Rosas, un muro entero de rosas blancas. —Dijo Reno mientras se acercaban a la entrada, un hermoso portal de oro que brillaba con tremenda facilidad al despejarse las nubes. Hay una distancia de diez metros entre el muro y los campos.

—¿Recuerdas que el sistema de este videojuego se adaptaba de acuerdo con la literatura y noticias del mundo real? —analizo Dagresk mientras se acercaban más al muro.

—Cómo olvidarlo, la enorme publicidad que habían hecho sobre eso nunca me permitirá olvidarlo, ja.

Dagresk se detiene al ver a Reno quedar inmóvil a pocos metros del muro, mientras decía en voz baja—Me preguntaba cuanto tardaríamos en buscar a un conejo con reloj.

—No creo que se hayan tomado la molestia para diseñar un piso entero con dos libros.

Una sombra salió de entre las flores rosas, a unos metros de la entrada nuestros héroes observaban con cuidado para no perturbar a la creatura. Una nube les dificulto ver la verdadera forma del ser. De pronto un viento del oeste empezó mover todas las rosas violentamente, el sonido del rose de cada rosa se escuchaba como gritos de dolor, el suelo comenzó a moverse debajo de las rosas. La sombra contemplaba con calma el gran muro, los grandes matorrales de rosas blancas se movían con sutileza, el viento sólo parecía música para las rosas blancas, se movían con gracia y sutileza.

Las nubes se fueron, el viento seso y la sombra se convirtió en un conejo café grisáceo, una armadura sencilla blanca cubría su cuerpo, tan grande como un hombre de mediana altura, mientras Reno y Dagresk quedaron en silencio, sus capas permitieron que el conejo solo viera campos y rosas. El conejo herido por el acero de armas empezó a mover sus bigotes con dirección al muro, como que si le suplicara a este. De entre el campo de las rosas una docena de sombras se levantó, lanzas emergieron del suelo, el sonido de espadas se escuchaba, armaduras ligeras con una forma cuadrangular se alcanzaban a observan entre el campo.

Una perfecta alineación de tres por cuatro empezó a marchar. Las armaduras de un rojo carmesí y un negro en las articulaciones se movían con dirección al conejo, mientras este saltaba y se movía de un lado al otro intentando comunicarse con las rosas. El sonido de una marcha perfectamente organizada se escuchaba más y más ruidosa.

Un conejo asustado, con una armadura rota y sangrando. No sabemos qué tan fuertes son los enemigos de este nivel, no se alcanza a ver el nivel de los caballeros rojo carmesí que se acercan. ¿Qué debo hacer? se reflexionaba Reno, ayudar al conejo de armadura blanca o ayudar a los soldados. Dagresk quedo en silencio, un pequeño ruido de parte de alguno de ellos dos podría llamar la atención mucho antes de tomar una decisión.

—Posición de defensa al conejo.

La orden de Reno se acató sin titubear.



Dagresk

#8636 en Otros
#1280 en Aventura
#1751 en Ciencia ficción

En el texto hay: videojuegos, thriller, ciencia ficion

Editado: 12.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar