Dividida

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1. Recuerdos fugaces

!!! Alguien por favor que me ayude!!! -No importa cuanto grite nadie me ayuda, ya no puedo mas, siento que e corrido toda mi vida, estoy tan agotada, mis fuerzas me van abandanando me cuesta respirar, solo me dejó caer sobre mis rodillas, mis ojos comienzan a cerrarse, ya no puedo levantar la vista solo puedo mirar hacia abajo -que es esto- grito aterrorizada, levantó mis mano están ensangrentadas eso no es todo estoy en un charco de sangre, no puedo levantarme por mas que lo intento -Dios que es esto, que hice- no puedo dejar de decir lo, -de quien es toda esta sangre? - mis lágrimas no dejan de caer, poco a poco mi visión comienza aclararse, que es esto, no puedo creerlo, entre mi mano izquierda un bisturí, voy aclarando mi mirada hacia mis manos, mis ojos se abren más, comienzo a gritar desesperada, veo mi sangre correr, -NO, no, no, no-!!!! -Yo puedo ayudarte, si es que así lo decides- alcanzo a escuchar una dulce voz a lo lejos -POR FAVOR POR FAVOR AYÚDEME!!!! - grito desesperada, mirando hacia todos lados buscando aquella voz -Todo tiene un precio el cual, ¿estas dispuesta a pagar?- No lo pienso ni un segundo -Te daré lo que sea solo ayudame- toda la oscuridad a mi alrededor comienza a reunirse frente a mi la velocidad hace una brisa un tanto amenazante, la oscuridad comienza a delinear la figura de una mujer -¿que ere.. - no terminó la frase cuando toda esa oscuridad invade mi cuerpo entrando por mi boca, no puedo gritar, ¿que esta pasando?

Despierto de golpe, mi corazón late deprisa, me falta el aire, estoy bañada en sudor, el primer pensamiento que tengo es ver mis manos, enciendo la luz, mi corazón comienza a tranquilizarse, mis cicatrices siguen siéndolo, miro el reloj sobre mi buro marcando las 3:33, no paso más de una hora desde que me acosté a dormir, - ¿otra vez este sueño? ¿Que es, solo es un sueño verdad?- No dejó de preguntarme lo mis lágrimas salen sin control, vuelvo a recostarme sin apagar la luz, mirando fijamente el reloj, en un abrir y cerrar de ojos son las 6:30 me me siento sobre la cama, mirando al vacío con la mente en blanco solo sostengo entre mis dedos mi collar, de alguna forma me da tranquilidad, respiro profundamente y me levanto, dispuesta a iniciar mi día. 



Minnory

Editado: 09.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar