Disfrutando el dulce néctar de tus labios

Tamaño de fuente: - +

Capitulo III

Suena el despertador indicando un nuevo día, me levanto y me dirijo al baño, al mirarme en el espejo me veo diferente mis mejillas están sonrojadas y mis labios resecos, al tocarlos con mis dedos llega a mí el recuerdo del chico misterioso que me beso e instintivamente regresa a mi esa sensación. Suspiro y termino de asearme para ir al instituto.

Al llegar no veo a mi amiga por ningún lado, me dirijo directo al salón de clases, paso las primeras clases sin mucho ánimo porque Ally no llego, que le habrá pasado? Ella no había faltado a sus clases.

Me siento ida en mis pensamientos en uno de los bancos del parque del instituto, distraída y algo preocupada por la loca de mi amiga; de repente siento que me abrazan por la espalda y me dan un beso en el cuello que me eriza la piel.

  • Hola chiquilla- esa voz y esta sensación que regresa a mí.
  • Ho… hola- lo miro nerviosa y él sonríe mordiendo su labio inferior.
  • ¿Así me vas a saludar?- dice coqueto acercándose más a mí- no muerdo preciosa- sus labios me incitan a devorarlo e instintivamente humedezco los míos- veo que quieres otro beso- me mira con picardía.
  • Yo… yo lo siento debo irme- trato de levantarme y el me detiene colocándome en sus piernas.
  • Eso sí que no chiquilla, no te escaparas de mí- me dice con autoridad.
  • Suéltame, suéltame por favor- digo suplicante- el me besa el cuello y mi cuerpo se vuelve gelatina, luego muerde con delicadeza el lóbulo de mi oído y me siento desvanecer, no entiendo por qué mi cuerpo reacciona de esa manera.
  • No vas a ningún lado preciosa, debemos hablar- me dice con sensualidad en mi oído- ¿te parece?- yo asiento de forma automática con mi cabeza, no sé qué me pasa.
  • Bien, así me gusta- dice con voz suave.

El me voltea sin ningún problema y me deja cerca de su rostro mirándome con adoración, mira con cautela cada parte de mi rostro como grabándolo para él.

  • Me gustas- dice de repente- me fascinan tus labios- y sin más me besa con fogosidad, es muy diferente al beso de la otra vez; así dura un rato hasta que escucho un carraspeo y él se separa de mí.
  • Rick!!!- dice la chica molesta y el chico a mi lado la detiene poniendo la mano al frente.
  • No soy tu novio, soy Rob- le dice con cansancio, ella cambia la expresión de su rostro por algo más calmado.
  • Ah!!! Lo siento Rob, has visto a tu hermano?- el suspira
  • Está en práctica- le responde de mala gana.
  • Okys!! Gracias- se va a retirar pero luego se voltea y lo mira con la ceja levantada- ¿qué haces acá Rob? Que sepa hace un tiempo que ya te graduaste con honores- la mira molesto
  • No es de tu incumbencia- le hace gesto de que se vaya, ella me mira, y veo cierto deje de desprecio hacia mí.
  • Lo siento preciosa, en qué quedamos?- vuelve a intentar besarme y yo lo detengo con una mano al frente, me mira extrañado.
  • Disculpa, pero debo irme- intento levantarme, pero él me aferra de la cintura.
  • Chiquilla, eres mía- lo miro molesta, quien se cree para decir que soy de su propiedad- no me mires así, al aceptar mis labios aceptaste ser mi novia- lo miro con sorpresa.
  • ¿Quién te crees que eres?- sonríe
  • El amor de tu vida- que???

Cuando intento decirle algo me aferra por el cuello y me besa con frenesí, cierro los ojos y me dejo llevar por la dulzura de sus labios, lo cual no dura mucho, porque siento ser arrancada de sus labios y alzada por alguien.

Oh Dios!!! Estoy en problemas.



Mary

Editado: 08.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar