Dividida

Tamaño de fuente: - +

Cielo

Es extraño Alex dijo que vendría a verme, pero ahora no siquiera responde mis mensajes, me siento al pie de mi ventana mirando la calle, mi mamá entra con una caja enorme que me hace levantarme

—¿Que es eso má?—

—Donaciones hija, estas son algunas cosas tuyas de pequeña que pienso donar, pero revísalas y si puedes agregar más cosas seria bueno 

—De dónde salió to... No terminó de preguntar cuando un ruido de algo quebrando seguido por pasos de los mellizos retumba en casa y mi mamá baja corriendo para ver su diablura de día, yo aprovecho y comienzo a revisar las cosas de la caja, veo ropa de cuando tenia 5 o 6 años, unas cuantas muñecas, entre otras cosas veo mis viejos diarios, que no recordaba haber tenido pero me da un escalofrío al ver dibujada una pesadilla entre las hojas de uno de ellos, me armó de valor y comienzo a hojearlo, no es posible que no lo recuerde por las fechas yo tendría 13 años, comienzo a hojear mas y mas, tomo otro de los libros, sigo con otro y otro me asombrada y me asusta todo lo que escribí y no entiendo como es que no recuerdo haberlo hecho , hasta llegar al libro correspondiente a las fechas del incidente, me asusta leer que escribí, pero tal vez me de las respuestas que busco, tomo el libro y me siento sobre la cama, respiro profundo y comienzo a leerlo paso una página y otra y otra, mis lágrimas salen solas llego al día antes del incidente al leerlo dejó caer el libro, me cubro la boca, salen más y más lágrimas tengo que saber que pasó ese día, —No, esto no puede estar pasando— paso las páginas desesperada pero no importa solo hay paginas en blanco, me abrazo a mi misma

—Cariño, Alexander esta aquí— escucho gritar a mi mamá desde abajo 

—bajo en un segundo— limpio mis lágrimas, pero escondo el libro debajo de mi cama antes de salir de mi habitación miro con atención al rededor, buscando algo que ya no soy capaz de hacer y solo camino lento cerrando mi puerta. 

Al bajar las escaleras busco a mi mamá ignorando por completo a Alex, la miró en la cocina tratando de pegar su caballo de cerámica —Sucede algo Cielo?— me sorprende que haya sentido mi presencia —mamá tu recuerdas como era yo antes de amm bueno ya sabes de cuando— ella deja caer la pieza de cerámica y me mira angustiada —tus pesadillas han regresado verdad— me pongo nerviosa y no es que hayan vuelto después de leer mi diario no estoy segura de nada —No mamá, no te asustes, solo es curiosidad estoy bien, ammm ya me voy— salgo deprisa y sujeto a Alex del brazo jalandolo —Hija espera— —nos vemos mamá—

—¿Que fue eso?— Alex me mira confundido y con toda razón yo también no estoy segura 

—Nada, vamos por un café— 

—Seguro—



Minnory

Editado: 09.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar