Don't break my heart

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO IV

CAPITULO IV

- Dime que te hizo y ni se te ocurra negarlo, sé que es a causa de él que no iras a la misma universidad que nosotros– y allí me encontraba, sufriendo otra vez. Es curioso como cuando nos enamoramos, las personas no solemos darnos cuenta del daño que alguien nos hace hasta que la situación nos supera, o quizás simplemente preferimos no hacerlo, bien dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver.- ¿Me estas escuchando siquiera? Me tomé un año sabático para que vayamos juntos a la universidad y ahora sales con que te irás al extranjero ¡Habla por Dios!

- Cálmate, mamá esta en casa te puede escuchar.

- Pues me vale mier…

- ¡Josh!

- Está bien, lo siento. Ahora empieza a hablar, si no quieres que hable con papá y mamá acerca de todo.

- Eso no es justo Josh- mi voz sonó más como la de una niña siendo regañada, sabía que estaba entre la espada y la pared y mucho más por la mirada que mi adorado tenia, cuando me veía así sabía que cumpliría sus amenazas. Después de meditarlo un rato decidí que lo mejor era contarle la verdad.- Esta bien te contaré todo…

- ¡Hasta que por fin!- me respondió interrumpiéndome, agitando levantando los brazos y dejándolos caer sobre la cama en la cual ambos nos encontrábamos sentados.

- Te contaré todo con una única condición.

- ¡No, eso sí que no!

- Jossshh, por favor baja la voz pronto mamá subirá averiguar porque tanto alboroto.

- Pues cuéntame lo que te hizo cambiar de opinión y sin condiciones.

- No lo haré, por favor Josh es solo una condición y te contaré absolutamente todo, sino nunca te enterarás no me importa que les cuentes a nuestros padres, guardaré silencio al respecto para siempre.

- Odio cuando te sales con la tuya- eso me sacó una sonrisa, la primera verdadera sonrisa desde hace una semana, desde el mismo tiempo de mi discusión con él.- Extrañe verte sonreír- dijo mi hermano melancólicamente.

En serio detestaba que él estuviera triste por mi culpa, al ser tan unidos siempre nos afectaba de sobremanera lo que le pasaba al otro.

- ¿Y cuál es la condición?- preguntó insistentemente Josh al ver que no decía nada.

- No harás nada, no hablarás con Ryan y eso incluye gritar y que tus puños se comuniquen con él.

- Me alegro de ver que aún sabes lo que es bromear- la ironía que destilaba su voz se notaba claramente.

- Prométemelo Josh.

- Como si me quedara otra opción…

- Promételo- seguí insistiendo, lo conocía bien y hasta que las palabras no salieran de su boca yo no podía estar tranquila, sabía que era estúpido de mi parte tratar de proteger a Ryan de la furia de mi hermano, pero no lo hacía por él.

Me había hecho una promesa el día que salí de su casa y era que jamás dejaría que ni él, ni nadie me romperían el corazón otra vez; a pesar de ello no podía dejar que nuestras familias se separan por nuestra culpa. Aunque no lo hacía por él, sabía muy bien que mi amor por Ryan no se había acabado y tampoco lo haría en un futuro cercano, pero sabía que tarde o temprano lo lograría.

- Está bien lo prometo- eso tomó más tiempo del que esperaba pero al fin lo hizo- Ahora si comienza y no me ocultes nada.

- El día de la fiesta de la graduación… - fue así como comencé a contarle todo lo ocurrido, en medio de lágrimas y algunas pausas de mi parte para tranquilizarme, le conté poco a poco-… y después de decirle todo eso, me fui de allí- al fin lo había dicho todo y de alguna manera me ayudo a liberarme un poco de la tristeza que tenía conmigo, sabía que el contarlo a alguien me ayudaría, pero no tenía a quién, nunca tuve la confianza suficiente con algunas de mis amigas del colegio.

Josh me abrazó tan fuerte, aunque solo fue durante unos momentos. Luego, como si hay lo persiguiera se levantó y se dirigió a la puerta tan rápido que casi no logré alcanzarlo.

- ¿A dónde se supone que vas?- le pregunté poniendo una mano en su pecho, él estuvo a punto de girar la manilla de la puerta antes de que le detuviera.

- Quítate de mi camino Sara, esta vez no me detendrás de darle una paliza al desgraciado ese, la primera vez se lo perdoné y traté de entender sus razones y lo hice sobre todo por ti, sin embargo ahora no lo haré.



Joana

Editado: 04.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar