Doloroso amor

Tamaño de fuente: - +

10

Sofía tomando de su bolsillo las llaves de su coche, abriendo la puerta con las manos temblorosas y con el nudo creciendo el la garganta sube al automóvil y encendiendo lo comí si la estuviesen persiguiendo.

Manejando como vio ladrónsuela que le an pillado en el acto, conduce rápido pero con precaución.

La preocupación por cada semáforo que pasa y está más cerca su destino crece, crece y crece como cual planta en primavera, con los nervios a flor de piel llega a su casa y como subió bajo cerrando la puerta tras de sí.

Corriendo tan pronto como sus pies le permiten llegó a la puerta de su condominio, abriendo estrepitosamente la puerta ve enseguida a Rosa y a Ernesto en la sala.

Su mal presentimiento se posiciona más en su estómago, su garganta comienza a formarsé un nudo, las pupilas de sus ojos de dilatan, su ritmo cardíaco se hizo irregular.

- Sofía ven - le llama Ernesto, ve a las dos personas que están sentados ahí.

Sofía con pasó inseguro camina a dónde se encuentran las dos personas que provocaron por mucho tiempo su dolor y en este momento a cómo está la situación talvez y solo talvez su corazón ya no aguante una desepcción más de parte de su marido.

Sentándose frente a ellos observando cómo ella tomaba el brazo de su marido aceptando el contacto que está le da y que a ella solo le dió rechazo, mientras a ella le daba flores y chocolates Sofía solo resibia un montón de insultos y burlas.

- Que es lo que me tienes que decir - solo esperaba la gran bomba.

- Pues lo que te tengo que decirte es...- el tipo no podría articular palabra alguna - es que - se lleva la mano libre detrás de su cuello - este.

- Este que Ernesto solo ya.

La desesperación comenzó a llenar el ser de Sofía todo le parecía incómodo, Rosa no tenía mucho tiempo ahí y ya no la soporta.

- Este, Rosa está....- No término de articular Sofía ya sabía a dónde lleva este asunto - Está embarazada.

Su corazón se detuvo sus ojos están más que abiertos.

- ¿Que? - su tono de voz salió muy agudo, su sonido se oyó lastimero.

Sus ojos picaban por dermar lágrimas, el nudo en la garganta se hizo mucho más pesado, su llanto quería hacerse presente más lo retuvo y con coraje y valentía se levanto y dijo.

- Pues felicidades a ambos, bueno creo que asta aquí llegó nuestro matrimonio Ernesto hablaré con uno de los abogados del bufet a que me tramiten el acta de divorcio.

Ernesto escuchaba cada palabra que soltaba Sofía, su voz sale temblorosa, pero con decisión.

- Espera Sofía no llege.... - la frase quedó en el olvido pues volvió a interrumpir Sofía.

- Ya no hay nada que hacer Ernesto tu lo provocaste no veo el objetivo de detenerme, tú y nadie más que tú lo as provocando - tomo más aire llenando sus pulmones y continua - ya eres demaciado grande para que trates de perdonarte, creo que tienes los suficientes pantalones para afrontar tus consecuencia - dándose la vuelta para caminar, pero se detiene - y por lo de la empresa y bufet de abogados no te preocupes me are cargo de ellas solo serás un socio más.

Hay fue cuando Rosa se sorprendió por las palabras de la chica pues que no su novio era dueño del bufet y empresa que el manejaba solo pregunto bueno más bien peleó.

- Ollé no tienes derecho a quitarle lo que por ley le pertenece ante el debería de decirte eso sacarte de esta casa y dejarte sin un peso, ni entiendo cómo es que tienes las agallas para decirlo.

Sofía ante lo dicho de aquella arrpia se dió cuenta que clase de persona es y lo que buscaba de lo que en un tiempo a su ex marido y como si le allan dado cuerda a Sofía voltea y le responde.

- Espera tú qué es lo que me tratas de decir.

- Que no tienes ni porque decirle eso a mi novio, ni siquiera entiendo porque mencionas los lugares que maneja seguro y lo único que tú quieres es darle lastima para que no te deje sin dinero.

- Yo querer darle lastima por dios que tienes en la cabeza ¿Aire?, Pero que patética eres.

- No yo no soy patética solo peleó lo que por ley le pertenece.

Sofía no aguanto las ganas de reírse ante lo dicho anteriormente, su risa sonaba tan genuina y melodiosa que captó la atención de Ernesto haciendo que este se arrepintiera por todo lo que a hecho

- Cuál es la gracia - pregunta Rosa por el tan de repente carcajada de Sofía.

- Tu - Rosa frunce el ceño y le parece aún más divertido.

- Porqué?.

- Solo porque no te lo ha dicho.

- Decirme que.

- Que la legítima dueña de la empresa y el bufet donde te a llevado y de dónde saca el dinero para tus paseos, joyas y lo demás es mío.

- Es eso cierto Ernesto.

Más Ernesto solo callo la pregunta quedo en el aire junto con las ganas de ahorcar a Sofía y a Ernesto nunca contó que ella era la dueña de la que tanto anhelo.

La envidia y el coraje la carcomía por dentro como es posible que ella allá conseguido todo lo que tiene el hombre que ama se casó con ella, su madre es abogada su padre es un empresario exitoso y ella que una bil hija de sirvienta y un mecánico se avergüenza de sus raises y para terminar ella solo era una vil camarera de una cafetería.



Irlandamariz

Editado: 07.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar