¿ Dónde Está Emily Thompson ?

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

Azael Walk

Mi primer día en la prestigiosa escuela que estudia esa mocosa, me inscribieron en el mismo lugar que ella para protegerla de unos tipos. Una mujer me pidió que la cuidara y pues eso haré.

Entro a mi primera clase que es matemáticas, busco un asiento vacío y es ahí donde  veo a la mocosa tal y como me la describió la mujer. Espero que no sea de esas chicas creídas y huecas, me siento al lado de ella y la miro, pero ella esta tan concentrada en la ventana que no se da cuenta de mi mirada.

La profesora no para de hablar sobre los números imaginarios, aunque ya me sé toda la materia. No presto atención en toda la clase hasta que tocan el timbre y me voy lo más rápido posible ya que tengo hambre, pero me quedo en una parte para ver lo que hace la mocosa. 

La veo guardar sus cosas cuando se le acercan dos chicas, me pongo alerta por si está en peligro, pero luego solo las veo hablar animadamente así que me voy a la cafetería.

Cuando llego no hay tanta fila asi que aprovecho de cojer un sándwich, jugo y un pedazo de pastel, me dirijo a la mesa del fondo y empiezo a devorar todo, me quedo mirando a un punto fijo cuando me da por alzar la mirada y veo a mis amigos, ellos tambien están aquí para vigilar a la mocosa, Connor Wells y Adam Brooks.

-¿Ya viste a la niña esa?- dice Adam sentándose en la mesa con Connor.

-Si, es igual a como me la describió esa mujer, espero que no sea de esas chicas huecas y ya sabes, de esas que se acuestan con el primero que encuentran- dije terminando de comer entre risas por el comentario.

-Esperemos que no sea así- dice Connor.

Después de hablar con los chicos tocaron para entrar y seguir con las putas clases. Me dirijo a la siguiente  que es gimnasia, voy hacía el vestidor de hombres y me cambio por un buzo negro y una polera gris.

Cuando salgo veo a la mocosa marchándose del vestidor de mujeres con unos shorts cortos azules y una polera negra, la mocosa esta buena, ese short me da una buena vista de su trasero y no se diga de la polera, creo que tengo un problema.

Miro hacía abajo y veo mi gran problema, mi amiguito se despertó y trato de pensar en cosas asquerosas para que baje un poco, luego de eso él profesor nos dice que debemos trotar 30 minutos eso es pan comido.

Me dispongo a correr y la mocosa está enfrente, trato de trotar un poco más rápido para alcanzarla y lo logro, la llego a pasar y siento su mirada en mí,  más específicamente en mi trasero, me volteo y la miro, ella nota mi mirada y rápidamente mira para otro lado, está muy sonrojada, sonrío de lado y sigo trotando.

Después de trotar el profesor nos dice que hagamos 90 abdominales, fácil.
Me acuesto en la colchoneta y empiezo a hacerlos rápido, miro hacía al lado y esta la mocosa haciéndolos mas rápido que yo, me sorprendo y detengo el ejercicio, la miro y ella me mira pero luego esquiva mi mirada y sigue en lo suyo.

Cuando termino los ejercicios que el profesor nos dio me dirijo a los vestidores, iba tan distraído que no me di cuenta que entre al de mujeres, cuando entro todas gritan que salga y la mocosa solo me mira, está en ropa interior, ella se sonroja y se trata de cubrir con la toalla, la miro y me gusta lo que veo, se ve tan sexy, me voy sin decir nada y entro ahora si al de hombres, me dirijo a las duchas y me baño.

Luego de eso ya me siento más limpio y me dirijo a la siguiente clase que es inglés.
Entro y espero a que suene el timbre, no tengo ganas de ir a comer así que prefiero quedarme en la sala, no me di cuenta que la mocosa estaba allí hasta que siento su mirada, la miro y se sonroja, le sonrío de lado y le guiño un ojo, ella rueda los ojos y me río.

-Eres un cerdo, ¿Cómo se te ocurre entrar a los vestidores de chicas?-  dice ella mirándome mal.

-No está de mal darle un gusto a mi vista de vez en cuando ¿no? Además, te queda bien ese encaje negro- dije sonriendo de lado.

-Estúpido.

-Mocosa.

-Pervertido.

-Hueca.

-Cerdo.

-Tarada.

-Engreído.

-Tonta

-Imbécil.

-Linda.

-Idio...¡¿Espera qué?!- dice casi gritando y muy sonrojada.

-Además de tonta eres sorda- dije divertido.

Ella dejo de mirarme, parecía un tomate, bueno como sea el timbre sonó y todos empezaron a entrar al igual que el profesor.
La clase es aburrida, es obvio que no presto atención, dirijo mi mirada hacía la mocosa y la veo dibujar algo supongo que tampoco le interesa la estúpida clase, menos mal que es la última.

Luego de escuchar a él profesor sobre que mañana hay que hacer un trabajo en parejas, tocan el timbre para irnos.
Salgo rápido, pero no me voy, solo para asegurarme que esa mocosa llegue sana y salva a su casa, la veo salir con las mismas chicas de antes y me quedo cerca de la salida, mas bien del estacionamiento.

Luego de que salieran se fueron a la plaza que está frente de la escuela.
Tomaron un helado, después de que terminaron y de ver como se despedían ella se subió a su moto y la comencé a seguir en mi auto, manteniendo la distancia.
Ella aceleraba de vez en cuando pero varias veces miraba hacía atrás, le diré que eso es peligroso ya que puede tener un accidente, tenía que detener varías veces el auto por su culpa.
Cuando estaba apunto de llegar a su casa, estacionó su moto, se dió la vuelta y yo no me fijé por ir distraído.
Me estacioné casi cerca de ella, la miré y estaba muy enojada.

-¡¿Por qué mierda me estás siguiendo imbécil?¡- gritó la mocosa.

Creo que estoy en problemas.

Joder.
 



Genesis

#9601 en Novela romántica

En el texto hay: novelajuvenil, romance, suecuestro

Editado: 25.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar