Dime que te quedarás (amor a lo Escocés #1)

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 19: Mi niña

― Entonces llegó la modelo y me dijo "No puedes sentarte ahí, esa es mi silla" y yo me quede como "o sea perra, ¿de verdad? ¿Sabes con quien estás hablando?"

― ¿Le dijiste eso? ―podía imaginarme perfectamente a Ethan haciéndolo― La cara de la modelo tuvo que haber sido épica.

― No pude ver su cara porque no se lo dije ―decepcionante― pero lo pensé

― Tenías que haberla dejado en su lugar, amor. ― dijo Gabriel

Ethan tomó otro bocado de su helado. ― Soy más hermoso que ella, con eso tengo suficiente. No iba a perder mi tiempo discutiendo con alguien inferior a mí.

Solté una carcajada, el ego de Ethan no tenía límites, pero extrañamente esa era una de las cosas que me gustaban de él.

Una camarera de unos dieciséis años más o menos se paró a nuestro lado sonriendo demasiado, sus ojos saltando de Ethan a Gabriel sin saber a cuál de los dos mirar más.

― ¿Desean algo más? Tenem... ummh... tenemos un nuevo chocolate de helado, quiero decir, helado... helado de chocolate, es vegano, así que... ehm... no sé si... ―dejó de hablar y tomó una respiración profunda, la pobre se veía muy nerviosa. Los tres nos quedamos viéndola fijamente esperando a que continuara, tratando de no reírnos.― Yo solo... bueno, si quieren algo me avisan... ehm... estaré allá. ―señaló al otro lado de la heladería y apresuró sus pasos lejos de nosotros.

― Ustedes sí que saben cómo poner a una mujer nerviosa ― dije al ver como la chica huía de nuestra mesa

Ellos me miraron con confusión ― Pero si no dijimos ni hicimos nada.

Rodé mis ojos ― Exactamente

Mi helado se había acabado y quería otro pero mejor dejaba a la camarera tranquila, no quería hacerla pasar por la tortura de regresar a nuestra mesa otra vez. Saque mi móvil acordándome que no lo había revisado desde que salí de la peluquería y miré los mensajes, la mayoría era de Aiden preguntándome acerca del nuevo niñero, el más reciente era una imagen de la malteada de chocolate que solía prepararme diciendo "Tu nuevo niñero no te hace malteadas como esta"

Me reí internamente y decidí responderle

Yo: no, pero me hace cosas mejores

Eso definitivamente iba a darle qué pensar. Me respondió enseguida, como siempre.

Aiden Strachan: ¿eso qué significa?

Yo: ¿tú que crees que significa?

Esta vez tardo unos segundos en responder, podía imaginármelo frunciendo el ceño leyendo el mensaje una y otra vez.

Aiden Strachan: Espero que no sea lo que estoy pensando Fabiola Pardo porque tendremos serios problemas cuando regreses.

Me reí fuertemente sin evitarlo, ganándome una mirada extraña de Ethan y Gabriel.

Yo: no sé qué es lo que tú y tu mente cochambrosa estén pensando...

Ethan se inclinó leyendo la conversación

― ¿Quién es Aiden Strachan?

― El hermano del jefe de Candice ― aunque técnicamente Aiden también era su jefe pero decidí que era mejor no mencionarlo

Él me miró con picardía ― ¿y por qué estás hablando con el hermano del jefe de Candice?

― Es mi amigo.

― ¿Amigos? ¿Es el mismo amigo con el que estabas hablando por teléfono el otro día? ―asentí― Quiero verlo ―me quitó el teléfono de la mano y presionó la foto de perfil de Aiden, era la imagen que Nancy nos había tomado antes de salir a la discoteca días atrás. Sinceramente la foto era hermosa, nos veíamos bien en ella, hasta mi mamá la había puesto como su foto de perfil ― Dios mío pero si este hombre está buenísimo

Gabriel le dio un golpe en la cabeza, reprendiéndolo. 

― Estoy aquí y te estoy escuchando

Ethan se sobó la cabeza arrugando la cara con dolor 

― Cariño, no te enojes, tienes que verlo tú mismo.

Gabriel tomó el teléfono y abrió los ojos de par en par al ver la pantalla. 

― ¿De dónde sacaste a este bombón?

Esta vez fue el turno de Ethan para golpearlo en la cabeza 

― Estoy aquí y estoy escuchando

Me reí al ver sus expresiones. Me encantaban

―Amor ¿por qué no eres pelirrojo? Los pelirrojos tienen un toque especial ― le dijo Gabriel a Ethan tocando su pelo

Él bufó ― ¿Por qué no eres tú pelirrojo?

Gabriel asintió como considerando la idea. 

― Tienes razón, podría pintarme el cabello

― Te verías hermoso

Ellos realmente eran extraños.

― ¿Quieren regresarme mi teléfono?

― No ― dijeron al mismo tiempo y empezaron a leer la conversación que estaba abierta

― ¿Qué significa mi niña? ― preguntó Ethan frunciendo las cejas

Me sonroje un poco y me incline hacia ellos quitándoles de las manos el teléfono guardándomelo en el bolsillo para que no pudieran agarrarlo de nuevo.



J.D.Vasquez

#151 en Joven Adulto
#680 en Novela romántica

En el texto hay: humor, drama, amor

Editado: 13.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar