Distancia Entre 2 Puntos ✔️

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 18 Final.

─Mama me voy.

─Adiós, cuídate.

 

¿Que estoy haciendo?

 

Me despedí de mi mama y me dirigí al parque. Le mentí a mi mama diciéndole que me reuniría con unos amigos del trabajo.

 

─Hola Christian.

─Hola, te extrañe.

 

Hace una semana, desde que bese a Christian mientras conversábamos, hoy es la tercera vez que nos encontramos en secreto en este parque, como si fuéramos adolescentes. 

 

No podíamos para de besarnos en cuanto nos veíamos, inclinado ante mí, apoyándose de mi silla Christian me dio un hermoso beso, yo solo estaba haciendo lo que me dictaba mi corazón, sin saber si era lo correcto o no. Christian había cambiado, lo hizo por mí, el mismo me lo dijo.

 

─Toma es para ti. ─le prepare a Christian un pastel. ─Lo hice yo misma.

─ ¿Enserio lo hiciste tú? Debe estar muy bueno si fue hecho con tus delicadas manos. ─Pues, pruébalo y descúbrelo, hacía tiempo que no horneaba un pastel.

─ ¿Y lo hiciste solo por mí?

─Sí.

 

Una parte de mi tenía miedo, la otra estaba muy enamorada como para darse cuenta. Sentía una tristeza y a la vez una gran alegría.

 

─ ¿Porque lloras?

─Es por el momento, me da un poco de pena que estemos haciendo esto.

─ ¿Haciendo qué? ¿Amándonos? ¿Queriéndonos? No estás haciendo nada malo Lorena. Si hubiera permanecido junto a Rossana queriéndote, ninguno de los dos hubiera sido feliz, ella lloro pero sé que con el tiempo encontrara a alguien mejor que yo, sin embargo yo nunca podre encontrar a alguien como tú.

─Limpie mis lágrimas. ─Mujeres en sillas de ruedas como yo, hay muchas.

─Pues tu eres la primera que conocí y de la que me enamore, tú me cambiaste. 

 

Christian probó el pastel que le hice y le gusto.

 

─Está delicioso.

─Gracias.

─Creo que debiste ser mejor repostera y no contadora, trabajar con números que aburrido. ─soltó una carcajada.

─Pues aunque no lo creas, amo los números.

─...Más que a mí.

 

Christian en su celular puso una bonita pista de piano para que el ambiente entre nosotros fuera más placentero. Fue hermoso ese momento, Christian y yo nos comíamos el pastel que le prepare debajo de la sombra de un árbol, mientras escuchábamos esa hermosa melodía de piano que nos hizo aprovechar el momento en silencio, hasta que nuestras miradas se cruzaban y sentíamos el deseo de besarnos. 

 

─ ¿Qué haces? ─le pregunte con una sonrisa en mi rostro.

 

Christian me beso, nuestras bocas estaban cubiertas con suspiro, parecíamos dos niños.

 

─Ya, las personas nos miran como raros.

─No me importa, ¿Serán tus labios o el bizcocho que saben tan bien?

─Es el bizcocho. ─sonreí.

─No te creo, te besare de nuevo para confirmarlo.

 

 

Después de terminar de comernos el bizcocho, fuimos a pasear un rato por la zona colonial.

 

─Lorena sonríe.

─ ¿Qué?

 

Christian tomo muchas fotos, casi todos a mí.

 

─Entremos aquí. ─era una tienda de regalos. ─Quiero comprarte algo.

─Está bien.

 

Cuando entramos a la tienda nos dimos cuenta que los pasillos eran muy estrechos, así que decidí esperar a Christian afuera.

 

─Yo esperare afuera.

─Está bien no tardo.

 

Christian tardo mucho en la tienda, quería comprarme algo para que viera lo enamorado que está el de mí. Yo no tenía suficiente imaginación para adivinar que me estaba comprando. Cuando salió le pude notar una gran sonrisa en su rostro, pero su sonrisa no duro mucho, cuando me vio que estaba hablando con él.

 

─...Si, yo también te quiero, adiós.

─... ¿Era él? 

─Incline mi cabeza con vergüenza. ─Si, quería ver como estaba.

─Oye. ─acotejo mi cabello. ─Está bien, ahora estás conmigo, ¿Me quieres tanto como yo te quiero a ti?

─Me gustas, te quiero. 

─Estaremos bien, ya deja de sentirte triste, por alguien a quien no amas. Como te conté, me sentí muy mal por mi ex, sin embargo ambos lo superamos y continuamos con nuestras vidas. 

─...Tienes razón.

─Ahora, cierra los ojos y extiende tu manos.

 

Extendí mis manos y cerré mis ojos. Sentí como Christian puso algo en mis manos.

 

─Bien, ahora ábrelos. 

 

Cuando abrí los ojos podía ver lo que era. Estaba envuelto en un papel de regalos y era cuadrado, parecía ser una libreta o un diario. 

 

─ ¿Qué es?

─Ábrelo.

─ ¿Aquí?

─Sí. 



Takaki5

Editado: 27.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar