Dieciséis años sin Jhon

Tamaño de fuente: - +

V

Me parece que por fin, la vida comienza a sonreirnos a mis hijos y a mi.
Hoy es mi sexta cita con Luke, aunque estoy algo preocupada por él. Hace unos días se ha estado comportando raro, parece que me oculta algo, solo espero que no sea nada realmente malo ahora que todo viene saliendo de maravilla.

-Hola mis amores- dije saludando a mis hijos cuando llegaba del trabajo.
-Mama, Mack está aquí- habló mi hijo.
-Hola Mackenzie, soy la mamá de James, ¿cómo estás? 
-Hola, señora, es un gusto. Bien, ansiosa por conocerla, ¿usted?
-Por favor llámame Annie.
-De acuerdo, Annie.
-Hijo, ¿dónde está tu hermana?- pregunté.
-No lo sé, la llamé y no respondió, me dijo que no iría a la escuela.
-Bien, iré a buscarla, si vuelve me avisan- dije- Y por favor, nada de cosas sucias en mi casa.
-No se preocupe, Annie- dijo Mack sonrrojada.

Al salir comencé a recorrer la ciudad y llamé a Luke para avisarle que no podría ir a la cita. Primero mis hijos, luego los demás. 
Comencé a buscar a Katy por todos lados, Dios donde se metió esta niña. Mientras conducía estaba pensando lo peor, que tal si los que se llevaron a Jhon la tenían. "Tranquila, Annie, no pienses eso", me dije a mí misma.

No puedo creer que esa sea Katy. Mis ojos me tienen que engañar. Ella no está semi-desnuda con un tipo que es totalmente desconocido. Me bajé del auto y fui directo a ella.

-¿Qué crees que estás haciendo, señorita?- le grité y el chico dejó de besuquearla para verme con cara de susto. -Vete de aquí, idiota. 
-Mamá, ¿qué demonios haces?- me gritó completamente avergonzada, ¿avergonzada? No puede ser.
-No uses ese tono conmigo. Sube al maldito auto, Katy. Ahora.
-Vete a la mierda.
-¿Qué acabas de decir? Repítelo, por favor- le solté. 
-Dije que te fueras a la mierda.

Luego de oír eso le di una cachetada y la tomé del brazo para llevarla, junto con su ropa, contra su voluntad hasta el auto. Una vez que la metí ahí, comencé a manejar.

-Por Dios, Katy. Dime que he hecho mal. Hace unos días dijiste que ibas a ir a la Universidad, ¿qué sucede ahora?- le hablé con voz más tranquila.

No respondió.

-Escuchame, aún eres demasiado pequeña para que estés haciendo esas cosas- me interrumpió a los gritos. 
-Por una vez, ¿podrías dejar de remarcar mis errores y escucharme? ¿Podrías dejar de estar con el idiota de Luke y escucharme? No solo a mí. A James también. Mierda, tengo dieciocho años y tú no sabes nada de mi. Solo llegas a casa y hablas de lo buena que es tu vida. ¿Dónde estamos nosotros en ella? Mi vida es un completo cliché y para terminar, mi madre no me escucha. Pero, ¿sabes? Entiendo tan bien a las de los libros. Porque Dios, es tan desagradable que tu madre solo vea lo mala que eres en todo, que saques nueve en una prueba y te exija un diez pero no te felicite por esa nota. No sabes lo asquerosa que es mi vida, no sabes como lloro por las noches abrazando a la almohada- dijo y tomó aire- ¿Por qué en vez de reclamar por qué uso tanto el celular no me preguntas que es tan importante en él? Mamá, en dieciocho  años solo me has dado cosas materiales. Por favor, en todo este tiempo solo he tenido cuatro o cinco abrazos de tu parte. Y no te culpo por ser un desastre, ni porque mi vida lo sea. Pero por una vez, déjame hablarte sobre mí. 
-Bueno, eso fue repentino. Pero adelante, te escucho- le respondí aún en shock. 
-Él es mi novio. El chico que estaba allá. Lamento que lo conocieras así, hace seis meses que estamos juntos- me dijo.
-¿Por qué no lo dijiste?
-Tú nunca preguntaste- respondió y se encogió de hombros.
-Cariño, lo lamento. Lamento no ser la madre perfecta. Es que, tengo tantas cosas en la cabeza, no puedo creer que te fallé, que les fallé a los dos. Diga lo que diga, y por más hombres que pasen en mi vida, ustedes serán siempre lo mas importante. Seguramente no me creas nada, porque yo tampoco le creía a mi madre, pero ahora si lo entiendo y sé que es real cuando alguien dice que eres lo mas importante que tiene -hice una pausa-. Cuéntame de tu novio ahora.
-No lo sé, me ha sido infiel algunas veces, claro que no me lo ha dicho, pero vamos, los chismes vuelan. Es duro para mi saber que alguien a quien amo me está haciendo tanto mal, pero también es con quien mas me río. Asi que creo que es complicada la relación. 
-Cariño, solo hazte respetar. No dejes que un idiota te pase por encima.

Narra Katy:

Como si fuera tan fácil decirlo. 
A veces me pregunto, ¿por qué no nos alejamos de los que más queremos y que a su vez son los que más daño nos hacen? Porque aún que no lo admitamos, en el fondo de nuestro corazón, no importa que tan mal nos hagan, siempre acabarán siendo los que están al final del día. Siempre serán los únicos que tendremos cuando lloramos y cuando reímos, incluso si es por ellos.
Porque en su mayoría, todos ellos aparecieron cuando éramos un verdadero desastre.
Y que va, es una mierda que lo que mas amas en este mundo te destruya. Pero es difícil alejarse cuando el que puede evitar la bala es el mismo que la dispara.
Al final del día, seguiríamos deseando que ellos estuvieran aquí, porque no hay nadie aparte de ellos cuando ríes, ni mucho menos cuando lloras.
Me duele saber que estoy tan sola en este mundo que debo aferrarme a lo que más me lastima. 
Pero, ¿saben? No me alejaría ni por un segundo de esa persona, porque como ya dije, ellas estuvieron cuando nadie más estuvo, y se merecen estar cuando por fin haya "alguien".
Y si, por supuesto nada es para siempre, pero lo será mientras dure. Porque mientras estemos juntos, tendremos un pequeño momento en esta vida en la que nada termina bien.



Winter270801

#1802 en Otros
#249 en Acción

En el texto hay: viaje, argentina, accion

Editado: 24.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar