Don't break my heart

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO II

CAPITULO II

Las cosas cambiaron drásticamente, Ryan y yo pasamos ser de conocidos a amigos, donde sea que nos viéramos no acercábamos a saludarnos y hablábamos de cosas sin importancia y si alguno de los dos estaba apurado al menos decíamos hola, no puedo decir que éramos los mejores amigos, no todavía.

Mis sentimientos por el iban en aumento, cada vez lo quería más y no hallaba la manera de parar lo que sentía por él, claro nos es que realmente lo haya intentado, de cierta manera adoraba sentirme así, ya no era un amor infantil, era algo más maduro pero a la vez puro y sincero.

Pasaron tres años después de aquella noche y pasó lo que todos de alguna manera esperábamos pero para lo que de ninguna forma nos sentíamos preparados. Tío Marco, papá de Ryan, había estado internado durante un mes en el hospital después de presentar una recaída, era media noche cuando el teléfono sonó, acababan de llamar a tía Megan para decirle que su esposo, el amor de su vida había fallecido.

Solo bastó que mamá nos despertará con lágrimas en los ojos para saber lo que había pasado, papá no estaba para nada mejor y como estarlo cuando el amigo de toda una vida muere. El viaje al hospital fue en silencio, hasta ese momento no sabía cómo estaba Ryan, él y su mamá se habían adelantado ni bien recibieron la noticia, tan solo pensar en cómo podía estar me ponía ansiosa y me hacía sentir que jamás llegaríamos al hospital.

Casi media hora de viaje después por fin llegamos, fuimos directamente donde sabíamos que los encontraríamos, estaban sentados en un sillón, los dos tenían la mirada perdida y no notaron cuando nos acercamos hasta que mi papá llamó a tía Megan por su nombre.

- ¿Megan?

- Charlie… Susan… se fue- fue lo primero que dijo ella, se veía tan perdida.

- Lo sé- respondió mamá- y probablemente nada se compara con tu dolor en este momento pero hablemos de ello en otro lugar dejemos que los chicos vayan a caminar- mamá me dio las llaves del auto junto con una mirada significativa y después de eso, junto con papá, se llevaron a tía Megan.

Me quedé un rato viendo por donde se fueron y cuando al fin me di la vuelta Ryan y Josh se encontraban abrazados, mi hermano le dijo algo al oído a Ryan a lo que él respondió con un asentimiento y luego se soltaron, mi hermano vino en mi dirección se detuvo solo para decirme que yo era mejor manejando esto que él y todo lo que él podía hacer ya lo había hecho, pero que si lo necesitaba no dudará en contactarlo, después se fue a casa. Nunca juzgué a mi hermano por ello, todos vivían de alguna manera su duelo, además él era alguien con quien podías contar en las buenas y en las malas, pero como dijo todo lo que puedo decir o hacer ya lo había hecho. Ahora era mi turno.

Me acerqué a Ryan quién se encontraba de nuevo sentado, le ofrecí mi mano, no dije nada y él tampoco pregunto nada, solo tomo mi mano. Lo saqué de ahí y lo lleve de la mano hasta el auto de mis padres, probablemente ellos se habían ido en el carro de tía Megan. Conduje durante un par de horas sin un destino fijo y siempre en silencio, hasta que después de todo ese tiempo escuché su llanto y no sé exactamente en qué momento yo también comencé a llorar, decidí en ese momento que era hora de parar si no queríamos tener un accidente.

Con el carro estacionado, lo abracé y lloramos sin ninguna contención, no había nada más que hacer, no por el momento, sé que talvez debía ser la fuerte si quería apoyarlo, pero simplemente no podía ambos necesitábamos esto, ya hablaríamos luego, ya sería la fuerte luego.

Después de un largo tiempo y cuando las lágrimas habían parado en su mayoría, supe que era el tiempo de hablar.

- Te volveré a repetir lo que te dije aquella noche hace tres años atrás, si tienes que llorar hazlo pero una vez nos vayamos de acá tendrás que ser fuerte.

- Cada día recuerdo eso y talvez es lo único que me ayudo a seguir adelante. Aunque ahora que ha muerto no sé cómo haré para continuar.

- Lo harás un paso a la vez y no lo harás solo. Además recuerda que así como tú necesitas apoyo tu mamá también lo hará.

- Lo sé y es justo por ella que no dejaré que esto me venza.

- Bien dicho.

- ¿Sabes algo? Es justo por este motivo que le pedí a tu hermano que nos dejará solos, si hubiéramos estado los él y yo en una situación similar ambos hubiéramos fingido estar bien por el bien del otro y talvez nunca hubiéramos liberado lo que realmente estábamos sintiendo. Aunque ahora me siento egoísta, para él también mi papá significaba mucho y también necesita de alguien que lo apoyé.



Joana

Editado: 04.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar