¿dónde Te Encuentro?

Tamaño de fuente: - +

Más Tiempo

Tyler

Estamos sentados frente a frente, la único cosa que nos separa es la isla de la cocina, y nuestras tazas de café. Hace unos minutos desperté a Alice para desayunar y contarle algunas cosas, ella preguntaría el resto luego, lo sabía. Pero me sorprendió que ahora, en vez de ser ella la que este esperando por mi historia, soy yo él que espera el relato de la pesadilla que tuvo hace casi dos semanas. Al parecer, darle el tiempo suficiente funcionó.

Alice da un pequeño sorbo de su café, deja la taza sobre la isla y empieza a tamborilear la taza con sus largas uñas, que ahora llevan un color aqua. Levanta la mirada de su café y me mira directamente, abre su boca pero la cierra después de unos segundos.

-Si no estás lista para contarmelo, no hay problema- decido bajar un poco sus nervios.

-No, esta bien. Algún día tendras que saberlo, solo estoy adelantando el proceso.

-Esta bien.

Pasan varios minutos más, ya terminé mi café, tome una ducha y cepille mis dientes a pedido de mi hermana, que quería que la dejara sola un momento para que pueda procesar como me lo dirá. Y ahora, seguimos en la cocina, también estoy seguro que su café ya se habrá enfriado.

-¿Podemos ir a la sala? Necesito estar más cómoda- pide mientras se remueve en el taburete.

-Como te sea mejor- le doy una sonrisa para tranquilizarla un poco y me levanto del taburete para poder dirigirnos al sofá.

Atravieso el umbral de la cocina y tomo asiento en la esquina del sofá, dejando la otra libre para Alice. Meto mi mano en el bolsillo delantero de para quitar mi móvil que, ahora mismo, esta molestandome, por costumbre enciendo la pantalla y me muestra un mensaje de mamá, iba a contestarlo pero escucho los pasos arrastrados de Alice saliendo de la cocina y decido apagarlo, dejo el móvil sobre la pequeña mesa de cristal e inmediatamente mi mirada se posa en mi hermana, quien esta unos pasos delante del umbral mirando al piso y una expresión de culpa se extiende por su rostro.

-¿Estás bien?- pregunto un poco preocupado.

Ella no responde, en cambio, fija su mirada en mi, antes de darme cuenta sus ojos se llenan de lágrimas, pero no las suelta.

-Hey, ¿qué sucede?- me acerco a ella preocupado por su repentina reacción.

Antes de que pueda llegar, Alice se lanza a mi abrazandome y empieza a llorar. Le devuelvo el abrazo un poco confundido con el ambiente.

-Lo... lo siento, no podía hacer nada... perdóname... por favor- apenas puedo entender lo que dice en medio de tanto llanto, pero lo hago, y me deja aún más confundido de lo que estaba antes. Decido ignorar ese sentimiento e intentar tranquilizarla, asi que hago lo de siempre.

-Tranquila, Al. Sentemonos un momento y luego dime lo que tengas que decirme, ¿si?

-Está bien- responde un poco más calmada.

Alice se sienta en la esquina contraria de donde estaba antes, tomo lugar a su lado. Se queda en callada unos segundos soltando lágrimas silenciosas que surcan sus mejillas y a un lado de su, ahora, roja nariz. Alice levanta la mirada y se queda observando un punto fijo detrás mio.

.

.

Tardó alrededor de una hora en contarme toda su pesadilla, ahora tengo algunas cosas más claras. Le hice algunas preguntas y respondió con algunas faltas de coherencia, pero entendibles después de todo, pero solo hay algo que no me quedó claro.

-Alice- alza su cabeza, el nerviosismo es notable en sus ojos. Creo que ya sabe lo que voy a preguntar, y no quiere responderlo-. Hace una hora, cuando saliste de la cocina, ¿Qué hiciste? ¿Por qué tendría que perdonarte?

-Yo...- sus ojos vuelven a cristalizarse- no quiero decirtelo aún, necesito... - a mitad de las palabras su voz se corta y no puede terminar la oración porque rompe en llanto de nuevo.

-Hey, ven aquí- hablo de manera calmada mientras me acerco para abrazarla, ella se encoge un poco y esconde su cabeza entre mi hombro y mi cuello.

-Dijo que si te lo contaba el miedo desaparecería- murmuró, tan bajo que apenas lo oí.

-¿Qué?

-Hace una semana soñe con "eso"  de nuevo, pero solo una vez, me dijo que si te contaba lo de la pesadilla sería libre, sus palabras exactas fueron "Cuentale sobre nuestro pequeño encuentro y serás libre de dormir"

-¿Por qué no me lo contaste antes?

-Cosas mías, no tienes que preocuparte.

No le creo para nada, pero tampoco quiero insistir. Se separa de mí y apoya su cabeza por el respaldo del sofá, nos quedamos en silencio un momento hasta que ella se da cuenta de la hora.

-¡Mierda! Llego tarde.

Desaparece por las escaleras dejándome confundido. Tomo mi teléfono y decido contestar el mensaje que mamá me había dejado.

Mamá~ 8:36 A.M
Nuestro vuelo aterriza mañana por la noche, espero no encontrar sorpresas... ni bendiciones.

Rio al leer ese mensaje, solo mamá puede decir esas cosas con total confianza a que sea mentira.

Tyler~ 9:44 A.M
No te preocupes, iremos a recogerlos con futuros ingenieros.

Apago mi teléfono y escucho que alguien baja de las escaleras, volteo para ver quién es y observo a Omptex bajando con Piscis en su lomo. El tigre se acomoda sobre mis piernas y el pájaro se queda sobre el respaldo del sofá.

Prendo la televisión y es justo en ese momento que me doy cuenta de un pequeño detalle, ¿Qué mierda haré con el tigre?

.

.

.

.

Capítulo algo- muy- corto, pero necesitaba hacer esta parte 😉
 



GabiiTakZer

#2457 en Fantasía
#3095 en Otros
#417 en Aventura

En el texto hay: aventura, magia, hermanos

Editado: 11.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar