Distancia Entre 2 Puntos ✔️

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3

Creo que soy una cobarde, siempre aconsejo a los demás, rió y me veo como una mujer digna de admirar. Sin embargo me gusta estar sola para que nadie me vea llorar cuando estoy deprimida.

La tarde que estaban haciendo el reportaje en el centro, era una tarde preciosa, el sol brillaba, las aves hacían ruido, el viento refrescaba y todo transcurría con normalidad. Lorena ese día se levantó con entusiasmo por el reportaje que se iba a llevar a cabo ese día en el centro, el salir frente a la cámara le traía tristes recuerdos pero los logro superar cuando decidió contar su historia frente a la cámara. 

─Lorena gracias por contar tu historia.

─No fue nada.

─Hablas muy bien frente a la cámara.

─ ¿Tú crees? Solo hable como hablo normalmente.

─Eso habla muy bien de ti. Mañana en la noche pasaremos el reportaje no dejen de verlo, eso ara que muchas ayudas lleguen a este centro. Gracias a todos por participar.

─Gracias a ti.

Después que Elena y su equipo se marcharan Lorena se dirigió al consultorio de la doctora morales para comunicarles que el reportaje había finalizado y que Elena le daba las gracias por permitirles hacer el reportaje, pero ella no estaba, la habían llamado desde el otro hospital para el que trabajaba.

La doctora Angélica Morales como profesional de la medicina y el cuerpo humana de 29 años de edad, era una mujer muy capaz e inteligente así como amable y elegante: de estatura promedio, piel morena, cabello largo, personalidad amigable y muy buena amiga de sus pacientes. Ella y Lorena habían entablado una muy buena amistad, ambas se conocían desde hace unos 7 años, cuando la doctora estaba haciendo su pasantía como estudiante de término. Lorena en ese tiempo no era voluntaria como ahora, ella dos veces por semana tenia cita con el psicólogo debido a lo insegura y poco comunicativa que era ella en ese entonces.       

Mientras Lorena se quedó en el pasillo esperando que la doctora Morales regresara, escucho por la ventana un ruido, era como una discusión entre dos personas. Un hombre al parecer inválido "Christian" discutía con un señor aparentemente su padre porque no quería que lo bajaran del vehículo, para entrar al centro de terapia. Después de mucho discutir el hombre asedio a que lo bajaran del vehículo y se dirigieron al consultorio de la doctora Morales, cuando llegaron, el hombre estaba muy furioso y diciendo muchas groserías de porque no quería estar ahí, Lorena lo miro por unos segundos antes de que le gritara a ella también.

El hombre frente a ella llevaba el cabello corto y barba arreglada, piel bronceada, ojos marrones. Era mas alto que ella, parecía un atleta, tenia un rostro de tipo rudo. Por los pocos segundos que Lorena logro estudiarlo parecía ser un hombre violento. Lorena no quería juzgarlo sin conocerlo, ella lo comprendía, ella sabia lo que se sentía el saber el no poder caminar el resto de tu vida. Por experiencia propia ella podía ver en la mente de el que quería estar solo. Es difícil asimilar una discapacidad como esta, pero es mas difícil aun, que tus familiares quieran que sonrrias.    

El padre de Christian se disculpó con Lorena por el escándalo que estaba haciendo su hijo y le pregunto que si la doctora Morales se encontraba en su consultorio, Lorena le dijo que no estaba pero que la esperaran que no tardaba en regresar, mientras la madre de Christian y su cuñado intentaban calmarlo.

─Buenas tardes y perdonen la demora. ─decía la doctora un poco sofocada por el ajetreo de ir y venir ─ ¿Christian como estas?  

─El no quería venir, hizo todo un escándalo hay afuera. ─decía la mama de Christian.

─ ¿Lorena, necesitas algo?

─Eh... yo. ─Lorena estaba un poco nerviosa por esta cerca de Christian. ─Yo vine a decirle que ya Elena acabo su reportaje, mañana en la noche lo pasaran en su programa y que la llamara mas tarde para darle las gracias por permitirle gravar aquí. ─Lorena hablo rápido para irse, no quería estar mas tiempo hay.

─Bueno no es necesario que me llame para eso, pero esta bien.

─Me voy para mi casa. Nos vemos otro día.

─Gracias Lorena, cuídate.

─Familia Castillo vengan, vamos a mi consultorio.

Christian y su familia siguieron a la doctora y entraron asu consultorio.

─Christian no quería venir pero le dijimos que tenia que escuchar de usted misma su situación actual.

─Para ser les sincera los resultados muestran un 90% de probabilidades de que quedes en silla de ruedas para siempre.

─ ¡Lo ven, es por eso que no quería venir, nada que yo no sepa, vamonos! ─en cuanto Christian dio vuelta para salir echo un bostezo y lagrimas empezaron a salir de sus ojos.

Para Christian era muy doloroso escuchar por segunda vez lo mismo, aunque el supiera la respuesta aun haci era demasiado para el.

─Christian no te rindas aun hay esperanzas, pocas pero las hay. ─dijo la doctora.

─ ¿Como cuales?

─Puedes empezar a tomar terapias. La probabilidades deque vuelvas a caminar son aun mas escasas si no haces nada. Si empiezas con las terapias y no lo logras al menos podrás decir que lo intestaste.

─Doctora y, ¿Usted cree que funcione? ─preguntaba la mama de Christian.         



Takaki5

Editado: 27.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar