Distancia Entre 2 Puntos ✔️

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 17

 

 

 

Hoy hace un mes desde que Rossana se fue a España y aunque Christian hablaba con ella como amigos, no le hacía falta en su vida, el solo pensaba en una mujer, solo una. Christian seguía con sus terapias de recuperación y ya casi caminaba como una persona normal, siempre con su bastón para no perder el equilibrio. 

─Doctora nos vemos mañana.

─Si, cuídate Christian, descansa. 

Cuando Christian iba saliendo choco con Lorena quien iba entrando.

─Perdón, ¿No te lastime, verdad? ─dijo Christian.

─Estoy bien. ─ella siguió y no le prestó atención a él. ─ ¿Angélica, que vas hacer ahora?

─Nada, ya termine mi trabajo.

Christian se fue, se puso muy nervioso con la aparición de Lorena, no sabía con qué pretexto hablarle.

─Era para organizar lo del viaje al faro a Colon y demás sitios.

─Creí que ya lo tenías todo listo, por eso te puse a cargo. 

─Si pero resulta que ahora todos los que dijeron que no iban y pusieron escusas para no acompañar a sus familiares en este centro, resulta que quieren ir.

─ ¿Cuál es el problema?

─No sé si cabremos en el autobús. 

─Tienes razón, eh invitado a una chica esta mañana y a Christian hace un momento.

─ ¿Christian?

─Si, ¿Porque no? Además iras con tu novio, no le veo el problema.

─Está bien.

─Hablare con los demás médicos del centro para que vallemos en nuestros autos y el autobús sea solo para ustedes y sus familiares. ¿Tu madre ira?

─No, mañana ira a visitar a mi tía.

─Pues nada, esta todo resuelto. Me voy estoy muy cansada.

Cuando Lorena salía se encontró con Christian en el pasillo, al parecer había escuchado lo que dijo.

─ ¿Entonces no quieres que yo vaya?

─No.

─ ¿Es porque iras con tu novio?

─Sí.

─Desde ahora estoy celoso.

─No me importa.

─Te ves linda cuando te enojas. Lo decidí, iré, será divertido que estés más pendiente a mí que a tu novio.

─No has cambiado.

─Espera, no te vayas, solo estoy bromeando, es que no quiero verte con nadie más aparte de mí. Aun siento el deleite de tus labios sobre los míos, desde la vez que no besamos.

Lorena ante lo dicho por Christian se quedó pensativa por unos segundos, cuando le iba responder su celular sonó. Era Thomas.

─Hola mi amor, ¿Cómo estás?

─Bien, perdón estaba en medio de un examen por eso no te respondí.

─Está bien, era para recordarte el viaje de mañana al faro a Colon.

─Si, iré contigo. Me voy mi clase está a punto de empezar, te quiero.

─Yo a ti, bye.

Cuando Lorena termino de hablar con Thomas, Christian aún permanecía frente a ella.

─ ¿No tienes educación Christian?

─No, ¿Y tú?

─ ¿Que dijiste?

─Hablas con tu novio frente a mí, como si yo no fuera nada, creo que merezco un poco de respeto. ─sonreía Christian.

─Adiós Christian, es lo único que voy a decirte.

─ ¡Esto es la guerra Lorena, voy hacer lo imposible porque te enamores de mi para siempre!

 

 

─ ¡Mama ya llegue!

─Hola.

─ ¿Mama, y estas rosas, y caja de chocolate?

─Son para ti, llegaron junto a esta carta.

─Thomas, me imagino.

─Pues imaginas mal.

─Déjame ver.

Para la mujer más hermosa del mundo y por la que eh cambiado. Lorena te quiero.

─  ¿Que pretende ahora ese hombre?

─Ha cambiado, y quiere que le de otra oportunidad.

─ ¿Y?

─Ahora estoy con Thomas, ya no siento nada por él.

─Bueno, igual me voy a quedar con las rosas. ¿Y los chocolates?

─Comete la mitad y la otra me la comeré más tarde. Ahora tomare un baño antes de acostarme a ver películas.

Al día siguiente temprano en la mañana en el centro de terapia, estaban todos reunidos: Los médicos, los pacientes y los voluntarios como Lorena. El objetivo de este viaje era entusiasmar a todas estas personas con discapacidades, para que se dieran cuenta que no están solos y que pueden divertirse o disfrutar como una persona normal. Había personas de todas las edades, incluidos adolescentes y niños con sus familiares.

─Buenos días doctora.

─Oh, hola Christian.

─ ¿Has visto a Lorena?

─Está por allá, con su novio.

─Eso veo.

─Christian recuerdas el motivo de este paseo, ¿Si? No me gustaría que hubiera una discusión entre tú y Lorena, o te pelearas con su novio.

─Solo vine a divertirme y a conocer gente nueva.

─Me alegro de escuchar eso, te tengo una tarea.

─ ¿Cuál?

─Esos 3 adolescentes que están ahí, necesito que seas su acompañante durante el paseo, hace un mes me dijiste que después que te recuperaras, tal vez te volverías voluntario como Lorena, pues empieza.



Takaki5

Editado: 27.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar